Secciones
Síguenos en:
Un gordito al año no hace daño / Sexo con Esther

Un gordito al año no hace daño / Sexo con Esther

Los barrigones tienen faenas de 7,3 minutos, en promedio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de abril 2015 , 11:16 p. m.

Puede que los hombres barrigones sean poco atractivos, pero en la cama rinden más que los figurines con abdomen de lavadero.

Y no hagan esa cara, que no es un cuento. Una investigación llevada a cabo por la universidad turca de Ercydes en Kayseri asegura que los gorditos son amantes envidiables.

Después de analizar el comportamiento sobre el catre de más de 200 hombres sanos, los curiosos investigadores comprobaron que el índice de masa corporal (IMC) es directamente proporcional a la duración de los polvos. En otras palabras: a más grasa más aguante.

Al mirar los tiempos, se determinó que en promedio los barrigones tenían faenas de 7,3 minutos, en contraste con los escasos 1,8 minutos de los hombres delgados, que apenas les alcanzaban para subirse a la cama. El cronómetro registraba el tiempo, valga la aclaración, de la faena amorosa desde el comienzo hasta el orgasmo de los señores. No se tuvieron en cuenta ni calentamientos ni otros meneos.

Al parecer, según los científicos, ese mejor desempeño podría explicarse porque la grasa de la panza masculina tiene la capacidad de estimular la producción de estradiol, una hormona de las llamadas femeninas que en ellos, además de favorecer el metabolismo en general, les mejora la calidad del semen y logra mágicamente retrasarles los orgasmos, lo que les prolonga el disfrute.

Y como ya habíamos hablado aquí de que las mujeres somos más demoraditas que ellos para alcanzar el pleno disfrute en la cama, pues resulta que somos las directas beneficiadas.

Ahora, que la obesidad mejore la calidad del aquello no quiere decir que sea buena del todo. Los riesgos cardiovasculares y todas las complicaciones que desencadena continúan indemnes.

En ese sentido, los autores del estudio se apresuraron a señalar que lo mejor, a la hora del sexo, es el equilibrio, es decir, ni muy barrigones ni tampoco flacos de solemnidad.

Pero ahí están los resultados. Y qué más da: por más de cinco minutos de goce prefiero pensar que a larga un gordito al año no hace daño. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.