Secciones
Síguenos en:
Egipto quiere una nueva capital

Egipto quiere una nueva capital

45.000 millones de dólares se destinarán en la construcción de una urbe que reemplace a El Cairo.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de abril 2015 , 06:54 p. m.

Será dos veces más grande que Manhattan y tendrá 21 barrios residenciales, más de 4 millones de metros cuadrados de centros comerciales, 700 guarderías y 1.250 templos religiosos. Estas son algunas de las cifras astronómicas de la nueva ciudad futurista que Egipto quiere crear, con el objetivo de reemplazar a El Cairo y descongestionar de alguna forma la milenaria y caótica urbe.

Con más de 20 millones de habitantes, unos niveles de polución insoportables y un problema crónico de tráfico, la capital de Egipto es, en muchas ocasiones, una pesadilla para sus habitantes, así como para los millones de personas que cada día se desplazan hasta la ciudad para trabajar, llevar a cabo algún trámite administrativo o, simplemente, ir al cine, de compras y ver a los amigos.

Las autoridades han presentado un plan para trasladar las principales actividades de El Cairo –en primer lugar, los ministerios y oficinas públicas– a una nueva capital, que aún no tiene nombre, pero de la que todos hablan. En los medios de comunicación, en las redes sociales y en las calles, los egipcios sueñan, especulan y, en ocasiones, critican la nueva ciudad que surgirá en medio del desierto, unos 30 kilómetros al este de la actual capital.

El Gobierno develó el megaproyecto en la conferencia económica de Sharm el Sheij, celebrada recientemente, para sorprender a todo el mundo y generar mucha polémica. The Capital Cairo fue presentada por las autoridades como una “capital internacional” de las más modernas, con un centro de negocios como el de Londres o Nueva York, y un área “inteligente” para promover el desarrollo tecnológico.

Asimismo, la ciudad contaría con amplios espacios verdes y peatonales, todo tipo de servicios y se alimentaría con energías renovables. De acuerdo con los promotores, generará casi dos millones de puestos de trabajo y podrá albergar hasta cinco millones de habitantes, además de contar con 40.000 plazas hoteleras.

El ministro egipcio de Vivienda, Mustafá Madbuli, explicó que la idea surgió cuando su gobierno se dio cuenta de que los ciudadanos de El Cairo se multiplicarán por dos en los próximos 40 años, y con ellos, los acuciantes problemas de la ciudad.

Pero, a día de hoy, existen muchas dudas sobre la viabilidad y sostenibilidad de la nueva capital, y su construcción en un plazo máximo de siete años, por orden expresa del presidente egipcio, Abdel Fatah Al Sisi.

La compañía Capital City Partners, de los Emiratos Árabes Unidos, es la encargada de diseñar y desarrollar el proyecto, con un costo inicial de 45.000 millones de dólares, que llegarán en su mayoría de países del Golfo Pérsico. Por ello, la maqueta de The Capital recuerda mucho a las ciudades de Dubái o Abu Dabi, pero los más críticos consideran que ese modelo de desarrollo no es el adecuado o no es posible en Egipto.

Esta no es la primera vez que el Gobierno egipcio intenta reubicar a millones de personas en el desierto, pero nunca ha tenido demasiado éxito, sobre todo a la hora de recrear la vida de una ciudad de verdad.

Las experiencias pasadas nos demuestran que este proyecto no es muy realista”, le manifiesta a EL TIEMPO David Sims, autor del libro Los sueños en el desierto de Egipto, que habla precisamente de las ciudades que fueron levantadas en las pasadas décadas y que permanecen medio vacías en la actualidad.

Sims explica que los egipcios no quisieron trasladarse a los nuevos asentamientos, y en el caso de The Capital podría ocurrir lo mismo, porque no todo el mundo puede permitirse vivir en una ciudad “de lujo”, lejos de su trabajo o de su familia.

El nuevo proyecto podría ser diferente si todo el aparato burocrático se traslada también –con sus cerca de dos millones de empleados–, pero Sims afirma que esta operación es extremadamente costosa y complicada.

El Cairo es el núcleo administrativo, económico y cultural de Egipto, y por ello los egipcios se refieren a la capital con el nombre de todo el país, porque es su corazón y centro de mando. Su desarrollo urbanístico sin planificación ni lógica, la superposición de épocas históricas y el contraste de estilos arquitectónicos le confieren un aura mágica y configuran el carácter de una ciudad fundada hace más de mil años.

Bautizada en aquel entonces en su nombre árabe original como Al Qahira (La Victoriosa), habrá que ver si los nuevos tiempos y la voluntad del gobierno de Al Sisi le ganarán la batalla esta vez, o si El Cairo conseguirá imponerse una vez más.

FRANCESCA CICARDI
Para EL TIEMPO
El Cairo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.