Millonaria obra en Soacha se adjudicó con falsos empleados

Millonaria obra en Soacha se adjudicó con falsos empleados

Empresa que ganó licitación habría sustentado experiencia con ingenieros que no trabajan para ella.

notitle
25 de marzo 2015 , 07:11 p.m.

Una de las firmas del Consorcio CB 2014, ganador de la millonaria licitación para la nueva sede del hospital Mario Gaitán Yanguas, en Soacha, habría presentado como parte de su equipo a profesionales de ingeniería y arquitectura que no tienen ninguna relación laboral con la empresa.

Así lo denunció el ingeniero Leslie José Quintero Picón ante la Personería y la Procuraduría, al ver que en la presentación de la propuesta la empresa Construcciones Benavides Ltda., que tiene 20 por ciento de la participación del consorcio, utilizó su nombre, cédula y matrícula profesional en un documento anexo adjunto en el Portal Único de Contratación (Secop).

En el archivo aseguran que desde marzo del año pasado él mantiene un contrato a término indefinido con ellos. “En el 2014, yo trabajaba en Manizales. Nunca he trabajado para Benavides, solo envié mi hoja de vida para otra convocatoria de ellos, pero jamás he firmado un contrato, ni tampoco para usarlo en licitaciones”, le aseguró a este medio el ingeniero.

Según documentos que conoció EL TIEMPO, Quintero trabajó para la constructora Abril, en Bogotá, a comienzos del año pasado y firmó un contrato por prestación de servicios con el ingeniero Gustavo Adolfo Torres, de Manizales, para trabajar como director de obra en la construcción de la seccional del Instituto de Medicina Legal en Caldas. El contrato tiene fecha del 5 de agosto y, según él, terminó en diciembre, cuando regresó a la capital para continuar con los estudios de su maestría.

Estas son sus pruebas para demostrar que no estuvo ni está vinculado con la firma Benavides. Quintero cuenta con experiencia en la construcción de hospitales y centros de salud, perfil que requería la firma para cumplir con los pliegos de la polémica licitación, criticada por otras firmas interesadas en participar, pero que no lo hicieron por las específicas exigencias de los prepliegos, como denunció este medio en enero.

La nueva infraestructura para el Gaitán Yanguas es –como reconoció la misma administración local– la obra más importante y necesaria por la crisis de salud que enfrenta el municipio, por lo que llamó la atención entre las otras empresas que para la adjudicación del contrato, de 47.738 millones de pesos, solo se hubiera presentado como proponente el consorcio CB, que solo se mantuviera abierta durante cinco días hábiles (entre el 15 y el 22 de diciembre del 2014) y que fuera adjudicada el 31 de diciembre, en medio de las fiestas de fin de año.

El caso de este ingeniero no sería el único. En el anexo de “relación de los profesionales vinculados mediante una relación laboral y contractual” figuran 14 profesionales con un contrato laboral de vigencia indefinida. Sin embargo, como le reconoció a este diario el área de recursos humanos de Construcciones Benavides, en el momento solo tres de esas personas se encuentran trabajando con ellos, cuatro trabajaron en épocas pasadas con la empresa y siete están en la misma situación de Quintero. Fernando Uscátegui, encargado de la licitación del hospital en Benavides, aseguró que Quintero entregó su hoja de vida a la base de datos de la empresa para aspirar a un cargo en otro contrato y que quedó inscrito en la lista de posibles seleccionados cuando la compañía se presentara a licitaciones. Pero Quintero insiste en que en ningún momento autorizó que se utilizara su hoja de vida para tales fines, y menos en una licitación que desconoce.

“Se les fue el nombre mal en el listado, pero, igual, vamos a contactarlo, a pedirle sus respectivas disculpas”, aseguró Uscátegui, quien insistió en que el personal de recursos humanos se equivocó al pasar la información de posibles empleados para las licitaciones y de quienes realmente sí hacen parte de la empresa.

La Personería de Soacha reconoció que recibió el derecho de petición del ciudadano, pero agregó que como hoy está en curso una investigación contra esa misma licitación por las denuncias que ya se han hecho, no se podrán entregar documentos de la misma, porque hoy se mantienen en reserva.

De otro lado, la Alcaldía de Soacha, a través de la oficina asesora jurídica del municipio, informó que al revisar “la oferta presentada se evidencia que la firma Benavides no presentó contrato que vincule al ingeniero con un contrato”, porque este documento no era requerido en el proceso de selección.

Expertos en contratación pública consultados por EL TIEMPO aseguraron que estas acciones podrían implicar consecuencias penales para la firma e incluso justificar que la administración local de Soacha dé por terminado el contrato con este consorcio.

BOGOTÁ
laubet@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.