Secciones
Síguenos en:
Los 'chicharrones' jurídicos de Bogotá

Los 'chicharrones' jurídicos de Bogotá

La Secretaria General de la Alcaldía habla de los líos del San Juan de Dios y de la plaza de toros.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de abril 2015 , 06:41 p. m.

La exfiscal Martha Lucía Zamora lleva diez meses enfrentando verdaderos ‘chicharrones’ jurídicos como secretaria general de la alcaldía de Gustavo Petro.

Zamora, que en el 2012 llegó a ser fiscal general encargada, se sumó al equipo de Petro en junio del 2014, después de una larga carrera como funcionaria pública que incluye la Secretaría de la Comisión IV de la Constituyente, la Corte Constitucional, la Procuraduría y la Fiscalía.

Hoy tiene en sus manos líos como la compra del hospital San Juan de Dios, la licitación para reparar la plaza de toros y los cuestionamientos de la Contraloría y la Personería.

¿En qué está el lío del San Juan de Dios?

El director de Instrumentos Públicos del Sur, en una decisión bastante cuestionada, anuló registros desde el año 1924. Pero lo importante de esto es saber por qué lo hizo.

Martha Lucía Zamora, secretaria general de la Alcaldía. Foto: Archivo particular.

¿Y por qué lo hizo?

 Por una solicitud elevada en septiembre del año pasado por la Procuradora Delegada para Asuntos Civiles. En marzo del 2014, el liquidador (de la Fundación San Juan de Dios) detecta unos folios sobre los que no se tenía claridad, pero existían los documentos: escrituras y actas de esa época. Y, dentro de su capacidad como liquidador, él hace el saneamiento de esos folios. Los registra.

¿Qué pasó entonces?

En septiembre, cuando nadie se había opuesto a ese acto del liquidador de haber registrado y haber saneado ese folio, la Delegada presenta un escrito ante el Registrador, donde le manifiesta que es imposible continuar la venta, por cuanto estima que existen unos vacíos en torno a toda la tradición del inmueble.

¿Qué hace la Alcaldía?

En enero del 2015, les solicité una reunión a los procuradores delegados que tienen los temas relacionados con Bogotá y al Procurador General para hacerles ver que ese saneamiento del folio está dentro de los términos de la ley. Producto de esa reunión, el procurador Alejandro Ordóñez le envía al Registrador una comunicación en la que prácticamente le dice que él está en libertad de tomar una decisión como corresponde respecto del registro. Sentimos que era una forma de retrotraer lo que había hecho la Delegada, hacerle ver al Registrador que no había una presión de la Procuraduría. Pero yo creo que ya la presión se había hecho.

¿Presión de quién?

De la Procuraduría.

¿Está gravitando otra vez la sombra de la Procuraduría sobre la administración?

Debo decir que sí, de verdad. Yo considero que hay una presión, que es una presión indebida que realizó la Procuraduría.

Entonces, ¿está paralizado el proceso?

En enero buscamos una fórmula jurídica que es un contrato de arrendamiento entre la Empresa de Renovación Urbana (ERU) y el liquidador del San Juan de Dios, que nos permite poder ejecutar una orden del Tribunal Administrativo de Cundinamarca de realizar todas las actividades necesarias para salvar esos bienes que son patrimonio cultural de la ciudad.

¿Y el arriendo no implica más gastos?

No, porque, de todas maneras, tenemos una orden judicial que nos obliga. Es una sentencia de una acción popular del 2013. En este momento no hay nada paralizado. Ya hay un porcentaje de recuperación en edificios como el San Jorge. En un mes se vuelve a abrir el jardín Nuevo Mundo, que era el jardín de los hijos de todos los empleados del San Juan de Dios, que prestará servicio en la zona.

‘Hay desbordamiento de los organismos de control’

¿Cuál fue el problema con el Idiprón?

El problema del Idiprón lo enmarcamos en lo que consideramos en la Alcaldía ha sido el desbordamiento de las funciones de la Contraloría Distrital.

¿Y hay varios casos?

Claro. El Idiprón es uno de ellos.

¿Y cómo se evidencia?

El día en que fueron a visitar las bodegas del Idiprón, llegaron funcionarios de la Contraloría. El Idiprón tiene bodegas donde están los útiles escolares, la ropa, lo que necesitan para las labores manuales, todo. Ellos llegaron a donde está la de los útiles. Días antes, el celador le tomó una fotografía a esa bodega, en perfectas condiciones. Gracias a Dios teníamos esa fotografía. Cuando ingresan los funcionarios de la Contraloría, abren las cajas, botan los libros al piso, hacen ingresar a los medios de comunicación, que fue la imagen que todo vimos en los medios.

Según Zamora, en el caso de Idiprón de la Contraloría desordenaron bodegas que estaban ordenadas. Foto: Archivo particular.

¿La Contraloría fue la que armó el desorden?

Fue la Contraloría la que armó el desorden. Formulamos denuncia por el delito de abuso de autoridad contra los funcionarios que ese día ingresaron a las bodegas del Idiprón. Eso motivó que el Contralor, ese mismo día, como a las 2 de la tarde, denunciara por peculado culposo al director del Idiprón. Esa misma noche, la Fiscalía desplegó una labor de inspección en todas las bodegas, y en cada una destacó a alrededor de 100 personas.

¿Qué pasó con esta actuación de la Fiscalía?

El 25 de febrero de este año, la fiscal del caso decidió archivar la investigación porque, después de revisar, consideró que no había un delito de peculado culposo.

¿Les pasa lo mismo con la Personería?

Sí, también con la Personería tenemos dificultades. Lo digo en el caso de La Conejera. La Personería nos solicitó mapas oficiales, los entregamos, les advertimos que los mapas que ellos tenían no eran unos mapas oficiales, se les explicó por qué y cómo debían interpretarse esos mapas, pero, a pesar de esas explicaciones y de esa voluntad de la administración de demostrar que realmente no se estaba actuando en forma indebida, presentó una acción popular ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca.

Dudas sobre toros

La Corte avaló el derecho a disfrutar las corridas. ¿Qué pasó con eso?

La Corte es contradictoria en sus decisiones. En la sentencia C666, de constitucionalidad, consideró que tenía un valor superior la vida de los animales. Llama la atención que ahora, en una sentencia de tutela de la Corporación Taurina (apoderada por el exmagistrado Rodrigo Escobar) considere que los toros deben regresar a Bogotá. Esa tutela había sido negada en dos instancias, y con el doctor Escobar como apoderado, la Corte la seleccionó.

Con lo que ha pasado con la Corte, ¿les genera dudas esa decisión?

Sí. De verdad que sí. Nos sorprende porque aquí no se estaba defendiendo ningún derecho fundamental.

¿Qué derecho alegaron?

Los derechos de la Corporación Taurina.

¿Creen que obedece más a intereses particulares y no a un fallo en derecho?

Sí. Exactamente. De verdad que nos llama mucho la atención. Además, hay un salvamento de voto del doctor Gabriel Eduardo Mendoza, muy diciente de lo que está pasando. Él mismo, en frases dice ‘parece que mis compañeros de sala no hubieran siquiera leído las sentencias anteriores sobre toros’. Deja muy mal sabor de qué fue lo que pasó en la Corte con ese caso de los toros. La presión de la Corporación Taurina, al señor Felipe Negret lo veían allí paseándose permanentemente en la Corte, buscando hablar con los magistrados. Hoy, con lo que está pasando en la Corte, y con el doctor Escobar como apoderado de la Corporación Taurina, es una situación que llama la atención.

¿El doctor Escobar es el mismo de Fidupetrol?

Claro, el mismo de Fidupetrol.

YOLANDA GÓMEZ
Editora EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.