Secciones
Síguenos en:
El mejor homenaje

El mejor homenaje

García Márquez decía que Ernesto Volkening había sido el único crítico que lo entendió de verdad.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de abril 2015 , 07:22 p. m.

Esta es la segunda vez que hablo aquí de él pero no me importa: si pudiera lo haría todas las semanas, y aun así me parecerían muy pocas. A veces incluso trato de recorrer sus pasos por Bogotá, pero de esa vieja ciudad suya, la que está en sus diarios, la que lo adoptó, no queda nada; aquí hasta las ruinas se acabaron ya, o hay tantas que es imposible reconocer las verdaderas. No sé cuál fue la casa chapineruna en la que vivió y murió, quizás tampoco exista más, ni su biblioteca o lo que fue de ella. Queda solo una lápida en el cementerio con su nombre: Ernesto Volkening.

Y quedan, por supuesto, los libros que escribió: la obra completa y dispersa del mejor crítico literario –junto con Hernando Téllez– que hubo en Colombia, un alemán nacido en Amberes que terminó escribiendo en español y lo hacía de una manera única y riquísima, con un estilo a la vez sabio y coloquial lleno de giros populares y de expresiones antiguas, de refranes de otros tiempos y otros lados. Una voz transparente que es a la vez como una selva y el sendero que la atraviesa y la luz que lo va descubriendo hasta el final. Así escribía don Ernesto.

García Márquez decía que había sido el único crítico que lo entendió de verdad; el único que dio en el clavo con todos sus libros y además desde el principio, mucho antes del éxito y la fama y cuando solo sus amigos sabían que iba a ser el prodigio que fue, lo mejor que nos pudo pasar a todos en la vida. Y cuando acá apenas estábamos saliendo a la calle para ver con las manos en la cabeza el estallido de Cien años de soledad, don Ernesto ya lo había anunciado en un estudio magistral y aún hoy insuperable.

Es más: no solo escribió don Ernesto Volkening la mejor reseña de Cien años de soledad que se haya escrito jamás, sino que además hizo una traducción del libro al alemán que era la que García Márquez exigía que se publicara en los países de esa lengua, pero su editor allá tuvo que pedirle una cita para explicarle por qué eso era imposible: don Ernesto escribía en alemán como escribía en español, con un estilo rarísimo, de otros tiempos. García Márquez dijo entonces que no le importaba, que mucho mejor si era así y que era don Ernesto o no era nadie.

“El problema –insistió el tipo, y ganó la partida– es que su amigo se volvió colombiano y escribe en el español de Colombia, solo que en alemán...”. El que ha debido ser el mejor argumento para publicar esa versión de Cien años, que quién sabe dónde andará, terminó siendo la causa de su rechazo. Pero en fin: también a García Márquez le rechazó La hojarasca el crítico Guillermo de Torre en la Editorial Losada de Buenos Aires, con una carta memorable y hoy perdida en la que le decía que era mejor que no desperdiciara más su tiempo y que se dedicara a otra cosa.

Quizás no haya mejor homenaje a García Márquez por el primer año de su muerte, y para siempre, que leer sus libros. Pero quizás haya uno aún mejor: leerlos todos, y antes o después leer también los ensayos que don Ernesto Volkening escribió sobre ellos, y que están reunidos en un libro del Fondo de Cultura Económica de México que editó Santiago Mutis y que se llama, con toda justicia, García Márquez: un triunfo sobre el olvido.

Decía Juan Gustavo Cobo Borda, su amigo y editor, que la gran pasión de don Ernesto era el anacronismo: vivir a contrapelo de las modas, saberlo todo antes de tiempo. Con honradez y discreción, en causa propia. Con un ojo en este mundo y el otro no: el ojo extraviado y noble de Ernesto Volkening que Álvaro Mutis, en su memoria, le puso a Abdul Bashur, soñador de navíos.
Y que un día diga una enciclopedia: “Colombia, país en el que vivió y murió Ernesto Volkening”.


Juan Esteban Constaín

catuloelperro@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.