'Sociedad activa y empoderada, clave para afrontar cambio climático'

'Sociedad activa y empoderada, clave para afrontar cambio climático'

Entrevista con Mary Lou Higgins, directora del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Colombia.

notitle
27 de marzo 2015 , 02:32 p.m.

La estadounidense Mary Lou Higgins, directora del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Colombia, acaba de liderar una de las jornadas ciudadanas más exitosas frente al cambio climático: la Hora del Planeta, la campaña que más ha movilizado a la gente por una misma causa en el mundo.

Fue hace un poco más de ocho días. Personas en la Antártica, astronautas dentro de la Estación Espacial Internacional, en 10 mil ciudades del planeta, entre ellas Medellín, Cali, Mocoa, Manizales, Tunja, Montería, Ibagué, Villavicencio y Bogotá, se empeñaron en apagar la luz durante una hora, en un intento por tomar conciencia sobre el impacto del aumento de la temperatura global y sus consecuencias. También quedaron a oscuras la Torre Eiffel, la Torre de Tokio, el Kremlin en Rusia y Times Square.

Se reconoce que encuentros como este son el primer paso para construir el movimiento ciudadano poderoso, necesario para hacerle frente al enorme desafío que representa un clima cada vez más agresivo, súbito, alterable.

Y es precisamente en lo que Higgins ha querido insistir. Después de años de recorridos por toda la nación, de motivar la creación de áreas protegidas, de enviar mensajes para que seamos muy responsables con nuestra biodiversidad, ella piensa que parte de la estrategia para mitigar esta amenaza global, que ha dejado expuesta nuestra vulnerabilidad, es involucrar a la ciudadanía, enterarla y hacerla partícipe en lo que científicamente, o políticamente, se haga para enfrentarla.

"El cambio climático es el mayor desafío de este siglo y, a pesar de eso, las personas aún ni lo entienden ni lo conocen definitivamente", opina.

Mary Lou también respondió otras preguntas con la sinceridad que le caracteriza, con la amabilidad que le ha mostrado a muchos colombianos en regiones como la Amazonia o la Orinoquia, donde ha 'peleado' para que tengamos un desarrollo más sostenible.

La Hora del Planeta es la campaña que más ha movilizado a la gente por una misma causa en el mundo. ¿Qué balance hace de ella en Colombia?

Siete años después de haber lanzado la Hora del Planeta, en Colombia sabemos que el 64 por ciento de la población encuestada la reconoce. Esto es un gran logro, pues el objetivo principal de la campaña es conectarse con las personas para que creen conciencia sobre el cambio climático y en consecuencia modifiquen sus hábitos. Y en el país, esa interacción con la sociedad civil ha sido muy exitosa: miles de personas han apagado la luz y a través de las redes sociales se han unido a la campaña. En 2013, por ejemplo, alrededor de 100.000 personas se unieron a la 'Hora del Planeta' en redes sociales. En ese sentido, creo que la campaña ha sido muy positiva.

En otros países, la Hora del Planeta ha logrado motivar cambios trascendentales. En Argentina se creó el área marina protegida más grande de ese país, en Rusia se redactó una ley para proteger los océanos. ¿Por qué cree que en Colombia no ha motivado algo similar?

La Hora del Planeta pone el cambio climático y al medio ambiente en la agenda y también ha servido como una plataforma para impulsar proyectos de conservación con logros específicos como los resaltados en Argentina o Rusia. En Colombia, hemos utilizado la plataforma de la Hora del Planeta también para generar acciones concretas como la siembra de 30.000 árboles o el intercambio de 25.000 anzuelos con pescadores del Pacifico, para reducir los impactos de captura incidental y mortalidad de tortugas marinas.

Este año ya no se les pedirá a los ciudadanos, únicamente, apagar la luz durante una hora, sino participar en una maratón experiencial de cambio climático. ¿En qué consiste?

El llamado principal de la campaña sigue siendo apagar la luz como acto simbólico. Sin embargo, este año le sumamos un par actividades a la campaña. Por una parte, estamos invitando a las personas a la primera Maratón Experiencial de cambio climático. La idea es convocar hasta 1.100 participantes para que durante una hora hagan un circuito dirigido de ejercicios mientras se enfrentan a cambios de clima extremos (calor, frío, viento y lluvia) y reciban mensajes sobre cambio climático. A esas personas les daremos un podómetro que medirá las calorías que quemen en el ejercicio. Esa energía la donarán, simbólicamente, al planeta. La Maratón será este sábado 28 de marzo, de 8:30 a 9:30 de la noche, en el centro comercial Gran Estación en Bogotá. También tendremos actividades similares en Jardín Plaza, en Cali, y en Unicentro, de Medellín. A quienes no viven en Bogotá los invitamos a unirse a la maratón digital, que incluye una serie de obstáculos web que van desde cambiar su foto en redes sociales, difundir consejos sobre cómo reducir su impacto ambiental, hasta donar para proyectos de conservación.

Mitigar las consecuencias del cambio climático y enfrentar el fenómeno se ha vuelto un pulso entre científicos (que advierten y dan alertas) y delegados oficiales (que tratan de concretar un acuerdo que deje contentos a sectores económicos y políticos en sus países). ¿No cree que se ha olvidado y ha faltado tener en cuenta la voz de la ciudadanía?

Para hacerle frente al calentamiento global se necesita de todos los sectores: gobiernos, empresas y la sociedad civil. En el proceso multilateral deben participar todos los países del mundo y los sectores de la sociedad para que sienten las bases globales para hacerle frente al cambio climático. Pero las negociaciones internacionales son tan solo un frente de lucha, no el único. Y claro, tienen la debilidad de que su efectividad depende de la voluntad política y no de la ciencia. Por esa razón, es fundamental la voz de la ciudadanía. Es evidente que el movimiento climático es cada vez más robusto y relevante. Hace veinte años hubiera sido una locura imaginar que 400,000 personas saldrían a marchar en la ciudad de Nueva York a pedirle a sus gobiernos acciones contundentes contra el calentamiento global. Hoy, la sociedad civil ya no es pasiva, se está empoderando y está próxima a volverse esa voz poderosa que se necesita para enfrentar este desafío.

¿Cuál cree que debe ser el papel que debe cumplir el ciudadano del común frente al potencial acuerdo en París?

Primero, los ciudadanos deben informarse sobre el nuevo acuerdo global sobre cambio climático que se está negociando y que será adoptado en París al final del año. Solo de esta forma podrán saber lo que esto significa para el mundo entero y para las futuras generaciones. Ahí juegan un rol fundamental los medios de comunicación, quienes pueden desglosar toda esta información técnica y comunicarla a la sociedad civil, los tomadores de decisiones locales y los sectores productivos y empresariales. Luego, los ciudadanos deben participar en los procesos que esté desarrollando el Gobierno Nacional.  Por ejemplo, este año el gobierno debe anunciar sus contribuciones nacionales para el nuevo acuerdo del clima. Es decir, qué tantas emisiones puede reducir y de qué forma lo va a hacer, cuáles son sus planes de adaptación y qué tantos recursos dispone para llevarlos a cabo. Antes de que el gobierno le anuncie sus contribuciones al mundo entero, debe socializar su propuesta con la sociedad civil, los sectores económicos, la academia, las ONG, entre otros.

Es necesario y urgente que todos los países se comprometan a tomar acciones para detener el calentamiento de la Tierra y limitar el aumento de la temperatura promedio del planeta a 2 grados. ¿Cuál debe ser el papel de Colombia, cuál es la ruta que debemos seguir en su opinión?

Colombia es un país que, a simple vista, tiene un nivel muy bajo de emisiones, 0,37 por ciento del porcentaje total global. Sin embargo, esa cifra no tiene en cuenta las millones de toneladas de emisiones que el país exporta con uno de sus principales productos nacionales: el carbón. Este combustible fósil genera el 40 por ciento de la electricidad a nivel global y es responsable del 70 por ciento de las emisiones del sector energético. Colombia tiene que innovar la estructura económica hacia un desarrollo bajo en carbono, iniciar la transición de la dependencia de combustibles como la base de la economía. Es importante analizar cuál es la huella del carbono del país, teniendo en cuenta no sólo las emisiones que se generan, sino las que se exportan. De esa forma podremos orientar el modelo de desarrollo hacia un crecimiento verde. Hay un gran avance en el Plan Nacional de Desarrollo que incluye la estrategia de Crecimiento Verde como uno de sus ejes transversales. Sin embargo, este sigue priorizando y destinando gran parte del presupuesto en sectores como el minero, en lugar de invertir en sectores como el de energías renovables.

Se ha explicado que para mantener el aumento promedio de la temperatura en no más de 2 grados, se necesitaría dejar de utilizar combustibles fósiles para generar energía. ¿No estamos soñando al pensar que esto será posible?

Para que no superemos el límite de calentamiento de 2 grados por encima de la temperatura preindustrial, las emisiones deben llegar a su pico durante esta década y disminuir rápidamente. Esto significa que tenemos que empezar una transición energética seria de combustibles fósiles a energías renovables. Esto no ocurrirá de la noche a la mañana, pero si se implementan las políticas públicas necesarias, es factible técnica y económicamente encaminarnos a un camino 100 por ciento renovable para 2050. El Informe de la Nueva Economía Climática, en que participó Colombia, muestra que es factible, pero requiere cambios estructurales en la economía.

¿Usted considera que Colombia va a lograr, a corto plazo, una economía baja en carbono, como se ha propuesto?

No, si seguimos como vamos. Hay avances interesantes, como la Estrategia de Desarrollo de Bajo Carbono y el eje de Crecimiento Verde, del Plan Nacional de Desarrollo, pero si seguimos siendo una economía tan dependiente de los combustibles fósiles y no ordenamos los territorios para reducir la conversión y degradación de ecosistemas naturales, como resultado de las actividades productivas, difícilmente lograremos ser una economía baja en carbono.

¿Y cree en la Deforestación Cero en la Amazonía en 2020, si ni siquiera hemos podido diseñar una estrategia de control y de vigilancia para parques esenciales como Chiribiquete?

La apuesta de deforestación cero en la Amazonia en 2020, plantea un compromiso del Gobierno Nacional para un modelo de desarrollo acorde a las condiciones de la región que busca generar procesos de gobernanza y de desarrollo rural sostenible, en las zonas donde se presentan mayores niveles de deforestación. Las estrategias tienen que estar diseñadas no sólo para hacer conservación, sino buscar alternativas de medios de vida a las comunidades asentadas en estas zonas y que se construyan de acuerdo a las necesidades y características de cada región. El proyecto Visión Amazonia es un primer paso que el país está dando para enfrentar la deforestación. Si bien es cierto que este tiene muchos retos por delante como mejores sistemas de control y vigilancia, monitoreo y verificación, y fortalecimiento de instituciones, será vital el compromiso de la gente, de la sociedad y de los sectores productivos.

Colombia habla mucho en el exterior de su interés por mitigar y adaptarse al cambio climático. Habla de deforestación cero, de economía baja en carbono, se muestra como una víctima de este fenómeno ante los líderes del mundo, pero internamente el Gobierno no hace sino promover la minería, agilizar los procesos para entregar licencias, no parece preocupado ni siquiera por blindar sus páramos definitivamente, habla disimuladamente de fracking (como preparándonos para su implementación). ¿Cómo interpreta esta hipocresía oficial? ¿Un modelo de desarrollo basado en esta doble postura es viable?

Colombia es y ha sido un líder en su política pública ambiental y en las negociones internacionales. No obstante, existen grande retos a nivel nacional en lograr que el tema ambiental sea efectivamente incorporado por parte de los sectores. Hay un oportunidades frente al Plan Nacional de Desarrollo en el marco de la estrategia de crecimiento verde y es necesario que los sectores establezcan metas concretas que contribuyan a un económica baja en carbono y resiliente frente al cambio climático. Colombia debe cambiar su modelo de desarrollo que es altamente dependiente en la extracción de los recursos naturales no-renovables y para esto requiere un compromiso no solo del sector ambiental sino de todos los sectores.

Si usted tuviera la posibilidad de tomar una decisión para afinar la estrategia que el país ha diseñado frente al cambio climático, cuál tomaría, o qué cambiaría?

Creo que falta apostarle mucho mas hacia la gobernanza forestal, el manejo sostenible de los bosques y la valoración de estos recursos. El nivel de ilegalidad es muy alto, calculado hasta un 70 por ciento por algunos especialistas. Los bosques naturales abastecen aproximadamente 80 por ciento de la madera aprovechada y comercializada. Sin embargo, los beneficios que reciben las comunidades y habitantes de los bosques no supera 5 a 10 por ciento del precio final. Hay que fortalecer su manejo sostenible, y las cadenas productivas con el fin de mantener los bosques en pie y brindar una vida digna a las comunidades. Por otro lado, los bosques, las áreas protegidas y paisajes productivos que integra los ecosistemas naturales deben ser la base de las estrategias para la adaptación al cambio climático. La infraestructura verde es una oportunidad para reducir los riesgos climáticos.

JAVIER SILVA HERRERA
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.