Secciones
Síguenos en:
Insultos y agresiones se toman conjuntos cerrados

Insultos y agresiones se toman conjuntos cerrados

El año pasado se presentaron 1.428 contravenciones en grandes conjuntos de edificios.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de marzo 2015 , 10:05 p. m.

En lugar de dialogar, los vecinos prefieren amenazarse, irse a los gritos o a los golpes para resolver sus problemas de convivencia.

Según el Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (CEACSC), el año pasado se presentaron 1.428 contravenciones en grandes conjuntos de edificios y el 37 por ciento (532 casos) de ellos fueron amenazas, insultos o agresiones físicas.

Lo preocupante no es que esa sea la vía más usada para dirimir conflictos, sino que, con respecto a las registradas durante el 2013, hubo un incremento del 41 por ciento de los casos.

El informe señala que el ruido excesivo representó el 33 por ciento de las denuncias, con 464 casos, para un incremento del 86 por ciento. El escenario perfecto para comenzar una riña.

Les siguen las basuras con 303 casos (21 por ciento), el mal uso de las zonas comunes (5 por ciento) y los ruidos y malos olores de mascotas (4 por ciento).

Los casos se concentraron en las localidades más pobladas: Kennedy, Engativá y Suba, mientras que en la Candelaria y Chapinero donde la construcción de propiedad horizontal está más consolidada fue donde hubo menos reportes.

En una ciudad de ocho millones de habitantes parece poco. Rubén Darío Ramírez, director del CEACSC, reconoció que son solo denuncias a la Policía y que “el subregistro es alto, pues la gente solo denuncia si está desesperada o las agresiones son reiterativas”.

“Es poco probable que alguien que llama a la línea 123 para quejarse de su vecino vaya al día siguiente a la Policía, pues el trámite es engorroso”, dijo.

¿Qué pasa con la tolerancia? Para Ramírez, “muchos de los que se trastean a conjuntos multifamiliares ocupaban viviendas unipersonales. No están acostumbradas a vivir en comunidad”, dijo el funcionario.

Convivencia y paz

El experto en cultura ciudadana de Corpovisionarios, Henry Murraín, dice que este es un tema clave, pues “cada vez más, la gente vive en conjuntos y edificios y ahí la convivencia será más tensa. Esto dice que la paz en Colombia no es algo que llegue con los diálogos en la Habana sino que es más complejo”.

Murraín hace un diagnóstico preocupante: Según él, la mayoría de la violencia en el país es urbana y el 40 por ciento se da entre familiares y conocidos. “La violencia no es solo de grupos al margen de la ley, sino una manera de ‘resolver’ problemas en sociedad: se educa a golpes”.

No obstante, advirtió que no es un problema solo de estratos bajos. “Es transversal a toda la sociedad”. Basta con recordar lo que sucedió con David Manotas, en estrato 5, donde terminó matando a un vecino que se quejó por el ruido.

No obstante, Hugo Acero, analista en temas de seguridad advirtió sobre la ausencia de pedagogía en proyectos de vivienda para personas vulnerables de la Nación y el Distrito.

“Llevar a un mismo sitio a víctimas del conflicto exige cuidado. No se trata de no llevarlos a vivir juntos, sino de preparar a las familias para vivir en convivencia, en comunidad y en propiedad horizontal”, explicó.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.