El impacto en el bolsillo de los ciudadanos de tener avalúos al día

El impacto en el bolsillo de los ciudadanos de tener avalúos al día

Director de Catastro dice que irá a Normandía, por quejas del alza en los avalúos. Hablan vecinos.

notitle
18 de marzo 2015 , 07:53 p.m.

Los reclamos de los vecinos de Normandía por los altos costos del impuesto predial, con valores hasta de 7 millones de pesos en el sector residencial y de 20 millones en el comercial, abrió la discusión de hasta dónde la gente puede aguantar que el valor de sus casas refleje la realidad del mercado inmobiliario. (Lea: Conozca los pasos para que reevalúen su predial

El director de Catastro, Gustavo Marulanda, habló con EL TIEMPO sobre el tema, y advirtió que Bogotá no puede renunciar a tener actualizados sus avalúos, aunque reconoció que la ciudad debe identificar con más precisión la capacidad de pago de la gente.

¿Para qué sirve tener actualizado el catastro?

Al ciudadano le sirve para poder tener claro y transparente cuál es el valor mínimo de su inmueble. Antes no sabíamos eso al momento de vender. A la ciudad le ha permitido tener ingresos adicionales para asumir la carga fiscal. Y además permite saber cómo y para dónde crece la ciudad, cómo cambian los usos; es fundamental. Eso le da información a la gente de cómo moverse, y otros temas como dónde hay ofertas de servicios. (Además: ¿Por qué aumentó el impuesto predial en Bogotá?)

Mucha gente no está en capacidad de asumir el alza en el impuesto generada por el alza en el avalúo...

Hay que hacer el análisis puntual de qué es lo que pasa en términos tributarios y si la carga tributaria que tiene la ciudad la gente está en capacidad de asumirla. La reflexión es que lo hagamos y discutamos para que ciudadanos paguen lo que justamente tengan que hacer, pero no renunciando a la actualización catastral; que hagamos además análisis de capacidad de pago.

¿Por qué están creciendo tanto los avalúos?

El tema es que la demanda en los últimos años ha sido significativa. Hay mucha gente que está queriendo invertir en la ciudad. Hoy usted ve en la ciudad que cualquier proyecto inmobiliario que sale se vende relativamente rápido. Con un ingrediente, y es que ahora los ciudadanos aportan 40 y 50 por ciento del valor del inmueble de cuota inicial. Eso es beneficioso para la economía en general. Igual que la oferta. Se generan proyectos, pero como cada vez hay menos suelo en Bogotá, genera presión para subir. Y no sube solo en las partes donde se están desarrollando esos proyectos, sino que genera una dinámica expansiva al resto de la ciudad. Hoy tenemos más de 200.000 multipropietarios, gente que tiene más de un predio comprado, y lo usan como inversión. Una inversión segura y que da una renta.

¿Qué es lo que han encontrado en Normandía?

La tipología del sector es residencial en su mayoría, en casas de no propiedad horizontal, con lotes de más de 150 metros de terreno, con construcciones cercanas a los 250 o 280 metros cuadrados. Es lo general, aunque hay lotes y construcciones más grandes.

Hicimos un estudio de mercado y descubrimos que la gente está vendiendo predios y viviendas a 800 millones de pesos.
Además, hay unos corredores comerciales bien marcados, como en la 53, sobre la Boyacá, sobre la Rojas en el costado occidental, en la 52. Ahí las casas se han venido comportando como comercio, bien sea en oficinas o como comercio puntual.

¿A qué se debe que esta zona esté valorizada de esa manera, entre 600 millones y 800 millones de pesos?

Primero, es una zona ubicada estratégicamente, con avenidas muy importantes como la 26 y la Boyacá, y otra salida interesante que es la 53. Tiene en su entorno el aeropuerto, el parque Simón Bolívar y un desarrollo inmobiliario sobre la calle 26 que la impacta. Segundo, en esta escasez de suelo no se encuentran terrenos de estas dimensiones, y eso hace que este tipo de predios se valorice significativamente.

Bogotá es una ciudad de clase media y media baja, y la gente no tiene ingresos para pagar un impuesto sobre valores tan altos...

Es una reflexión importante que hay que dar en el Concejo y como política pública. Verificar todos los temas de capacidad de pago. Los estudios que ha hecho Planeación demuestran en términos generales que sí existe la capacidad de pago de la ciudadanía para ese tipo de tributos.

Solo recibimos una pensión de $ 600.000’: Carlos Arévalo

“Soy residente del sector hace 8 años. Mi casa mide 115 metros cuadrados. Creo que como ciudadano tengo derecho a reclamar, porque lo que están haciendo es un abuso. Debieron explicarnos el porqué subió de esa forma el impuesto, cuando a muchas casas no se les ha cambiado ni un solo ladrillo; el avalúo que hicieron fue exagerado porque la mayoría de personas que sí remodelaron y construyeron locales ya vendieron y se fueron. Pero muchos de nosotros solo recibimos del Estado una pensión de 600.000 pesos, para servicios, vestirnos y sobrevivir”.

‘Creen que puedo pagar porque soy estrato 4’: Jaime Ramírez Rodríguez

“Lo que quieren hacer es presionarnos y aburrirnos para que vendamos nuestras casas, y ellos puedan construir edificios, como lo están haciendo por toda Bogotá. Vivo hace ocho años aquí, soy pensionado del Seguro Social y solo me llegan 900.000 pesos. Tengo que responder por esposa y dos nietas; mi casa es de dos pisos y desde que la compré no la he remodelado. La única opción que tengo es venderla.

Creen que porque somos estrato 4 podemos pagar toda esa cantidad de dinero; este año, el impuesto me subió $ 800 mil. Con mi señora pensamos en irnos a un barrio estrato 2, en arriendo”.

Venderé porque no puedo pagar más’: Álvaro Moreno Caicedo

“Mi casa mide 12 metros de frente por 25 de fondo y es de dos pisos; hace 50 años la construí con el esfuerzo de mi trabajo. Cuando yo la compré, esto era un solo tierrero, pasto y ganado, y la gente pensaba que como pasaban tantos aviones sus casitas se iban a caer. Por eso empezaron a vender y compré mi lote en el año 1970 por
$ 20.000.

Trabajé toda la vida en el Distrito y lo único que quería era descansar cuando me pensionaran, pero como van las cosas no se va a poder. Voy a vender mi casa porque si este año el impuesto me llegó por $ 3.200.000, entonces no me imagino por cuánto me llegará el otro, y como todo ser humano respondo por servicios y alimentación”.

‘Este año me toca pagar 1 millón más’: Blanca C. Pardo de Sierra

“Nos clavaron porque el impuesto llegó muy alto. Antes del 10 de abril tengo que pagar
2’522.000 pesos y el año pasado cancelamos 1’500.000. Hoy no tengo el dinero para pagar. Soy una de las fundadoras del barrio Normandía (Engativá), hace 45 años; mi papá compró un lote, porque en esta zona solo había potreros, y él con su trabajo y esfuerzo construyó la casa donde vivo. Según el recibo, mi vivienda de dos pisos está costando cerca de 600 millones de pesos, pero la única modificación que se le ha hecho es ponerle reja al antejardín. Además, hay mucha inseguridad: hace como tres meses tumbaron la puerta y me robaron todo”.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.