Secciones
Síguenos en:
En Los Santos no están preparados para un terremoto

En Los Santos no están preparados para un terremoto

En el municipio, epicentro de la mayoría de temblores del país, piden recursos para emergencias.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de abril 2015 , 07:00 p. m.

A las 3:55 p. m. del 10 de marzo pasado, 25 segundos de un fuerte temblor fueron suficientes para que los 11.700 habitantes de Los Santos (Santander) recordaran que sus casas se encuentran sobre el segundo nido sísmico del mundo y que el pueblo no está preparado para afrontar una catástrofe.

En el momento del fuerte sacudón en las cuatro calles y diez carreras del pequeño casco urbano, enclavado en un extremo del cañón del Chicamocha, corrían y buscaban un espacio abierto los ocupantes de las 388 casas que hay en la calurosa población situada a 62 kilómetros, al sur de Bucaramanga.

Laura España, gerente del hospital local, fue una de las personas que salió a las calles en compañía de los 20 empleados que laboran en el centro asistencial y de los pacientes que a esa hora se encontraban en la pequeña casa en la que se atienden diariamente a 120 personas.

“Sabemos que acá tiembla todos los días, pero la mayoría de los sismos no los sentimos por la profundidad en que ocurren. Ese martes la historia cambió y nos recordó lo vulnerables que estamos. Durante una hora perdimos toda comunicación con Bucaramanga y ante una emergencia solo tenemos capacidad para atender en hospitalización a diez pacientes y contamos con una sala de urgencias”, dijo la funcionaria.

Aunque se está tramitando una base para radioteléfonos, el hospital es de los pocos en el país que no tienen deudas y genera ganancias. El lugar, que no es antisísmico, necesita una readecuación física para ampliar sus servicios y garantizar que quede en pie durante una emergencia.

Muy cerca del hospital, en el Colegio Integrado Los Santos, los responsables de 630 estudiantes piden recursos para ampliar los salones y la nómina de profesores porque temen que en un temblor se presenten dificultades a la hora de una evacuación.

Néstor Amaya Solano, rector de la institución, indicó que teme por lo que pueda suceder en cuatro salones donde estudian entre 38 y 45 alumnos, número superior a los 25 que, en promedio, debería tener cada aula.

“Aunque hemos realizado simulacros y talleres con los alumnos en el colegio, que fue construido con normas antisísmicas, se nos pueden complicar las cosas en los salones donde tenemos más alumnos”, advirtió el educador.

Agüeros y convivencia con los temblores

En el pueblo, fundado hace 187 años, sus habitantes aseguran estar acostumbrados a los temblores de menor intensidad y hasta los extrañan en épocas de sequía porque, según ellos, cuando hay un sismo llueve en la región donde no se registra una temporada larga de invierno desde hace 30 meses.

Con una lucidez pasmosa y ojos verdes pequeños que se destacan en su arrugado rostro, Arturo Lizarazo Espinosa, de 95 años, recuerda cómo el sismo más fuerte fue el ocurrido el 29 de julio de 1969. El padre de 16 hijos y abuelo de 32 nietos insiste en que en tiempos de sequía implora que tiemble para que “caiga agüita”, pues en la población solo hay servicio de agua potable entre las 6 y 9 de la mañana.

“En 1969 estábamos en una finca a una hora del pueblo y tembló más fuerte que el 10 de marzo pasado. En esa oportunidad, de la tierra salió un extraño sonido y los animales corrían despavoridos. Las montañas se movían como gelatina y la radio quedó muda. La cúpula de la iglesia del pueblo se cayó y en su reparación de manera accidental murió una niña de 8 años, a la que le cayó una tabla. Ella ha sido la única víctima de los temblores en Los Santos”, dijo el cultivador de tabaco, maíz, yuca, fríjol y tomate.

Mientras Jacoba Mantilla, la dueña de una pequeña tienda que vende dulces que ella prepara, insistió en que todos los días siente los temblores, Vicente Jaime, propietario desde hace 65 años de la tienda más antigua del pueblo, y donde solo hay baterías, tabaco, cigarrillos, encendedores y dulces, precisó que solo se le movió el piso con el sismo de 1969.

José Santos, el campanero de la iglesia, narró que alargó las cuerdas de las campanas para no subir hasta la parte más alta del templo, “porque me cansé de los temblores”.

Aníbal Díaz, familiar de quienes llevaron la energía eléctrica a Los Santos, manifestó: “No me percato de los sismos, ni siquiera de los que ocurren en la madrugada”.

Apatía en los simulacros

Según el alcalde de Los Santos, Carlos Eduardo Torra, históricamente ha existido en el municipio apatía frente a los simulacros que se han realizado en los últimos años y en los que, dice el funcionario, participan muy pocos.

El mandatario reconoció que, a pesar de las indicaciones suministradas, en el temblor del 10 de marzo pasado los empleados de la Alcaldía no cumplieron con los protocolos establecidos en el momento de la evacuación.

“A pesar de que los habíamos preparado y sabían que debían caminar por la derecha, todos salieron como pudieron. Por eso estamos preparando un gran simulacro para el 9 de abril próximo, en el que esperamos involucrar a toda la población”, señaló Torra, quien agregó que con funcionarios de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y la Gobernación se analizan las inversiones que se requieren hacer para afrontar una catástrofe.

Para algunos habitantes, el Gobierno no ha considerado hacer una gran inversión en Los Santos por el hecho de que se encuentra sobre un nido sísmico atravesado por tres fallas geológicas.

“No tenemos un plan de evacuación definido ni hay sirenas instaladas en el casco urbano y menos en las 28 veredas del pueblo. Estamos muy expuestos y eso lo sabe todo el mundo”, coincidieron varios santeros.

FÉLIX LEONARDO QUINTERO
Enviado especial EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.