El atentado en Túnez que enluta a una familia colombiana

El atentado en Túnez que enluta a una familia colombiana

Entre las 23 personas asesinadas estaban dos colombianos que disfrutaban de un crucero.

notitle
18 de marzo 2015 , 09:24 p.m.

Con un impecable traje oscuro, camisa blanca y corbata verde, Javier Arturo Camelo, de 29 años, recibió el pasado 13 de marzo su MBA del IE Business School en España.

Su padre, el general retirado José Arturo Camelo, y su madre, Miriam Martínez, como era tradición en los momentos importantes, lo acompañaron en la ceremonia. La había anunciado en su perfil de Facebook –porque iba a transmitirse en vivo– e invitaba a sus amigos a acompañarlo.

Adjuntaba el horario de Madrid, la ciudad donde recibía su título; el de Londres (Inglaterra), donde vivía y trabajaba; el de Bogotá, donde se crió y estudió, y el de Sídney (Australia), donde había hecho un máster en Sistemas de Información de Negocios.

Tras la celebración por su logro, que lo llenaba de orgullo, tenía planeado tomar unas vacaciones con su familia, por lo que se embarcaron en un crucero por el Mediterráneo, a bordo del MSC Splendida. Pararon en Génova (Italia) y el martes pasaron por Palermo.

Este miércoles habían llegado a Túnez (norte de África), y decidieron visitar el Museo del Bardo, uno de los más famosos de la capital.

Ahí, justo en ese momento, se desató el tiroteo cuando un grupo de terroristas uniformados intentó entrar al Parlamento. Como no lo lograron, dispararon contra los buses de turistas que descendían para ingresar al museo y tomaron rehenes.

En el cruce de disparos, Javier, junto con su madre, Miriam Martínez, perdieron la vida. Su padre, José Arturo, salió milagrosamente ileso.

Al menos 19 personas murieron este miércoles en Túnez por el ataque de hombres armados. Foto: EFE.

Vida militar

Miriam Martínez de Camelo fue teniente del Ejército, donde estuvo cuatro años, y actualmente se desempeñaba como odontóloga de Sanidad Militar, en la especialidad de odontopediatría.

Javier, hijo mayor de la familia Camelo Martínez, trabajaba como analista de negocios para American Express, en el Reino Unido.

Graduado de Finanzas y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, continuó su formación en Australia y España, donde cursó maestrías. Quienes lo conocieron señalan que desde el colegio fue un destacado estudiante, a quien le apasionaba viajar.

Javier Camelo Martínez y Myriam Martínez.     Foto: Archivo particular

Desde hace cinco años, el general (r.) Camelo Piñeros, exdirector ejecutivo de la Justicia Penal Militar, se desempeña como decano de la Facultad de Derecho de la Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova. Además, es consejero, desde el 2007, de la Asociación Internacional de Justicias Militares.

La condena internacional fue unánime. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó en “los más duros términos” el ataque. Además expresó su pésame a las víctimas por este “deplorable acto” y también su solidaridad con las autoridades y el pueblo de Túnez.

El Gobierno de EE. UU. también expresó su solidaridad. El secretario de Estado, John Kerry, condenó de la manera “más contundente posible el atroz ataque”.

Por otro lado, el jefe de la diplomacia estadounidense aplaudió la “rápida respuesta” de las autoridades ante el atentado, que calificó de “violencia gratuita”, y “sus esfuerzos para resolver la toma de rehenes y restaurar la calma”. Kerry indicó que sigue del lado del pueblo tunecino.

Al momento del ataque debatían la ley antiterrorista en el parlamento

Cuando los guardias del parlamento de Túnez se dieron cuenta de que las armas que portaban tres hombres que pretendían entrar este miércoles uniformados al recinto no eran las reglamentarias y los interceptaron, se desató un tiroteo que terminó sumiendo en la tragedia a varios países –entre ellos Colombia– que condenaron lo que muchos calificaron como un atroz y cobarde acto de terrorismo.

Los atacantes, cuya identidad o filiación a algún grupo se desconocía hasta este miércoles en la noche, empezaron a disparar entonces contra los buses de los que bajaban los turistas que se aprestaban a visitar el contiguo museo del Bardo, muchos de ellos provenientes de un crucero por el Mediterráneo.

Al final de la tarde, en el cruce de disparos, murieron 19 personas, entre ellas 17 turistas extranjeros (4 italianos, 1 francés, 2 colombianos, 5 japoneses, 1 polaco, 1 australiano y 2 españoles, y queda otra víctima sin identificar) y dos tunecinos (un policía y un conductor de autobús), además de dos terroristas que participaron en el atentado.

“Comenzaron a disparar contra los turistas cuando se bajaban de los autobuses (...) No podía ver nada excepto sangre y muertos”, dijo el conductor de uno de los vehículos. Decenas de visitantes huyeron hacia el interior del museo y los milicianos tomaron rehenes en el edificio.

Una empleada del museo, visiblemente asustada, dijo haber oído “intensos disparos” hacia el mediodía. “Mis colegas gritaron: “¡Huye, huye, hay disparos!”, declaró Dhouha Belhaj Alaya. “Nos escapamos por la puerta de atrás con colegas y turistas”, agregó.

La diputada Sayida Ounissi contó que cuando se oyeron los disparos desde el parlamento, “en plena audición de las fuerzas armadas sobre la ley antiterrorista”, con la presencia, entre otros, del ministro de Justicia, jueces y varios mandos militares, cundió un “pánico” que calificó de “enorme”. Muchos de los diputados entonaron en medio de los disparos el himno nacional, se informó.

Las fuerzas de seguridad ingresaron al antiguo palacio, hoy museo, unas dos horas después. Mataron a dos milicianos y liberaron a otros turistas que habían sido tomados como rehenes, dijo un portavoz del Gobierno. En un discurso, el primer ministro Essid dijo: “Todos los tunecinos debemos unirnos detrás de este ataque que pretendía destruir la economía tunecina”.

El ataque contra un blanco de tan alto perfil es un golpe para el pequeño país norafricano, que depende en gran parte del turismo y había evitado casi por completo la violencia militante desde el levantamiento del 2011 para derrocar al autócrata Zine El-Abidine Ben Ali.

Aquel levantamiento de Túnez inspiró las revueltas de la ‘Primavera Árabe’ en Libia, Egipto, Siria y Yemen. La adopción de una nueva Constitución y unas elecciones mayoritariamente pacíficas ganaron elogios y fueron un marcado contraste del caos que ha azotado a los otros países.

Ebullición yihadista tras la ‘Primavera’

Desde la ‘Primavera Árabe’ varios grupos islamistas han surgido en Túnez, en particular en las áreas de frontera con Argelia, y se tienen datos de que unos 3.000 tunecinos se han unido a combatientes en Irak y Siria como parte del grupo Estado Islámico.

El pasado martes, un líder de la organización salafista Ansar al Sharia difundió un video en el que afirmaba que “algunos acontecimientos sucederían en estos días”, por lo que se cree que este grupo podría tener responsabilidad.

Túnez combate desde hace semanas a grupos terroristas de la región de Kasserin, una zona montañosa donde se atrincheran radicales provenientes de todos los países del Sahel, vinculados con la Organización Al Qaeda en el Magreb, Ansar al Saharia y el propio Estado Islámico.

No es la primera vez que turistas colombianos pierden la vida en países árabes. El precedente más reciente se dio en Luxor (Egipto) cuando milicianos del grupo Al-Gama’a al-Islamiyya, atacaron el 17 de noviembre de 1997 en cercanías del sitio arqueológico y provocaron la muerte de 72 personas, entre ellas una pareja de esposos colombianos.

Santos se solidariza con familiares de las víctimas

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, a través de su cuenta de Twitter, manifestó: “Lamentamos la muerte de dos colombianos en Túnez y ofrecemos condolencias a su familia. @CancilleriaCol está trabajando en su repatriación”.

Por su parte el Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, expresó sus más sentidas condolencias a los familiares y amigos de los dos colombianos que perdieron la vida en el atentado terrorista.

Además, aseguró que en las próximas horas funcionarios de la embajada de Colombia en Argelia, cuya sección consular tiene la circunscripción para Túnez, viajarán a dicho país para encargarse del proceso de repatriación de los cuerpos de las víctimas en coordinación con España.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.