Secciones
Síguenos en:
Jueves Santo

Jueves Santo

Jesús es verdad porque vive hasta las últimas consecuencias el Misterio de amor solidario.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de abril 2015 , 10:15 p. m.

La Semana Santa llama a un examen personal sobre tres puntos críticos, que a todos nos tocan en Colombia: el colapso de la dignidad humana en los siete millones de víctimas de nuestro conflicto y en una de las desigualdades sociales más grandes de la Tierra; el fracaso de la verdad en la corrupción, que, al llegar a las cortes, nos confirma como una de las sociedades más falsas del planeta; y la resistencia al perdón en el dolor, que se nos convirtió en odios y ansiedades de venganza.

Sin ahondar en la profundidad teológica de la Última Cena, miremos el dramatismo del momento: el Sanedrín ha decidido matar a Jesús y la noticia corre por Jerusalén, Jesús siente la tensión de quien sabe que no va a salir vivo de los acontecimientos en marcha. Hace de esta cena su despedida. Lo espera la cruz terrible y anticipa la entrega de sí mismo, de su cuerpo y su sangre, en el pan y el vino que comparte como acto de amor para siempre. Se pone a lavar los pies de sus amigos en un gesto de servicio y respeto a la dignidad que ellos no deben a la religión judía, ni al poder romano, ni a los militares, ni a los grupos rebeldes, ni a la posición social; la dignidad que tenemos todos y todas por igual como seres humanos, y que Jesús fundamenta en el amor infinito de Dios por cada persona.

Horas después, preguntado si Él es rey, da una respuesta que Pilatos no entiende: “Yo he venido para dar testimonio de la verdad”. Esta es la verdad que se expresa solamente con la propia vida. No es una verdad académica, ni filosófica, ni legal. Es una verdad que se identifica con la existencia: se es o no se es. Se vive en autenticidad o en ambigüedad y cinismo y mentira.

Jesús es verdad porque vive hasta las últimas consecuencias el Misterio de amor solidario, compasivo y justo que en Él se revela. El contraste es total con la manera de ser que predomina en la sociedad nuestra, presentada por las agencias internacionales de transparencia como escándalo mundial por el peso de la corrupción en instituciones y empresas. Felizmente, hay entre nosotros excepciones en mujeres y hombres íntegros de nuestro pueblo excluido, y también en líderes, empresarios, periodistas y jueces.

Luego, empalado en la cruz, Jesús habla. Tiene la oportunidad única para hacer ante los victimarios de la historia la defensa más contundente de los derechos humanos y condenar a sus verdugos por el crimen de lesa humanidad que está soportando, para que el castigo ejemplar garantice que jamás volverán a ocurrir la traición, la tortura, la humillación, el juicio falso y la barbarie del asesinato atormentando a la víctima. Pero lo que dice es totalmente inesperado: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”. Regala el perdón a sus verdugos. Los disculpa por ignorantes, porque el odio y la mentira han oscurecido en ellos el sentido moral. Es que Jesús, con las víctimas de todos los tiempos, ha conocido los abismos más profundos de la oscuridad humana, y desde ese infierno ha sentido la fuerza del espíritu que los mueve a él y a miles de víctimas para mostrar que los seres humanos somos también capaces de lo más sublime: la amistad, el amor sin esperar nada a cambio, la lealtad, la verdad y la justicia; y también el perdón, que no significa impunidad, ni olvido; pero sí deponer el odio y el apetito de venganza.

El crucificado muere, y los discípulos creyentes que viven la experiencia liberadora de su Resurrección asumen la responsabilidad de continuar en comunidad la presencia de Jesús en ellos en una lucha paradójica: la lucha honesta contra el mal, pero no la guerra contra los malvados: buscarán liberar a los malvados de su propia tragedia, dando hasta la vida por ellos.


Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.