Boxeadora barranquillera noqueó a un ladrón

Boxeadora barranquillera noqueó a un ladrón

Darys Pardo paseaba por el barrio Carrizal de Barranquilla, cuando fue sorprendida por dos sujetos.

notitle
23 de abril 2015 , 02:07 p. m.

Luego de escoger a la persona que iban a robar, cuando la noche apenas se asomaba sobre el barrio Carrizal, sur de Barranquilla, siendo las 7:00 p. m. del pasado domingo, dos ladrones entre los 25 y 18 años de edad creyeron que con solo mostrarle el cuchillo que llevaba uno de ellos iba a ser suficiente para despojarla de todas sus pertenencias.

A lo lejos, mientras se bajaba de un carro para desplazarse entre uno de los inseguros callejones del sector, alcanzaron a medir que su víctima no medía más de 1,62 metros de estatura, lo que a simple vista iba a hacer las cosas aún más fáciles.

Sin embargo, estaban a punto de darse cuenta de que no sería una jornada poco agitada, pues tuvieron la mala suerte de haber elegido para robar a la boxeadora barranquillera Darys Pardo, excampeona ecuménica interina del peso ligero del Consejo Mundial de B.

Ella, sigilosa y consciente de que se encontraba en un barrio de alto riesgo, caminaba prevenida hasta que uno de los ladrones la increpó con la frase: “bájate del celular”.

A la pugilista le pareció que acababan de tocar la campana del inicio del primer asalto de una de pelea de boxeo, esta vez en plena calle y no en un cuadrilátero, sin público, ni un referí que regulara el combate.

“Traté de calmarme y cuando vi la oportunidad me le tiré al más flaco y alto de los dos, el que llevaba el cuchillo y de inmediato el otro, más gordito y bajito, salió corriendo sin dejar rastro, ahí lo tuve hasta que realmente hizo algo que desbordó mi ira”, relató Pardo.

La boxeadora recordó que como caminaba con su mascota ‘Mickey’, un pincher de color negro que posee desde hace dos años, el animal se le enganchó al dobladillo del pantalón del ladrón que retenía con una llave. Esto le permitió al delincuente soltar una patada que lanzó varios metros al perro de la campeona.

Fue entonces cuando decidió, ahora sí en serio, comenzar a hacerle daño a quien pretendía robarla.

“Me quedaron hinchadas las manos por la falta de guantes y solo sé que lo golpeé contra el pavimento y le partí la cabeza, las cejas, la nariz y la boca. Él intentaba puyarme, pero no pudo, hasta que prefirió salir corriendo, con más mala suerte de encontrarse con otros jóvenes que se percataron de lo sucedido y lo levantaron a patadas”, agregó.

De la suerte de los ladrones nada se sabe, sin embargo, Darys y su mascota se repusieron sin problemas.

ANDRÉS ARTÚZ FERNÁNDEZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.