Secciones
Síguenos en:
Los mejores jugadores de la Liga de Baloncesto de Colombia

Los mejores jugadores de la Liga de Baloncesto de Colombia

Leonardo Salazar, Stalin Ortiz, Luis Blandon, Divier Pérez y Jhon Hernández son los elegidos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de abril 2015 , 09:00 p. m.

A cuatro fechas de la finalización de la temporada regular de la Liga de baloncesto colombiano, que clasificará a cuatro de los 10 equipos en competición,  hay cinco jugadores que se han destacado por convertirse en piezas fundamentales en cada uno de sus equipos, ya sea por su contribución con puntos o sólida defensa.

Leonardo Salazar, de Patriotas de Boyacá; Stalin Ortiz, de Guerreros de Bogotá; Luis Blandon, de Cafeteros de Armenia; Divier Pérez, de Academia de la Montaña, y Jhon Hernández, de Búcaros de Bucaramanga, se muestran como los mejores colombianos en las posiciones de armador, escolta, alero, ala-pívot y pívot, respectivamente, de acuerdo a la cantidad de minutos jugados y puntos anotados hasta la fecha

Sin embargo, estos deportistas se destacan en medio de una Liga en la que aún hay vacíos. Una de las razones expuestas por estos deportistas es la norma que permite ‘cuatro extranjeros en cancha’.

“No se debe a la falta de atletas de nivel o la inexistencia de una nómina respetable, sino a la ausencia de oportunidades de juego que se les quita a los nacionales cuando se le da prioridad a los foráneos. Esta es la única Liga que permite tantos extranjeros, mientras el resto de ligas suramericanas aprueban máximo dos”, expresó Hernández.

Estos son los cinco mejores jugadores colombianos de la Liga

Leonardo Salazar, armador sin miedo y de miedo

El número cinco de Patriotas está pasando por uno de sus mejores momentos en la Liga. Ha jugado 16 partidos, para un total de 426 minutos, y ha alcanzado un promedio de 12,4 puntos. Él no es el armador convencional. Ha demostrado en esta temporada que es un híbrido entre base y escolta, capaz de adaptarse a ambas posiciones y es una buena alternativa cuando su entrenador, Bernardo Fitz González, desea inyectar dinamismo al equipo.

El caleño es veloz y muestra no tener miedo a quien se haga entre él y el aro. El técnico vallecaucano Guillermo Moreno le dio la confianza para que buscara el tablero, ingresara a la zona y no le importara anotar, aun con la existencia de jugadores en la cancha que superan el 1.72 metros de su estatura. “Cuando veo que el partido está apretado, me gusta penetrar. Es mi forma devolverle la seguridad al equipo”, confesó entre risas. 

A su velocidad le añade el dominio que tiene sobre el balón, hace buenos cambios y maneja ambas manos; sin embargo, admite que sigue trabajando en sus asistencias.

Otra de sus fortalezas es el tiro de larga distancia, el cual dice es su favorito. “Si por mí fuera, tiraría todo el tiempo de tres puntos. En ocasiones sé que no lo debo hacer. El entrenador me dice que tire, aún si me equivoco. Es la forma de darme tranquilidad”, explicó.

Stalin Ortiz, talento y experiencia

La primera vez que se presentó para integrar la Liga del Valle fue rechazado. No tenía técnica para jugar baloncesto. Al siguiente año fue aceptado, mejoró la fundamentación y se preparó para su primer torneo con el equipo. Ganó el trofeo de mejor encestador, lanzador de tiros libres y jugador del campeonato nacional. Fue el inicio de una de las carreras más consolidadas para un colombiano en el baloncesto nacional e internacional.

¿Cuánto del talento y el nivel del juego, que lo ha posicionado como uno de los mejores jugadores del baloncesto colombiano, se alcanzará a ver a tan sólo seis fechas del final de la primera fase del torneo? El vallecaucano ha jugado cinco partidos con Guerreros, lo que equivale a 147 minutos de juego, promedia 18 puntos por partido con un 52,5 por ciento de efectividad. Llega en un momento en el que el resto de los compañeros llevan un mes de competencia.

La fortaleza del ‘mejor sexto jugador del 2003’ en la NCAA (campeonato universitario de Estados Unidos) es su lanzamiento. Impuso la marca como mejor encestador suramericano en 1996, en Argentina finalizó como máximo anotador de la temporada 2006-2007 y el año pasado impuso el récord de 42 puntos convertidos en un partido de la Liga colombiana.

Luis Blandon, el nuevo ‘tres’

Al final de la fecha dieciséis de la Liga, el jugador nacido en Necoclí, Antioquia, promedia 13,1 puntos y 5,7 rebotes por partido. Luis Blandón acaba de completar, en lo que va del campeonato, 537 minutos jugados con Cafereros, equipo con el que también estuvo en la temporada del 2014.

Debido a la ausencia de varios jugadores, que se han lesionado, él está sintiendo que su entrenador y su equipo le están dando la confianza para seguir mejorando su técnica y buscar consolidarse como uno de los mejores colombianos del torneo.

El alero sabe que su fortaleza en estos momentos es la defensa. Su entrenador Carlos Peralta le ha asignado la misión de defender a todo alero que más puntos convierta en el equipo contrario, por lo general, le tocan los extranjeros. Así como su agilidad en la defensa ha sido respaldada por su técnico, en la cancha su ataque encuentra apoyo en el armador Cory Bradford, que ha comprendido cómo Blandón juega. Lo busca en los costados, en la zona perimetral y, sobre todo, en las salidas rápidas y en las transiciones de extremo a extremo.

Divier Pérez, fuerza y agilidad

En los 543 minutos de juego que el guajiro ha completado con Academia, en este año, ha obtenido un promedio de 11,4 puntos convertidos por partido, con una efectividad del 52,4 por ciento.

Su potencia debajo del aro y tiro de media distancia lo convierte en el ala-pívot colombiano ideal en una formación titular. Además, es un jugador hábil y versátil que logra alternar, sin dificultad, las posiciones cuatro y cinco, dependiendo de la defensa que arme el equipo contrario.

Precisamente, Divier, que tiene 2.00 metros de estatura, saca mayor ventaja sobre sus rivales, cuando está de espaldas y con posibilidades de girar y bloquear.

John Hernández, cinco indiscutible

John Hernández, mejor conocido como ‘Chiquillo’, es el líder actual en la marca individual de rebotes. En lo que va de la temporada tiene un promedio de 14,1 rebotes por juego, convirtiéndose en el defensa más fuerte debajo del aro.

Alguna vez, un entrenador le dijo: ‘”Chiquillo’, eres líder, haces muy bien tu trabajo, te paras bien, pasas el balón, pero también tienes que reforzar tu ofensiva. En el otro lado de la cancha, también tienes que convertirte en una amenaza.” Desde ahí comenzó a lanzar y perfeccionar su tiro.

Búcaros es el más feliz el progreso del juego de este pívot, de 2.10 metros de estatura, quien venía promediando de 8 a 10 puntos por partido; en dieciséis compromisos, John ha jugado 556 minutos y completado un 54.5 por ciento de efectividad, con un promedio 15.1 puntos por partido.

NATALIA VICTORIA VIVAS
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.