Secciones
Síguenos en:
¿Por qué cada vez la gente prefiere ir a centros comerciales?

¿Por qué cada vez la gente prefiere ir a centros comerciales?

Variedad y seguridad esas son las principales razones para que las personas los prefieran.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de marzo 2015 , 10:58 a. m.

 La posibilidad de tener todo en un mismo lugar, compras, pago de servicios, restaurantes y diversión, hace que estos complejos estén cada vez más en la predilección de los usuarios, tanto que las personas pueden perfectamente ir a pasar una tarde o un día completo en ellos.

A esto se suma, asegura María Carolina Parra Núñez, quien tiene un negocio en el centro comercial Salitre Plaza, de Bogotá, a que cada vez más la oferta de servicios se extiende, por ejemplo, a entidades gubernamentales. Aprovechando el número de personas que estas estructuras reúnen, abren las puertas para que el ciudadano pueda efectuar allí trámites.

Patricia Urrea, gerente del centro comercial Salitre Plaza, ubicado en Bogotá, coincide con Parra y atribuye el éxito de los complejos a la comodidad para el usuario.

“Los centros comerciales ofrecemos una variada oferta en un solo lugar, seguridad para los compradores y sus vehículos, comodidad, entretenimiento y un lugar de encuentro con amigos y familia –apunta Urrea–. Tenemos un plan completo que va desde un sitio para hacer mercado, entrar al cine, comprar y divertirse, hasta para encontrarse con amigos y disfrutar en familia, sin gastar mucho tiempo en desplazamientos y trancones”.

La seguridad es otro factor beneficioso para el usuario que resaltan los comerciantes con negocios en los complejos comerciales, fue la que precisamente ha hecho que el número de estos lugares hayan crecido.

“Lamentablemente algunas condiciones de seguridad en las calles colombianas no son las mejores: hay robos, atracos y fleteos, que, estando en un centro comercial, de alguna forma se evitan. Así, por ejemplo, una persona puede retirar en ellos dinero, ya sea en un banco o cajero automático, y hacer sus compras o traslados con tranquilidad”, afirma Parra.
Para Guillermo Botero Nieto, presidente de Fenalco, la seguridad de los centros comerciales es clave para satisfacer al cliente.

“Los centros comerciales son considerados entornos seguros para la compra, diversión y esparcimiento, esto es un factor clave y un tema en que los centros comerciales no escatiman gastos al momento de contratar los mejores servicios y asesoría integral en seguridad, que permitan mitigar los riesgos derivados de la actividad misma”, afirma Botero.

A esto se suma, apuntan voceros de Fenalco, que comprar en almacenes ubicados en estos complejos y en negocios reconocidos formalmente –que también están por fuera de los centros comerciales– debe dar garantía al consumidor de la calidad de los productos y de que, eventualmente, tiene dónde reclamar.

La nueva función de los centros comerciales

El sociólogo Alfredo Enrique Herrera Martínez afirma que debido a las dinámicas de las ciudades, los centros comerciales se han convertido en los nuevos “centros de los pueblos”.

“Hoy los centros comerciales –donde los colombianos hacen el 20 por ciento de sus compras– cumplen ese papel que solo hasta hace unas pocas décadas tenían los sectores céntricos de las municipalidades, que reunían a todas las familias debido a sus ofertas de bienes y eran clave en la interrelación social. Las personas van allá a comer, tomar un helado, hacer negocios, de compras, etc.”, señala Herrera.

En efecto, un estudio de la consultora Mall & Retail, que asesora a centros comerciales en todas las fases del negocio, estableció que estas construcciones se han convertido en parte central de la vida de las personas.

La información da cuenta que de los 550 mil visitantes que, en promedio, tienen los centros comerciales del país, 19 por ciento va a pasar el tiempo (‘vitrinear’); 18,8 por ciento a comprar víveres y artículos de ese renglón; 17,6 a adquirir ropa y calzado, y 16,6 a restaurantes.

“Es que en los centros comerciales uno tiene todo cerca y así en el sector haya almacenes en las calles, uno prefiere ir a los primeros”, asegura Omaira Raigoza Tabares, habitante de Ciudad Salitre, en Bogotá.

Esta afirmación es apoyada por Patricia Urrea, quien asegura que un buen porcentaje de los clientes del centro comercial que gerencia, Salitre Plaza, en Bogotá, está conformado por los empleados que laboran en las oficinas del sector de la avenida El Dorado y por los habitantes del sector, precisamente llamado Ciudad Salitre.

Tanta es la acogida de las compras en estos complejos, que los desarrolladores de proyectos están incursionando en los llamados centros comerciales de conveniencia, que apuntan a ser una solución comercial a las necesidades inmediatas y cotidianas de las localidades o barrios.

Se trata de un nuevo formato de centros comerciales, pues más pequeños y buscan que los habitantes de un sector no tengan que hacer grandes desplazamientos para satisfacer necesidades. Es decir, que no deben trasladarse a las grandes estructuras.

Luis Mauricio Chávez Cetina, experto en planeación y urbanismo, dice que lo que se busca es que las comunidades tengan la experiencia de un centro comercial en sus sectores y sean un punto de encuentro familiar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.