Freno a los ladrones

Freno a los ladrones

Sumen y sabrán por qué en los pueblitos es la tierra y no el asfalto lo que impera.

notitle
28 de marzo 2015 , 11:47 p.m.

Es como si te empujaran a ser violento, narco y corrupto. Te va mejor con una historia de crímenes y sufrimiento que con un pasado apacible. El Estado da puntos extras a los municipios con cultivos ilícitos y con distintas violencias. Pero si no tienes un solo hecho sanguinario que mostrar en la Hoja de Vida de la localidad, compites en desventaja por los recursos públicos. A más muertos, más proyectos. Y a mayor corrupción, más contratos. Porque esa es otra, la de los nefastos cupos indicativos, entre otros atracos.

Imagine que a su municipio llega un congresista con 800 millones bajo el brazo. Tiene afán para gastarlos, es el último puchito que le queda de lo que le regalaron en la Casa de Nariño. Ofrece dárselos para una obra cualquiera a cambio de que el alcalde no meta las narices en el contrato ni en la escogencia del contratista. Solo necesita firmar y rezar para que no se embolsillen todo y hagan algo. Porque si el congresista le deja un elefante blanco, las ías le caen al alcalde. Es el robo perfecto.

Por eso en Coper prefirieron vivir pobres, pacíficos y honrados, aunque quisieran que les echaran una mano más grande. Es un pueblito boyacense apacible, rodeado de un paisaje hermoso en pleno corazón de la región esmeraldera. De sus entrañas no han extraído una solo gema y tampoco sufrieron los embates de las guerras de los clanes de Maripí o Muzo, por citar dos vecinos alborotados. Alrededor se mataban mientras ellos permanecían tranquilos.

Su única batalla con Maripí, que duró bastantes meses, fue por un fondo de 500 millones para un trapiche panelero. Es decir, el mismo dinero del que hablaba el famoso abogado Pacheco. Solo que en Coper se beneficiarían 85 familias. Así de pobre anda el campo, que dos pueblos pelean lo indecible por conseguir para el sustento de decenas de familias la misma cantidad de una minimordida en alta corte.

Por fortuna se lo llevó Coper, que sabrá aprovecharlo al máximo. También dejarán en condiciones dignas a un puñado de campesinos que viven en casas miserables en sus diminutas fincas si la Gobernación cumple su promesa y da la plata. Porque en años electorales algunos políticos tienen la tentación de incumplir a un pueblito de pocos votantes.

Al igual que otras localidades, quisieran atraer turismo, pero chocan con vías infames. Viajé por Maripí a la ida y solo pude sacarle fotos a un puente moderno sobre la quebrada La Locha. Es uno de tantos monumentos a los corruptos; cruzarlo es imposible, le falta un pedazo de asfalto y además está hecho en terreno inestable. Con peso, se iría abajo. Lo aprobaron en el gobierno Uribe, en aquel fiasco llamado Plan 2.500, que se volvió una robadera, y lo inauguraron en noviembre del 2013. No creo que haya nadie preso ni siquiera avergonzado al ver que los vehículos deben bajar por una trocha bajo el puente y atravesar por las aguas, ahora que aún están bajas.

De regreso fui por la carretera destapada de Bellavista, otra desgracia. Se hace penoso un trayecto que pasa por cascadas y montañas verdes preciosas. Están pavimentando 83 kilómetros sobre el papel, pero todo el mundo es consciente de que al final harán la mitad, y eso.

Si hay suerte, invierten el 47 por ciento en las obras. Con frecuencia, un 30 por ciento se va a pagar funcionarios corruptos y deben restar un 13,5 por ciento de impuesto social (absurdo, porque se trata de un proyecto social a su vez). Sumen y sabrán por qué en los pueblitos es la tierra y no el asfalto lo que impera.

Salud Hernández-Mora

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.