Secciones
Síguenos en:
Sin palabras

Sin palabras

La cobarde emboscada al grupo de militares inermes dejó ríos de dolor y sangre difíciles de olvidar.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de abril 2015 , 06:23 p. m.

Imposible expresar con palabras el inmenso dolor que se siente por la tragedia que padecen las 11 familias que perdieron a sus seres queridos en el atroz atentado cometido a medianoche por las Farc contra el grupo de soldados que descansaba en un polideportivo de un corregimiento de Timba (Cauca). Semejante infamia, que dejó además 20 soldados heridos, atribuida en un principio por ‘Pastor Alape’ (guerrillero del grupo negociador) a un acto defensivo –lo cual es falso, pues a medianoche los soldados dormían– atenta contra los derechos humanos y rompe el compromiso del cese del fuego contraído por las Farc hace 4 meses.

Este ataque atroz, el más grave cometido por las Farc después de iniciar las negociaciones en La Habana, que obligó al presidente Santos a decir: “No me voy a dejar presionar por hechos infames para decidir sobre el cese del fuego bilateral”, dio pie para que enemigos del proceso de paz redoblaran sus críticas. El senador Álvaro Uribe, duramente golpeado porque la Corte Suprema envió a la cárcel a dos de sus ministros y a un secretario, acusó al Gobierno de facilitar y legalizar el crimen por haber desmontado la política de seguridad.

Así las cosas, y en medio de la peligrosa polarización de la opinión pública sobre las negociaciones que se adelantan en La Habana, la consigna tiene que ser fortalecer el proceso de paz, “pues sería irresponsable tirar por la borda lo que se ha logrado”, como dice el senador Iván Cepeda. Y porque lo que el país necesita,precisamente, es que la violencia termine. Por lo tanto, si las Farc de verdad le apuestan a la paz, en vez de demostrar tanto cinismo, de hacer tantas exigencias, de tratar de ganar tantas salvedades, su obligación y su deber es cumplir con sus compromisos. Y ante las atrocidades e infamias que siguen cometiendo sus secuaces, no pueden lavarse las manos.

La cobarde emboscada al grupo de militares inermes, que culminó con 11 soldados asesinados y 20 gravemente heridos, dejó ríos de dolor y de sangre difíciles de olvidar. Ante semejante tragedia, la obligación de los guerrilleros que negocian en Cuba el fin de la violencia es controlar a sus huestes y asumir de verdad sus responsabilidades. Como dice el vicepresidente Germán Vargas: “No pueden seguir tomándonos el pelo con la negociación”. El atroz enfrentamiento fratricida debe terminar.

Rebelión generacional


El joven abogado José Manuel Acevedo y 3 colegas crearon el movimiento SOS por la Justicia. Su fin es rebelarse contra lo que ocurre en esa rama y aportar ideas que le faciliten al ciudadano del montón acceder a la justicia. “No podemos quedarnos callados en horas tan críticas –dice Acevedo. Este es un frenazo de abogados jóvenes y estudiantes de Derecho, pues las cosas van mal. Por no estar de acuerdo con lo que pasa, aportaremos propuestas de cambio, pues la revolución se hace con plataformas y buenas ideas, no echando piedra”.

El proyecto iniciado hace 15 días ya tiene 1.400 seguidores. Y a través de la página www.sosporlajusticia.com, reciben sugerencias. Concretando aportes, la nueva generación de abogados propondrá salidas, no a la crisis de la cúpula, sino a la crisis de acceso del ciudadano a la justicia. “Mientras Gobierno y altos jueces se sacan los trapos al sol, nosotros pensamos en una mejor justicia –agrega Acevedo–. Rechazamos la corrupción en juzgados, tribunales y altas cortes. La administración de justicia necesita ética.

No más colegas que deshonran la profesión litigando contra jueces inferiores al deber que la ley y la Constitución les confiere”.
Acevedo y los creadores de esta tarea fundamental aspiran a que la clase dirigente atienda su grito de indignación. “No hay paz verdadera si no hay justicia estable”, dice Acevedo. Entonces, a enviarle ideas a la urna virtual.


Lucy Nieto de Samper

lucynietodes@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.