Secciones
Síguenos en:
De Santos y de monseñor

De Santos y de monseñor

El caso Víctor Maldonado ojalá les sirva de lección a muchos que buscan fortunas veloces.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
31 de marzo 2015 , 08:19 p. m.

Acertó monseñor Salazar, invitó al arrepentimiento. Creo que Su Reverencia, como dice Lulita Arango, apuntaba al presidente de Lufthansa... No es serio tener un copiloto presuicida. Duele. Mató a 12 niñas de un coro alemán. Gran falla alemana, y son los más inteligentes de este torpe mundo.

Y sospecho que monseñor Salazar invitó al presidente Santos a la autocrítica por el vaciadón al columnista Plinio Mendoza. Tres amigas periodistas me opinaron que falló el Presidente porque él es cercanísimo amigo de tolerantes como Felipe González, Toni Blair y Bill Clinton, que no hicieron nada parecido. Presidente: no se regaña por TV a un crítico de 82 años. Y no sobra contarles que con don Plinio Mendoza apenas somos conocidos, nos tenemos mutua antipatía y ganamos ambos.

Mañana, día del arrepentimiento, y espero un mea culpa con latigazos del equipo del alcalde Petro que maneja andenes de Bogotá. Están rotos. Ir a pie a la panadería es suicida. Doy ejemplo: el querido paisa, el exembajador Luis Guillermo Ángel Correa, está enyesado desde la rodilla por culpa de un andén roto en la avenida 15. Y lo cómico: que él salía de pagar el odioso predial. ¡No culpen a Petro, al equipo que burla la Bogotá Humana!

Arrepentimiento tendrá mañana el derrotado Víctor Maldonado por su codicia. Lo injusto es que con su conducta lastimó duramente a su sobria esposa, una señora sencilla, cero lujos y de bajo perfil, lejana a los negocios. El caso Víctor Maldonado ojalá les sirva de lección a muchos que buscan fortunas veloces como sea y joden a la esposa, hijos y familia.

No se quejen del invierno, tengo una nota de buena onda: está en Bogotá, corajudo y digno, el escritor y lúcido columnista Óscar Collazos. Un intelectual que, señora ministra Mariana Garcés, le ha dado prestigio a Colombia en la literatura. En Barcelona, La Habana, Madrid y el Caribe, es un Daniel Santos, un Rolando Lasserie, un Héctor Lavoe. Maneja su jartísima salud en la clínica Cardioinfantil. El talento manda: sigue brillante, burlón, salsómano y gozando sus recuerdos de chocoano-catalán-cartagenero. Gozando en la memoria sus 18 novelas. Te va un abrazo, Negro Collazos, te quieren mucho tus 27 exnovias, tu dulce y admirable compañera, Ximena, tus 89 amigos y todos tus lectores y colegas. ¡Sigue burlón, Negro querido!

Poncho Rentería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.