Secciones
Síguenos en:
Gabo, Clinton y el santismo

Gabo, Clinton y el santismo

Hubo jolgorio presidencial en Panamá, donde ruidosamente triunfó Cuba.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de abril 2015 , 05:18 p. m.

En este pueblo no hay ladrones es un cuento escrito por García Márquez que sirve hoy para Colombia, porque el robo de dineros públicos sigue de moda. Y sobre don Gabo-nobel hay noticias: Caracol Televisión y su presidente, Gonzalo Córdoba Mallarino, lanzaron antier en Bogotá un documental de 88 minutos sobre la vida del escritor macondiano. Rico paseo por los afectos de Gabo: los boleros, los vallenatos, su Barranquilla, su Cuba, su revista-novia, Alternativa, en la que escribió un artículo inolvidable: ‘A usted no le creo nada, señor Presidente’.

En ese regio documental, el presidente Bill Clinton cuenta que cuando empezó a leer Cien años de soledad se encantó tanto con la historia que se inventó una gripa para cancelar citas. Cuenta que el libro lo leyó de un solo tirón. Y, orgulloso, dice: “García Márquez es mi amigo, es mi personaje inolvidable”.

Aleluya, vivan el feminismo y sus peleas contra el machismo salvaje. Hillary Clinton quiere gobernar los Estados Unidos. Busca el ingrato cargo presidencial, donde hay traiciones y zancadillas. La tiene facilita, enfrentará a Marco Rubio, reaccionario y con nombre de político de Zipaquirá. Si los gringos, desde su racismo, eligieron a un presidente negro, veo posible que elijan a Hillary. Bravo por ella y Obama.

Hubo jolgorio presidencial en Panamá, donde ruidosamente triunfó Cuba. Lástima que el presidente Obama no llevó los cheques con los que EE. UU. debe pagar a Cuba los cien mil millones de dólares que le debe por los sabotajes y el bloqueo económico. El trovador cubano Carlos Puebla, con Pablo Milanés y Silvio Rodríguez, cantaba en otros tiempos: “Del inglés yo no sé nada, yo solo hablo en español, del inglés yo solo digo... Yanqui, go home”. Y pasó de moda en Cuba el ‘Fidel, seguro, a los yanquis dales duro’, porque Raúl Castro y Obama hablaron con buena nota. Cuba bella, Cuba víctima del imperialismo yanqui, de Nixon, Bush y Kennedy.

Aleluya, un funcionario serio del santismo, Pablo Felipe Robledo, multó a unos especuladores del arroz. Feo que unos multimillonarios les quiten a los pobres de su mesa el arroz y la papa. Han subido groseramente los precios de los alimentos y el Gobierno cojea, no defiende. Si castiga a los especuladores, se quita la fama de inepto que le canta el uribismo. Buenas, buenas, multan a los especuladores. ¡Ya era hora!

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.