Agua, un sabor más en su mesa

Agua, un sabor más en su mesa

No solo hidrata, es el mejor acompañante de sus comidas. Ayuda a cambiar sabores y su digestión.

notitle
17 de abril 2015 , 03:54 p.m.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué en los restaurantes sirven agua durante todo el almuerzo o la cena? No se trata de una etiqueta social o capricho del mesero que lo está atendiendo; este líquido es el acompañante por excelencia de las comidas.

El agua no es una fuente nutricional, ya que no suministra los suficientes minerales o vitaminas para el cuerpo, pero sí actúa como complemento. Su función no se centra solo en hidratar, sus beneficios son múltiples en la mesa, desde cambiar de sabores entre alimentos hasta ayudar a la digestión.

Limpiar el paladar entre comidas y realzar los sabores de las preparaciones, por el conjunto de minerales que contiene, son algunas de las funciones que se atribuye al agua en la mesa, según Olga Herrera, sommelier del Gato Dumas.

Por su parte, la nutricionista y dietista Adriana Steevens Cruz ve en el agua una función digestiva: “este líquido ayuda a disminuir el grado de acidez en el estómago, al diluir los jugos gástricos”, comenta.

La copa con agua siempre estará presente durante su cena. “Es lo primero que se sirve y lo último que se levanta de la mesa; acompaña todos los momentos de la gastronomía”, comenta Alejandra Naranjo, hidrosommelier de Agua Manantial.

Pero agua no solo hay una y hay momentos para cada una de ellas.

“Las aguas acompañan según el tipo de alimentos. Por ejemplo, las que no tienen gas van con las entradas, pescados o platos más ligeros, mientras que las que tienen gas acompañan preparaciones con más sabor y más fuertes como las carnes rojas”, afirma Naranjo.

Para finalizar, los postres van bien con agua mineral.

Un agua, un sabor

Desde pequeños nos enseñan que el agua es incolora e insabora, percepción que no cambia en la clase de química en el colegio, por lo que escuchar que el agua tiene sabores y olores diferentes, es algo difícil de creer. Y para muchos se vuelve absurdo que el agua se pueda catar, al igual que el vino, el café, los quesos y otros alimentos.

¿Por qué el agua tiene diferentes sabores? La respuesta está en su origen. “Dependiendo del manantial del que provengan sus componentes (minerales) serán diferentes y harán que la experiencia en aroma y sabor sean distintos”, afirma Herrera.

Naranjo comenta que un agua de Villavicencio sabe diferente a una del Cauca. “Dentro de Cundinamarca hay diferentes aguas por el tipo de suelo”, cuenta.

Las diferencias son tan sutiles, que la hidrosommelier, Alejandra Naranjo enseña a catar el agua. Como en toda cata hay una fase visual, otra olfativa y la gustativa. Lo primero es que debe ser servida en una copa de cristal a una temperatura promedio de 20 grados centígrados, no es aconsejable usar hielo, ya que le puede quitar algunas propiedades.

Un mundo por explorar

La sommelier Olga Herrera define las diferencias de los distintos tipos de aguas según su origen:

Agua mineral natural: es el tipo de agua que brota de un manantial de forma natural, esta conserva y preserva sus características minerales y biológicas como su color, aroma, sabor, turbidez.

Agua de manantial: también brota de manera natural, pero posee menos minerales que la natural y no tiene que demostrar que es saludable.

Agua potable: puede proceder de cualquier lugar y ha pasado por un tratamiento de limpieza para garantizar su equilibrio bacteriano.

De igual forma se encuentran aguas con gas natural o gasificadas con gas carbónico; las primeras con más contenido mineral y las segundas y las más comerciales en Colombia, potables gasificadas. El agua es un mundo de sabores, colores y texturas.

Tómese una copa a su salud

Adriana Steevens Cruz, nutricionista y dietista, explica que tomar agua durante la comida no solo ayuda a la digestión, sino que mitiga los dolores de cabeza, la hipertensión, el asma, las úlceras, entre otras. Recomienda no solo tomar agua durante la comida, sino en intervalos de entre media hora antes de comer y dos horas después. Tomarse dos vasos después de levantarse ayuda a activar los órganos internos; un vaso antes de comer favorece la digestión; uno antes de bañarse ayuda a bajar la presión sanguínea, y otro antes de ir a la cama previene ataques al corazón.
El agua sin gas es una bebida que no contiene calorías, pero brinda sales minerales, las cuales son esenciales para la vida; la cantidad que contenga depende de dónde provenga la misma.

El agua con gas utiliza como base el agua natural, por tanto su función es la misma y sigue aportando igual cantidad de minerales; la diferencia es que se le añade gas carbónico disuelto, que es el que produce las burbujas.

GISELLA N. ÁLVAREZ SANDOVAL
Redactora EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.