Bogotana en avión accidentado, ejemplo de profesionalismo y gentileza

Bogotana en avión accidentado, ejemplo de profesionalismo y gentileza

María del Pilar Tejada abordó el vuelo que cayó este martes en los Alpes franceses.

notitle
24 de marzo 2015 , 06:03 p. m.

El doctorado en Investigación para el Desarrollo que actualmente cursaba la bogotana María del Pilar Tejada Ocampo, de 33 años, en la Universidad de Bonn (Alemania), era solo un peldaño más en su ya exitosa y prometedora carrera profesional que sumaba a su grado de economista de la Universidad Nacional, su maestría en Regulación de la Universidad de Los Andes y sus becas de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón (Jica) y de la Fundación Carolina, de España.

María del Pilar, además, tenía experiencia de varios años en desarrollo territorial y en el sector de agua potable y saneamiento básico. (Lea además: Luis Eduardo Medrano Aragón, la otra víctima colombiana)

Mientras ella vivía en Alemania, su esposo, Carlos Andrés Suárez, cursaba otro doctorado en Barcelona (España). A él le salió primero su doctorado y luego ella fue tras él a Europa, según contó a EL TIEMPO una amiga cercana.

Por desgracia, esos sueños se vieron truncados tras el accidente en los Alpes del A320, de la compañía alemana de bajo costo Germanwings, que cubría la ruta Barcelona-Dusseldorf, en donde María del Pilar regresaba de celebrarle el cumpleaños a su esposo.

Esa pasión por los viajes es una de las cosas que más recuerdan de ella sus amigos y compañeros del Departamento Nacional de Planeación, entidad estatal donde se conocieron y de donde ella y su esposo salieron el año pasado, después de contraer matrimonio.

“Ella era una persona increíble, que siempre estaba feliz, nunca se ponía de mal genio, supernoble, muy pila, era un ser maravilloso”, recuerda con nostalgia una de sus más cercanas amigas, quien mantenía contacto con ella a través de las redes sociales. (Lea también: Ellos se encontraron con el mismo destino: el vuelo fatal 4U 9525)

Ella la conoció cuando María del Pilar se desempeñaba como contratista de la Subdirección de Agua en esa entidad pública.

También recuerda de ella el liderazgo, la tenacidad y el empeño que les ponía a todas las actividades en las que se involucraba. “Por algo era la capitana del equipo de fútbol femenino del piso 6 del torneo interno que realiza el Departamento de Planeación una o dos veces al año”, agregó.

“Nos programaba para todo. Tanto para entrenar con el equipo antes de los torneos como para las fiestas que organizaba en el apartamento donde vivía con su esposo, en el norte de Bogotá”.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.