Secciones
Síguenos en:
Manual para conocer sus derechos en los parqueaderos de Bogotá

Manual para conocer sus derechos en los parqueaderos de Bogotá

Conozca las tarifas y las normas para evitar atropellos en estos establecimientos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de abril 2015 , 10:07 a. m.

No es fácil ser un propietario de carro en Bogota. Es solo revisar la lista de problemas para darse cuenta de eso. Sin embargo, al estrés de los trancones, la contaminación auditiva, los huecos y los altos costos de la gasolina se ha sumado últimamente el tema de los parqueaderos.

¿Cuánto se debe pagar?, ¿qué responsabilidades tienen los estacionamientos mientras prestan el servicio?, ¿existe algún tipo de decreto que cobije a los usuarios si llegan a ser víctimas de robo mientras tienen aparcado su vehículo en estos lugares? EL TIEMPO se comunicó con la Secretaría de Gobierno y con la de Movilidad para responder estas y otras preguntas que son frecuentes entre clientes y usuarios.

Para empezar, según el decreto 550 de la Alcaldía de Bogotá, desde 2008 las tarifas de los parqueaderos se vieron modificadas y ahora el cobro no se hace por fracción sino por minuto. Es decir, en el momento en el que usted ingresa a un parqueadero público, debe tener en cuenta que lo que va a pagar es la suma de los minutos que estuvo su carro en ese lugar y no otro tipo de recargo. (Vea también: Parqueaderos de Bogotá quieren cobrar más)

¿Cuánto vale cada minuto que haga uso del parqueadero?

La tarifa plena impuesta por la Secretaría de Movilidad con la inspección de la Dirección de Transporte e Infraestructura es de máximo 95 pesos por minuto, siendo este el precio más alto por el que usted puede pagar para los automóviles y 27 pesos para motocicletas. También se tiene en cuenta que la tarifa mínima es de 38 pesos para vehículos.

Por otro lado, los parqueaderos de los centros comerciales no pueden sobrepasar el cobro por minuto de 48 pesos, independientemente del sector de la ciudad donde se encuentre ubicado o la cantidad de cupos que tenga. (Lea aquí: El hombre por el que ya es más barato parquear en centros comerciales)

No hay una tarifa que cobije el tiempo de estacionamiento por horas o días, solo por minuto, así como tampoco existe ningún tipo de excepción impuesta por los entes encargados que salve de esta normativa a algún estacionamiento público en la ciudad. Si en algún establecimiento le cobran más de los 95 pesos, ese parqueadero se está saliendo de la norma y es necesario que usted se queje en la alcaldía local correspondiente.

¿Qué responsabilidades tienen los parqueaderos?

Estos establecimientos tienen que regirse bajo unas leyes que protejan sus bienes como cliente, teniendo en cuenta que se ingresa al parqueadero porque está buscando un servicio que le supla diversas necesidades como el hecho de no obtener un parte por estacionar en un lugar indebido, por generar trancón o por evitar que le hurten por completo su vehículo.

Al ingresar a un parqueadero es común ver una serie de letreros que buscan advertir a los usuarios de los riesgos a los que probablemente pueden verse expuestos los vehículos. Uno de estos es el que excluye de toda responsabilidad al estacionamiento de la pérdida o robo de objetos personales dejados en los carros.

José Cuesta, subsecretario de asuntos generales de la Secretaría de Gobierno, advierte que en el artículo 3 del acuerdo 356 de 2008 del Concejo de Bogotá se exponen las pólizas de responsabilidad a las que deben ajustarse los parqueaderos, teniendo en cuenta que la persona natural o jurídica que esté prestando el servicio está en la obligación de someterse al pago de una póliza anual, expedida por aseguradoras en la que se establezca que el establecimiento se hace responsable por los hurtos que sufra el bien en sus accesorios o de manera completa. (Lea también: 'Los parqueaderos no son un negocio lucrativo')

Es decir, este seguro no incluye nada que esté dentro del vehículo que no tenga que ver con el carro, que no constituya o haga parte del vehículo. En ese orden, los objetos personales como maletas, celulares, portátiles entre otros, no entran a evaluarse en esta normativa.

Un ejemplo: usted llega con su carro a un parqueadero y deja dentro de él un radio extraíble que cuando vuelve ya no está. Por tratarse de un agregado al carro como tal, el estacionamiento está en toda la obligación de pagar el precio correspondiente a este. No obstante, si además del radio se le llevaron un celular, este ya no es responsabilidad del establecimiento. El funcionario explica que “el recibo o comprobante debe tener todos los datos de la compañía que presta el servicio de seguro”.

¿Qué deben hacer los parqueaderos para que esto no ocurra?

La protección del bien va por cuenta del parqueadero, por lo cual pueden asumir una de las dos opciones de vigilancia que eviten por completo algún tipo robo.

Una de ellas es la humana, es decir, el servicio que presta un celador o personal de vigilancia que hace ciertos recorridos por todo el parqueadero mientras se cerciora de que todo esté en orden. La segunda alternativa es la vigilancia con un sistema operativo es decir, con cámaras y un circuito más desarrollado para conocer todos los movimientos que se lleven a cabo dentro del estacionamiento. En algunos lugares deciden acceder a la vigilancia mixta.

Tanto la Secretaría de Movilidad como la Secretaría de Gobierno coinciden en que los letreros que informan el precio de tarifas del parqueadero y los avisos de advertencia deben estar en lugares visibles para todo el público.

¿De dónde salen esas tarifas?

Es necesario que usted también conozca el porqué de las tarifas, pues, según Movilidad, no es posible bajo ninguna circunstancia la unificación de precios de las facturas en los parqueaderos, ya que estos se rigen bajo cierta normatividad que vale la pena conocer.

- Alcaldías locales verifican las especificaciones del funcionamiento y establecen tarifas

Esto hace referencia a que son estas entidades las encargadas de realizar una inspección de cada uno de los parqueaderos ubicados en la zona. En este estudio, por medio de un inventario, se analiza el estado del lugar, la cantidad de cupos, la ubicación dentro del sector y la capacidad que tiene para todo tipo de vehículos, entre otras cosas.

Los resultados de este inventario deberán ser entregados durante los tres primeros meses del año siguiente al estudio. Se debe hacer llegar a la Secretaría de Gobierno y esta hace una gestión de la información para que quede todo documentado en el Catastro Distrital.

- Las tarifas que se imponen a los parqueaderos dependen de la zona en la que estén ubicados

Conocido como la demanda zonal, este ítem hace referencia a que el sector de la ciudad donde el parqueadero esté ubicado y la cantidad de estacionamientos del mismo determinan el precio final que pagarán los usuarios. Por ejemplo, si usted llega a guardar su vehículo en algún estacionamiento de la localidad de Bosa, donde la demanda de parqueaderos es más baja que en la localidad de Usaquén, el precio es menor. En ese sentido, por estrato, parqueaderos del norte de la ciudad siempre pueden ser más costosos.

- Los cupos y tipo de vehículos hacen la diferencia

Evidentemente el cobro de un parqueadero que tiene la capacidad para albergar a 100 vehículos no ha de ser el mismo de uno que apenas alcanza a guardar 20 automotores. A esto debe sumársele el hecho de cuántos espacios hay para diferentes tipos de carros como particulares, camiones, buses, motocicletas y bicicletas. ¡Pilas! Si usted va en moto y le cobran como un vehículo tiene todo el derecho a reclamar este cobro indebido.

- La infraestructura o materiales del parqueadero también determinan el costo

Depende de la edificación: si es un parqueadero no cubierto, si es en altura, subterráneo o de superficie. Además de otro tipo de características que pueden ayudar a la comodidad de los usuarios al momento de dejar el vehículo, como la banda que determina el momento de ingresar, los topes para los autos que estén parqueados en reversa, la debida demarcación y la máquina de tarjetas, entro otros elementos que pueden complementar el aparcadero en su conjunto.

- Tenga en cuenta la congestión vehicular del sitio donde va a ir

La Secretaría de Movilidad sugiere que los estacionamientos públicos hacen parte de un componente complementario al sistema de transporte público de la ciudad, es decir, deben surgir para controlar la demanda del flujo vehicular.

ANA GONZÁLEZ
ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.