Dueño de aguas Támesis acepta delito de tráfico de drogas

Dueño de aguas Támesis acepta delito de tráfico de drogas

Óscar Hernando Giraldo Gómez revelaría en EE. UU. nexos de militares venezolanos con narcotráfico.

notitle
10 de abril 2015 , 09:14 p.m.

“Yo me metí en esto por una persona que me invitó. Fue una locura, un error, pero fue solo una vez”.

Con esas palabras el empresario de aguas naturales Óscar Hernando Giraldo Gómez le contó a su abogado Gustavo Salazar su participación en el envío de 1.700 kilos de cocaína, por los que ahora deberá responder ante una corte en Nueva York por el delito de narcotráfico.

Giraldo, de 53 años y capturado por la Dijín en Cartagena, es la cabeza de la importadora Asian Andina Group S.A.S., dueña de bebidas naturales Támesis.

Su confesión hace parte de la estrategia con la que busca negociar en Estados Unidos una rebaja de pena y demostrar, tanto en ese país como en Colombia, que su firma fue creada con capital lícito y posterior al envío del cargamento de droga detectado por la DEA. Asegura que la empresa fue creada en el 2011 y que el envío fue en el 2007.

Gustavo Salazar, señaló que pedirán ante las autoridades el trámite de extradición simplificada o exprés, para agilizar su comparecencia en ese país.

Además de aceptar cargos, su as bajo la manga será revelar, de acuerdo con Salazar, cómo consiguió que la droga saliera de Venezuela en una aeronave evadiendo los controles.

“Lo que ha dicho el señor Giraldo es que para la época se dedicaba a comercializar papa, era muy conocido y tenía reputación en Venezuela, y que allá conoció a militares de rango medio y alto”, indicó Salazar. Esos uniformados, agregó, habrían colaborado para que la aeronave despegara con el estupefaciente.

“El plan era enviar la droga en contenedores, pero no lo lograron y finalmente se hizo en un avión que consiguió el mexicano César Ómar Martínez López”, dijo el abogado.

Martínez es un mexicano capturado en octubre del 2014 en Cartagena y a quien la Corte Suprema de Justicia le avaló, el 4 de marzo pasado, su extradición –también simplificada– a Estados Unidos.

En su expediente, de acuerdo con lo dicho por la DEA a la Corte, aparece que Martínez hacía parte de la red del capo Óscar Nava Valencia, el ‘Lobo’, jefe de la red mafiosa ‘los Valencia’ o el cartel del Milenio, que estaba al servicio del ya capturado capo Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán, máximo jefe del cartel de Sinaloa. Alias Lobo fue capturado en México en el 2009.

Entre el primero de septiembre del 2007 y el 20 de septiembre del 2012, agentes de la DEA infiltraron cuatro “testigos colaboradores” a la red del mexicano, y documentaron el tráfico de cocaína desde Colombia y Venezuela hacia Centroamérica y finalmente Estados Unidos.

“Testigos que cooperan en el caso indicaron que Martínez adquirió el avión y contrató a los pilotos para la operación de contrabando de cocaína, y que Giraldo y otra persona invirtieron en el cargamento de 1.700 kilogramos de cocaína que iba a ser transportado a México, para su distribución final en Estados Unidos”, se lee en el expediente contra el mexicano.
Gustavo Salazar dijo que su cliente contó que esa droga salió de Venezuela y fue incautada en México. Además, terminó financiado el envío del alijo luego de conocer a Martínez en Barranquilla.

Este a su vez le presentó a otro señalado narco, que, de acuerdo con la investigación, está vinculado a la banda ‘La 40’, que surgió luego de la desmovilización del Bloque Norte de las Auc. El nombre de la red hace referencia al extraditado exjefe ‘para’ ‘Jorge 40’.

“Como el cargamento de la droga fue incautado, el señor Giraldo terminó entregando un hotel que tenía en La Vega (Cundinamarca), para pagar el envió frustrado”, dijo Salazar. Agregó que el bien fue puesto a nombre de un tercero.
“Él no tenía experiencia, no es un narcotraficante ni hace parte de bandas criminales. Fue un error y así lo ha reconocido, y ha pedido disculpas a las autoridades de Estados Unidos”, dijo Salazar.

Esos detalles serán los que Giraldo entregue a la DEA y la Fiscalía en EE. UU. También pedirá que se investiguen sus empresas, porque, dice, puede demostrar que el intento de envió de droga solo le dejó la pérdida del hotel y sus propiedades.

Entre tanto, en Colombia, la Dijín inició un estudio de sus propiedades para establecer si hubo o no lavado de activos.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.