Secciones
Síguenos en:
El arroz, los subsidios y el bolsillo de los colombianos

El arroz, los subsidios y el bolsillo de los colombianos

Si aplicáramos lo que dice la ley no habría un excedente económico que premiara el contrabando.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de abril 2015 , 11:08 p. m.

Afirma Rafael Hernández, gerente de la Federación Nacional de Arroceros, que la labor del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo permite “contribuir y auspiciar el contrabando”. Lo corrijo, señor Hernández: el contrabando es enemigo no solo de la industria del arroz, sino de la industria nacional. Y por eso lo combatimos.

Y le aclaro: la importación de arroz combate otro gran enemigo: los altos costos que tienen que pagar las familias colombianas para acceder a este producto, esencial dentro de nuestra canasta básica.

No podemos obligar a las familias colombianas a comprar el arroz más caro del continente como consecuencia de la política de cierre de fronteras que el poderoso gremio arrocero ha promovido por años.

Según Fedesarrollo, los precios del arroz en Colombia son sustancialmente más altos que los prevalentes en los mercados internacionales y en otros países de la región.

Una familia colombiana de cuatro personas transfiere a Fedearroz alrededor de 30.000 pesos mensuales, entre subsidios y el sobreprecio del producto, que incluso antes de la reciente disparada de los precios era ya 60 por ciento más caro que el que consume, por ejemplo, un estadounidense, un peruano o un ecuatoriano.

Sugieren los estudios que si tan solo se corrigiera el diferencial de precio, cerca de 443.000 personas saldrían de la pobreza extrema y 1,2 millones saldrían de la pobreza en el país, especialmente en zonas rurales (datos del 2013).

En ciertas circunstancias es razonable proteger la producción local de una exposición súbita a la competencia externa, y es válido transferir recursos a ciertos sectores que necesitan construir unas bases sólidas para competir. Sin embargo, cuando esa transferencia de recursos se perpetúa por décadas y causa graves distorsiones en el precio de un bien de consumo esencial para la población, lo que se genera es el enriquecimiento de unos cuantos a costa del empobrecimiento de la mayoría.

De acuerdo con la ley colombiana, el país debe permitir el libre comercio de arroz con las naciones de la Comunidad Andina (Perú, Bolivia y Ecuador) desde 1996, y cobrar aranceles reducidos a los países del Mercosur. El sector arrocero lo sabe, pero se ha dedicado a prohibir las importaciones con cabildeo y amenazas de paro.

En la frontera con Ecuador, en el departamento de Nariño, el bloqueo impuesto a las importaciones de arroz obliga a la población de frontera a pagar por consumir el producto de manera legal casi el doble de lo que le costaría comprarlo a unos pocos kilómetros al otro lado de la frontera.

Si en la práctica aplicáramos lo que dice la ley –libre comercio de arroz con nuestros vecinos–, no habría un excedente económico que premiara el contrabando, y los precios del arroz que paga el colombiano de a pie serían significativamente más bajos.

Señor Hernández: estamos para apoyar a los productores y a los industriales colombianos para que sean más productivos y más competitivos. Esto no se consigue a punta de proteccionismo. Lo invito a que construyamos una agenda que supere el caduco cabildeo y la presión política para preservar sus negocios.

Dígame cómo podemos apoyarlos para innovar, para sofisticarse, para ofrecer el mejor producto al mejor precio a los consumidores locales y, ojalá, internacionales. Atrévanse a competir. Estamos para apoyarlos.

Cecilia Álvarez-Correa Glen
Ministra de Comercio, Industria y Turismo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.