Europa contra Macondo, en la obra del artista Gonzalo Fuenmayor

Europa contra Macondo, en la obra del artista Gonzalo Fuenmayor

Su nuevo trabajo se inspira en la tensión existente entre la cultura colombiana y las extranjeras.

notitle
17 de abril 2015 , 03:41 p.m.

“Mientras estudiaba en EE. UU. sentía que tenía que hacer una obra exótica, caribeña, para ser aceptado. Era el único latino. Pero me cansé de esa lógica y se me ocurrió mirar todo aquello con ironía, burlarme de esas caricaturas de lo que debe ser lo latino y se me vino a la mente la figura macondiana de la United Fruit Company. Entonces, el plátano entró en mi obra”, dice el artista Gonzalo Fuenmayor (Barranquilla, 1977) sobre cómo empezó a desarrollar una propuesta en torno a los plátanos, que trabaja desde el 2002.

Precisamente, una muestra alrededor de este tema se inaugura este sábado, en el Museo de Bellas Artes en Boston, bajo el título ‘Tropical Mythologies’ (Mitologías tropicales). Esta exposición es el resultado de la beca SMFA Travelling Fellowship que ganó junto a otros nueve artistas en el 2013, y que le permitió viajar al lugar que quisiera por una temporada. Fuenmayor –nieto de Alfonso Fuenmayor, integrante del grupo literario La Cueva– decidió pasar unos meses en el Amazonas, donde investigó la luz, los sonidos y las imágenes que hay en la selva.

Cuando la beca terminó, no regresó de inmediato a Miami, donde vive hace siete años (lleva 17 en EE. UU.), sino que viajó a Barranquilla. Tenía una idea en mente: buscó por toda la ciudad inmensas lámparas victorianas y se las llevó a una finca platanera.

Entonces, mezcló lo uno con lo otro. Creó unas composiciones agresivas en las que lámparas y plátanos parecen hacer parte de un mismo sistema, como si las palmeras fueran faroles o las lámparas tuvieran vida y dieran fruto. Tomó fotografías, grabó un video y se dejó llevar. Luego hizo inmensos dibujos alrededor de la misma pregunta: ¿qué pasa cuando se impone, salvajemente, lo europeo en lo caribeño, o lo caribeño en lo europeo? Inspirado por esa duda, hizo trabajos en los que un racimo de plátanos invade un salón del palacio de Buckingham, un teatro clásico de pronto se ve repleto de palmeras, o una lámpara lujosa y decadente se enciende en medio del más macondiano de los cultivos.

Choque de tradiciones

“Esta muestra, por ejemplo, me permite hablar de choques culturales y de la tensión existente durante la historia entre nuestras tradiciones y las que nos impusieron”, añade el artista, que en Colombia ha participado en el Premio Fernando Botero (2007), Artecámara en Artbo (2009), y el IV Salón Bidimensional de Arte de Bogotá, entre otros.

De las piezas que se exhibirán, curadores como el colombiano Álvaro Medina y la estadounidense Miranda Lash han elogiado no solo su capacidad discursiva, sino su calidad estética y figurativa casi clásica, en tiempos en los que la belleza a veces poco importa. “La hermosura, entendida de una forma romántica, siempre ha sido una de mis obsesiones como artista”, concluye.

ANDRÉS ARIAS
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.