Las ostentosas fiestas de narcos con abogados y agentes de la DEA

Las ostentosas fiestas de narcos con abogados y agentes de la DEA

Testigo dice que narcos como 'Macaco' y 'los Mellizos' pagaron parrandas con licor y prostitutas.

notitle
28 de marzo 2015 , 08:18 p.m.

“Romper el hielo”. Con ese argumento justificó un testigo la realización de parrandas pagadas por narcotraficantes a agentes de la DEA y a abogados norteamericanos, italianos e ingleses, en las que abundaban el licor y la presencia de prostitutas.

Según el testigo, que tuvo acceso a varios de esos encuentros y que pidió su reserva por seguridad, las fiestas se extendían por varios días y no solo se hacían en las casas de los agentes pagadas con fondos oficiales del gobierno de Estados Unidos, sino que se organizaron en fincas, restaurantes y hasta reconocidas discotecas que fueron cerradas para atender a los invitados de los narcotraficantes que exploraban la posibilidad de entregarse a la justicia de EE. UU. (Lea: Así pillaron las fiestas sexuales de los agentes de la DEA en Colombia)

EL TIEMPO ubicó a personas cercanas a los jefes paramilitares que se entregaron en el marco del proceso de paz con las Auc y que fueron extraditados a Estados Unidos en marzo del 2008, y señalaron que desde la desmovilización ya era común que se hicieran ‘atenciones’ a agentes federales y abogados que negociaban la entrega de nacionales a la justicia estadounidense.

“Se hicieron fiestas en fincas cercanas a ‘Santa Fe de relajito’, como se le decía. Se hacía como una atención a los visitantes en las que, por supuesto, había nenas, licor y, en muchas ocasiones, droga”, relató una fuente tras señalar que algunas de las parrandas se hicieron en Caucasia y en lujosas fincas del bajo Cauca antioqueño.

El escándalo sexual que sacudió esta semana a la DEA, una de las agencias más respetadas de Estados Unidos y el mundo, fue revelado en un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia (OIG). En el documento de más de 100 páginas están las declaraciones de varios policías colombianos que acusaron a una decena de agentes sobre sus comprometedores comportamientos en el país y las confesiones de varios de los investigados.

El reporte oficial señala que los enredados en el escándalo sexual son un asistente de director regional, un agente especial encargado, seis agentes especiales supervisores y dos agentes especiales, todos ellos con amplia experiencia de campo en la lucha contra el narcotráfico.

El caso contra los agentes se inició por una investigación interna de la DEA entre el 2009 y el 2010 y allí se estableció que varios de ellos, además de asistir a las parrandas financiadas con plata del narcotráfico, recibieron “costosos regalos, armas y hasta dinero de los carteles de la droga”. Siete de los investigados reconocieron sus escapadas sexuales, pero negaron que supieran que las fiestas fueran pagadas por narcos.

La OIG cuestionó que los agentes, por su preparación, tenían que sospechar de dónde salía el dinero de las fiestas y que además pusieron en riesgo su misión con su comportamiento, pues en su poder tenían computadores y demás equipos con información clave para su trabajo en el país.

Fuentes consultadas por este diario señalaron que varios abogados extranjeros y agentes que llegaron al país entre 2005 y 2009 fueron trasladados en vuelos privados y carros de alta gama a las reuniones en las que eran esperados inicialmente por emisarios de los narcotraficantes, quienes tenían la orden de “satisfacer todos los deseos y peticiones de sus invitados”.

Los agentes buscaban contactos en el país y eso implicaba tener reuniones con fuentes que conocieran el negocio de la droga y que pudieran entregar información para sus investigaciones. Eso permitía que, a través de enlaces, se les hicieran invitaciones y después de asistir a la primera fiesta ya no faltaban a las siguientes parrandas”, dijo la fuente.

Señaló que en las fiestas, los narcos no solo exploraban la posibilidad de beneficios judiciales por colaboración, sino que de paso conseguían información sobre qué tan grande estaba el dossier contra ellos en Estados Unidos.

En medio de los brindis y de la fiesta, la gente se iba relajando y era más fácil empezar a preguntar qué tan mal estaba el patrón en los Estados Unidos, qué tan empapelado estaba, y eso permitía hacer cálculos de qué tanto había que colaborar y qué tanto había que entregar en plata y rutas para conseguir un acuerdo favorable”, afirmó el testigo.

Aunque en el informe de la OIG no hay nombres de los capos que supuestamente financiaban las fiestas sexuales de los agentes, que recibieron como sanción una suspensión de sus cargos entre dos y diez días, la fuente señala que algunos de los que usaron esa estrategia fueron Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’ y los hermanos Miguel Ángel y Víctor Manuel Mejía Múnera conocidos como ‘los Mellizos’.

Uno de los que más promovieron esos encuentros y les vendieron a los demás capos la idea de los beneficios que lograrían con esas atenciones a los agentes, dice la fuente, fue Víctor Manuel Mejía, quien terminó muerto en un operativo de la Policía entre Tarazá y Caucasia, bajo Cauca antioqueño, en 2008. ‘El Mellizo’ hizo agasajos en fincas cercanas a Medellín, Copacabana y en la Costa Caribe.

Aunque ‘Macaco’, otro de los narcoparamilitares señalado de organizar esas fiestas y participar activamente terminó extraditado a EE. UU. y condenado a más de 30 años de cárcel por concierto para delinquir y narcotráfico, algunos de sus hombres, señalan testigos, habrían logrado acordar su entrega, y luego de un proceso de colaboración, ya pagaron su pena y regresaron al país.

No todo el mundo coronó, algunos gastaron millones de pesos y trago, y finalmente no se concretó”, afirman fuentes.

Igualmente, aseguran que a los agentes y abogados no les gustaba el ambiente y el clima de Bogotá por lo que en la capital del país se habrían realizado solo algunas reuniones de acercamiento para luego hacer las invitaciones a las rumbas en otras regiones. “Se buscaban sitios cálidos, con bonito paisaje y piscina para que los invitados se sintieran como reyes”, sostiene la fuente.

En esos encuentros preliminares, los encargados de la logística de las fiestas, que tenían contactos en el mundo de la rumba dura del país, exploraban los gustos de los agentes. “Esa era gente especializada, y conseguían lo que el invitado quería: qué trago le gustaba, qué tipo de mujer prefería y se le conseguía”, dice el testigo.

Escándalo en Cumbre de las Américas

Las rumbas de los agentes del Servicio Secreto, quienes integraban el esquema de seguridad del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con prostitutas en Cartagena en 2012, fue la primera alarma que puso ‘bajo la lupa’ el comportamiento de los miembros de los distintos organismos de seguridad de EE. UU. en el país. Durante la visita del mandatario estadounidense en la Cumbre de las Américas quedó en evidencia que los uniformados llevaron prostitutas a sus habitaciones de hotel en el corralito del piedra antes de la llegada de Obama. (Lea: Escándalo sexual en Cartagena vuelve a tocar a la Casa Blanca)

El hecho generó un escándalo de tamañas proporciones que motivó la salida de algunos agentes y la sanción para otros. Incluso, tras comprobarse los hechos, el director del Servicio Secreto, Marck Sullivan, pidió disculpas públicas por los bochornosos actos.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.