El antioqueño que logra miles de 'Me gusta' para el español

El antioqueño que logra miles de 'Me gusta' para el español

Fabián Pino administra una página de Facebook sobre ortografía que tiene más de 831.000 seguidores.

notitle
22 de abril 2015 , 11:42 p. m.

“La ortografía es una actitud. Uno tiene buena ortografía porque quiere y se lo propone”, afirma Fabián Pino al otro lado del teléfono. Responde esta entrevista en el municipio antioqueño de Copacabana, desde un barrio que, dice, “tira más a vereda”. Él y su familia viven en Cabuyal, entre “muchos árboles y pocas calles”.

Fabián, uno de los cinco administradores de ‘Amantes de la ortografía’ -una página de Facebook creada en el 2010 que ya casi supera los 831.000 ‘Me gusta’- confiesa que es “muy malo para leer libros” y que tuvo una “pésima ortografía”. “Conozco gente que lee y lee y la ortografía es pésima, y gente que no lee y tiene buena ortografía”, dice.

Nació el 18 de mayo de 1996 en Medellín. Antes de 'Amantes', la escritura se había asomado a su vida a través de un libro de poesía que le pertenecía a su hermana, un libro que Fabián disfrutaba leer.

Hoy este paisa de 18 años es reconocido en varios países por contribuir al español. ¿Cómo lo hizo? Un ‘Me gusta’ en la página de Facebook ‘Mi Selección Colombia’ fue su punto de partida. En ese espacio fue colaborador y casi que administrador. Esa experiencia terminó, pero cultivó un saber y un gusto: escribir y llevar el mensaje a miles de personas.

Un amigo le habló sobre la página Ortografía, ante la cual se presentó para ser colaborador; pero fue rechazado por no encontrar todos los errores ortográficos en un texto. Escribió a otras páginas, pero solo ‘Amantes’ respondió su mensaje. Una carta de presentación, que escribió con base en las correcciones de la primera prueba de admisión (la fallida), fue su as… su entrada a un proyecto que lo estaba esperando.

Su mayor temor era el cambio que representaba pasar del fútbol a la ortografía y más cuando el nuevo campo era desconocido para él. “Quería administrar una página y ayudar a las personas, pero no me sentía preparado. Fue una locura porque no sabía mucho de ortografía”, recuerda. Comenta que también le preocupaba la interacción con personas mayores y cumplir la meta de aumentar el número de seguidores, lo cual consiguió satisfactoriamente desde sus primeras publicaciones.

“Sabía que mi conocimiento era muy limitado y que tenía que estudiar para compartir un buen contenido. Recuerdo que al no conocer las reglas ortográficas y gramaticales, cualquier cosa que aparecía en Google la publicaba”, narra. Ante su interés por mejorar y las quejas de los usuarios, Fabián decidió prepararse a través de los sitios web de la Real Academia Española de la Lengua y la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

Su miedo fue vencido por sus ganas de “aprender y compartir” desde una página de Facebook, un escenario que compara con los recorridos que hacía en veredas desde sus 13 años, cuando comenzó a predicar como testigo de Jehová. Su religión, asegura, le infundió la oratoria y la capacidad para “desenvolverse en una conversación, redactar cartas y modular”.

Comenta que la gratitud de los seguidores lo motiva, lo alegra. Recuerda el comentario de una mujer de 65 años. “Decía que si bien ella no sabía mucho de ortografía y que ‘loro viejo no aprende a hablar’, se estaba esforzando porque quería demostrarle a sus hijas que ella sí podía. Historias como esas me ayudaron a seguir ‘encarretado’ en este proyecto, a tomarlo con más ganas y seriedad. Ya no era el pasatiempo de administrar una página, sino algo serio que estaba beneficiando a personas”.

No obstante, reconoce que algunos seguidores son "groseros y arrogantes". Se refiere a quienes "siguen reglas ortográficas superantiguas y chocan con las actualizaciones de la RAE (...) Dicen que estos muchachitos –nosotros- no les van a enseñar a ellos cómo tienen que escribir”.

Ante esos comentarios, Fabián cuenta que 'Amantes' responde con humor, el cual, en su criterio, facilita el aprendizaje y permite que el mensaje llegue a más personas.

El joven agrega que cuando la página comete un error, lo reconoce. En ese sentido, aclara que ni los administradores ni los editores son profesores o adelantaron una carrera universitaria. Quizá, por esa razón, acepta que le molesta leer comentarios como: ‘No me defrauden’, ‘No lo puedo creer de ustedes’.

También comenta que hay retos por superar entre los administradores y los editores, quienes viven en México, Perú, Venezuela o Colombia. Pues, debido a diferencias, entre ellos se eliminan publicaciones que pueden alcanzar los 5.000 'Me gusta'.

Miles de personas leen todos los días a Fabián, quien trabaja en una inyectora de plástico, pero realmente sueña con dedicar sus días a la predicación. Desea que llegue ese día en el que viva en San José de Pare, en Boyacá, donde sueña con promulgar la creencia de los Testigos de Jehová. Seguramente, viajará con dos libros de su autoría: ‘Anhelo’ y ‘Plasmando el mundo de su figura’.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
Redacción EL TIEMPO
@PilarCCruz
pilcam@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.