Secciones
Síguenos en:
Víctimas, responsables y resistencias, ejes del Museo de la Memoria

Víctimas, responsables y resistencias, ejes del Museo de la Memoria

Gonzalo Sánchez, quien está al frente de construcción, habla sobre lo que debe incluir ese espacio.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de abril 2015 , 07:39 p. m.

Parte del reconocimiento a las víctimas que ha dejado la violencia armada será la construcción del Museo Nacional de la Memoria. Se hará, además, para que Colombia nunca olvide la tragedia que ha vivido durante décadas, pero que está obligada a superar.

Aunque el museo estará en Bogotá, en la calle 26 con la avenida de las Américas, ahí estarán representadas todas las regiones, pues es en ellas en donde se ha sentido con mayor intensidad el conflicto.

El desafío es que al entrar a ese espacio, que solo en área construida tendrá más de 10.000 metros cuadrados, puedan reconocerse quienes han sufrido de manera directa la guerra, quienes la han hecho y quienes la han resistido, por ejemplo, a través de las comunidades de paz.

Justamente, este jueves, en el sitio donde será levantado el recinto, y antes de comenzar la Marcha por las Víctimas, el presidente Juan Manuel Santos, el alcalde Gustavo Petro y el director del Centro Nacional de Memoria Histórica, Gonzalo Sánchez, abrirán el concurso internacional para el diseño arquitectónico del museo.

Si bien todavía hay muchas cosas por definir frente al contenido que tendrá, Gonzalo Sánchez, quien está a la cabeza de este proyecto como director del Centro Nacional de Memoria, tiene claro que debe quedar reflejada incluso la violencia que se vivió antes del 9 de abril de 1948, cuando fue asesinado Jorge Eliécer Gaitán.

Sánchez dice que el reto, precisamente, es abarcar la complejidad de la historia de la violencia colombiana. Habló con EL TIEMPO sobre lo que está definido y sobre lo que todavía es un dilema frente al Museo Nacional de la Memoria, que debería abrir sus puertas en el 2018.

¿Hasta qué punto de la historia nos vamos a devolver teniendo en cuenta, por ejemplo, que las Farc reclamaron porque el libro de memoria ‘Basta ya’ solo tomó los hechos ocurridos desde el surgimiento de las guerrillas?

Son reclamos que tenemos en cuenta. Es claro que en el museo hay que incluir las viejas violencias. La violencia no comenzó el 9 de abril de 1948, sino que fue el producto de violencias acumuladas, y eso debe quedar reflejado.

¿Qué se ha definido hasta ahora sobre el contenido del museo?

Tres ejes: las víctimas, los responsables y las resistencias, porque hay que mostrar a la sociedad que ha luchado contra la guerra.

¿Cuál será la prioridad en el caso de las víctimas?

Son muchas víctimas y muchas regiones las que reclaman estar representadas. Las que estén deben reflejar el conjunto, y esto es un desafío para nosotros. Todas las víctimas tienen que sentirse reconocidas, y así como hay miles de desplazados y de desaparecidos, también ha habido miles de secuestrados, de asesinados...

¿Cómo han sido pensados para el museo los actores armados del conflicto?

Hay responsables fuera de debate, como los paramilitares, y pensamos, por ejemplo, que debe estar la imagen de una de las primeras versiones libres ante Justicia y Paz, mientras las víctimas observan afuera. Pero hay otros responsables más complejos, como ‘Tirofijo’ (fundador de las Farc), que para unos es victimario y otros reclaman que fue víctima.

También el exjefe paramilitar Carlos Castaño se proclamaba víctima de la guerrilla...

Es muy complejo a quién poner y cómo ponerlo. No siempre las imágenes hablan solas, y lo importante es la explicación que se les ponga. En todo caso, no se trata de convertir el museo en un escenario de confrontación y dividirlo entre víctimas y responsables.

¿Quién está asesorando al país en el contenido del Museo de la Memoria?

Hemos hablado con los alemanes, con los chilenos, con personas de México, de El Salvador, de Guatemala. La idea es ver experiencias internacionales y locales, y los asesores internacionales se han ido muy sorprendidos con algunos ejemplos locales.

¿Vamos a ver objetos personales?

Una prenda de un desaparecido interpela muchísimo y dice mucho más que una escena de sangre. El museo será para dignificar a las víctimas y no para el horror.

Atención en salud y educación, rezagos de la reparación

A cuatro años de que empezara la Ley de Víctimas, diversos sectores han señalado retrasos en la atención de los más de 7 millones de afectados por el conflicto que están registrados.

Según un informe del Centro Internacional de Justicia Transicional (ICTJ), aunque la Unidad de Víctimas ha avanzado ampliamente en la entrega de indemnizaciones (389.000 hasta julio pasado), la reparación se ha quedado supeditada a esa medida económica. “Este pago tiene escasa capacidad para cambiar la situación de las víctimas al no ir acompañado de otras medidas”, dice el centro, y afirma que algunas víctimas han usado su indemnización en el pago de deudas o servicios. Agrega que otros planes, como los de salud y educación, se han quedado rezagados. El organismo plantea que el Programa de Atención Psicosocial y Salud Integral a Víctimas solo ha atendido a 11.869 personas.

También dice que no se ha avanzado en la reparación con enfoque de género. Aunque la inclusión del delito de violencia sexual para la reparación es un “claro avance en el reconocimiento de las mujeres”, en la Unidad no hay medidas ni programas especiales para estas víctimas. Las mujeres entrevistadas por la ONG dicen no haber recibido atención médica o psicológica de ningún tipo, pese a que, debido al abuso, contrajeron enfermedades de transmisión sexual, quedaron en embarazo indeseado o con secuelas físicas.

Otra de las dificultades la plantea la Federación Nacional de Personeros (Fenalper), que alertó que en esos despachos hay 48.000 víctimas con cita pendiente para declarar, paso esencial para ingresar al Registro de Víctimas y para poder recibir reparación. De acuerdo con Fenalper, la acumulación se da porque las personerías “no tienen la capacidad institucional” para atender a todas las víctimas. El plazo para inscribir a quienes sufrieron delitos antes del 2011 se vence este 10 de julio. La Procuraduría presentó un proyecto de ley para ampliar el plazo.

Rechazo al asesinato de líderes en Bolívar

La Unidad para la Atención y Reparación de Víctimas rechazó el asesinato de los hermanos Herlen y Wallis Barriosnuevo Posso, quienes formaban parte de la mesa municipal de víctimas de Achí (Bolívar).

Los hermanos fueron asesinados en la noche del domingo pasado, en Tacuya Alta Cuevas, zona rural de Achí. “La Unidad, en coordinación con las entidades competentes, tomará las medidas necesarias para fortalecer la protección a los líderes y lideresas que están participando en la construcción de paz y de un país mejor”, señaló Paula Gaviria Betancur, directora de este organismo.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.