Ríos, elemento de mayor potencial urbano: alcalde de Bilbao, España

Ríos, elemento de mayor potencial urbano: alcalde de Bilbao, España

Ibon Areso es el invitado de honor al I RiverCity Global Forum, que se inicia en Montería.

notitle
15 de abril 2015 , 09:24 p.m.

Conoce Colombia desde hace tiempo. Ha estado en Bogotá y en Cartagena. Pero con la región que ha tenido más relación ha sido con Medellín y el Valle de Aburrá. El alcalde de Bilbao desde el 2014, arquitecto Ibon Areso, ha sido miembro de la comisión ejecutiva de la Asociación para la Revitalización del Bilbao Metropolitano (Bilbao Metrópoli-30) y consejero de Bilbao Ría 2000.

¿Por qué las ciudades deben mirar de nuevo a los ríos?

Los frentes de agua, en general, en todas las ciudades que tienen la suerte de tenerlos, unas hacia el mar, otras a un lago, otras a un río, como es el caso de Montería y el nuestro (Bilbao), son el elemento de mayor potencialidad urbana que puede tener una ciudad. Dar frente a un río es más bonito, incluso más atractivo que dar a un parque.

¿Cómo llegó Bilbao a hacer ese cambio que el mundo mira con interés?

El cambio surgió de la necesidad. La necesidad de hacer esto no fue tanto un planteamiento de mejorar la ciudad, sino de habernos convertido en una ciudad industrial. Y nos fue bien hasta que, a finales de los 70, y sobre todo en los 80, la industria entró en una crisis muy profunda.

La industrialización convirtió a Bilbao en una ciudad deteriorada ambientalmente. Este era el aspecto de las riberas del río Nervión antes del plan de cambio. ​

Este tipo de ciudades que tenían la economía puesta en la industria pesada entraron en crisis. Esto provocó decadencia de todo el sistema industrial; tuvimos altos índices de paro, de desempleo, llegando al 25 por ciento en el área metropolitana y, en algún momento, al treinta por ciento; deterioro medioambiental y urbano. Enfrentamos ese problema y, evidentemente, nuestro objetivo era el empleo, no era el ambiente.

¿Y cómo se superó la crisis?

Sabíamos que el empleo estaba en el sector terciario y de servicios. Y el problema es que para que se asienten este tipo de actividades en una ciudad, el deterioro ambiental es el principal factor de pérdida de competitividad que puede tener una ciudad. Por tanto, nos vimos obligados a cambiar todo el chasis físico, tomar esa ciudad industrial, fea, sucia y hacerla una ciudad bonita y amable para conseguir nuestro objetivo, que era el empleo. Y el ambiente fue una condición sine qua non para conseguir ese objetivo.

¿Qué papel jugó el río en ese cambio?

El problema de las ciudades que teníamos esa tipología de ciudades industriales es que éramos muy ricas, generábamos empleo, pero éramos ciudades poco agradables para vivir. Y lo que teníamos que hacer era aplicar ese cambio. Y el ‘ría’ era un elemento de atractivo, un elemento de esa nueva ciudad amable y bonita donde nosotros podíamos empezar a generar actividades, atraer empresas, atraer actividades económicas, con el empleo, que era nuestra prioridad.

¿Para usted qué es un ejemplo de ciudad sostenible?

A veces, la sostenibilidad suele ponerse en el plano medioambiental. Además de ese aspecto, que evidentemente es cierto, tiene un carácter más amplio. La sostenibilidad tiene que ver con un sitio donde la gente tenga empleo, pueda vivir con calidad de vida y pueda disfrutar de cultura y de ocio que hagan esa vida más agradable.

¿Son muchas las barreras por vencer en ese proceso de cambio?

Primero, la falta de credibilidad de la gente. Y otro elemento que suelo decir, que es muy importante, es la disciplina en materia de planificación estratégica, poner la atención en el encuentro de lo público y lo privado. Aunque lo que es más difícil de conseguir, y fue algo clave para nuestro éxito, es el encuentro de lo público y lo público. Poner a todas las instituciones públicas a remar, juntas, eso es bastante más complicado que poner de acuerdo a lo público y lo privado.

Hay proyectos para acercar los ríos a las ciudades en Montería, Barranquilla y Medellín. ¿Qué consejo les puede dar?

Los ríos son el elemento más importante que tiene la ciudad para hacerla amable. Y esto tiene tres componentes: primero, el de la calidad de las aguas del río. Si ese río es una cloaca, un vertedero, hay que hacer un trabajo de depuración, de saneamiento, que no haya vertidos industriales ni domésticos.

El segundo elemento es el tratamiento de sus orillas. Que la ciudad mire al río. En nuestro caso, Bilbao le daba la espalda al río y lo que hemos hecho es darle la vuelta a la ciudad y ponerla mirando al río. Para nosotros, las orillas del río son los grandes paseos, las grandes zonas de encuentro, y es un poco como si fuera la nueva gran avenida, la nueva gran vía de la ciudad.

Así quedó Bilbao tras la renovación de las orillas del río. Hoy, la ciudad es referente en sostenibilidad, con bellos espacios urbanos y atractiva para los negocios.

Y luego, aunque no lo hemos podido potenciar del todo, es que el río también pueda ser un espacio lúdico, que el agua del río sea para hacer deportes, para hostelería, que se dignifique la propia lámina de agua con piraguas, eventos deportivos o natación.

‘Convertimos al Sinú en la columna vertebral de Montería’: Carlos Correa, alcalde de Montería

¿Cuál fue el proceso para que Montería fuera considerada la sede para este evento?

El evento lo venimos construyendo desde el 2012, y Montería ha sido la fundadora, porque vimos la necesidad de que las ciudades de Colombia y del mundo nuevamente se desarrollen de cara a sus ríos. Estos están en el ADN de las ciudades, y la gran mayoría de ellas les dieron la espalda. Montería es una de estas, y hemos venido construyendo un plan de desarrollo con el río como columna vertebral de la ciudad. Y queremos mostrar esa experiencia al mundo.

¿Qué representa para la ciudad tener un evento de esta magnitud?

Este evento es muy importante en materia de conocimiento de ciudad, en materia de desarrollo turístico, en competitividad y de una imagen diferente en Colombia y el mundo. Creo que Montería, con este evento, se va a proyectar en el ámbito internacional.

El río Sinú ha sido el eje de la transformación de Montería. ¿Cómo se hizo esto?

En el año 2002 se inició la construcción de un parque: la Ronda del Sinú. Hoy hay 3 kilómetros de parque. Pero lo que queríamos, más que tener un parque, era que la ciudad le diera la cara al río, y para eso comenzamos con el desarrollo de varias iniciativas. La primera fue la construcción de un muelle náutico, para incentivar los deportes náuticos y el ecoturismo.

Luego trasladamos las fiestas del Reinado Popular de la Ganadería, que son en junio. Las migramos hacia el río y las convertimos en las fiestas del río Sinú. Hoy, los desfiles ya no son en carrozas sino en las canoas areneras. Y entre las cosas importantes está la recuperación del centro histórico en la antigua muralla y la reubicación de casi 400 viviendas que invadían las riberas del río. Hoy se está construyendo allí espacio público para la gente.

¿Qué espera Montería del I RiverCity Global Forum?

Que le traiga a la ciudad un conocimiento importante en materia de desarrollo urbano, ambiental y social. Que los monterianos, la academia, la empresa privada y lo público puedan traer esas experiencias de diferentes ciudades del mundo, de cómo lo han hecho, y de ver qué se puede hacer.

Y también esperamos que venga mucha gente. No solo los conferencistas y panelistas invitados, sino observadores, representantes de gobiernos, de los sectores público y privado, y academia del país.

Yo quisiera que de esto no solamente Montería quedara con una gran experiencia, sino también el país, para que los futuros alcaldes de Colombia incluyan entre sus planes el desarrollo de sus ríos.

Tres días para hablar sobre ríos y sostenibilidad

16 de abril. De 9 a 10:30 a. m. Tema: ‘La política pública integral en el ordenamiento sostenible’. Participan Ibon Areso Mendiguren, alcalde de Bilbao, y los alcaldes de Montería y Elsa Noguera, de Barranquilla. La segunda sesión será entre las 10:45 a. m. y las 12:15 m. El tema será ‘Las ciudades del mundo hacia la recuperación de los ríos’. Con los expertos Alfonso Vergara, de la fundación Metrópoli, de Madrid; Aníbal Gaviria, alcalde de Medellín, y Martin D’Azevedo García, regidor metropolitano de Lima.

17 de abril. De 8 a 9:30 a. m. Tema: ‘Retos y oportunidades en la recuperación de los ríos’. Participan, entre otros, Jordi Morató Farreras, coordinador de la Cátedra Unesco de sostenibilidad en la Universidad Pontificia de Cataluña, y Azhar Jaimurzina, la oficial de asuntos económicos, UN Eclac de la Cepal.

18 de abril. Sesión ‘Experiencias nacionales en recuperación de ríos’, entre 8:30 y 9:30 a. m. Entre otros, participa el alcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo. A las 11:15 a. m., sesión ‘La puesta en práctica de la sostenibilidad en Bilbao’, un urban talk entre Ernesto Cortés, editor jefe de EL TIEMPO, y el alcalde de Bilbao, Ibon Areso.
Clausura: 12:15 m., en el Centro de Convenciones.

Del evento harán parte también Cecilia Álvarez Correa, ministra de Comercio, Industria y Turismo; y Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio.

ORLANDO RESTREPO ESCOBAR
Subeditor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.