Editorial: El Día E

Editorial: El Día E

Se tiene más claro que desde los buenos colegios es donde empieza a transformarse una sociedad.

18 de marzo 2015 , 07:41 p.m.

Cada quien tiene su propio concepto de cómo habría que sacar adelante a la rezagada educación colombiana. Pero a la gran mayoría de los expertos en la materia, que como buenos expertos suelen encontrarles algún pero a los avances, les ha parecido una buena idea el nuevo Índice Sintético de Calidad Educativa (Isce) que el Ministerio de Educación presentó al país la semana pasada. La propuesta es calificar, en una escala de 1 a 10 –e incorporando a la evaluación los resultados de las célebres Pruebas Saber–, cómo se encuentran los colegios colombianos en cuanto a su ambiente, su progreso en relación con el año anterior, su desempeño en los exámenes anuales y su eficiencia para conseguir que los estudiantes alcancen los logros propuestos. La iniciativa, inspirada en un exitoso modelo del estado brasileño de Minas Gerais, es que desde el 2016 reciba una serie de beneficios aquella institución que sea capaz de subir su Isce.

El próximo miércoles 25 de marzo se celebra, por iniciativa del Ministerio, el llamado Día E: un día para que los profesores, los trabajadores y los alumnos de todos los colegios del país reflexionen, a partir del Isce obtenido, sobre lo que ha estado sucediendo en los últimos tiempos en sus campus, y sobre los resultados que se han estado obteniendo en los exámenes que últimamente suelen caerle a la sociedad como un baldado de agua fría, pero sobre todo para que se comprometan con metas medibles, que el próximo año a la misma hora puedan ser nuevas razones para celebrar. El Día E, cuyo nombre nos recuerda que la verdadera batalla, la que nos sacará de la guerra, se da en la educación, es una señal de que cada vez se tiene más claro que es desde los buenos colegios donde empieza a transformarse una sociedad.

A la pregunta de cómo mejorar la educación si las escuelas no han resuelto problemas de primer orden, como el de la infraestructura, la combativa ministra Parody ha respondido que dentro de poco el Presidente lanzará un programa que buscará rescatar a tantas aulas de la precariedad en la que han estado sumidas. Ha insistido la Ministra en una idea que suele descartarse de plano en estos tiempos: que como la educación no puede reducirse a negocio ni a servicio al cliente, como no podemos seguir lavándonos las manos todos a la hora de darle bríos a la que se imparte en el país, y que pone en juego el futuro de los colombianos, resulta fundamental recobrar el compromiso con la formación de todas las partes involucradas –de los padres de familia, los profesores, los directivos, los estudiantes, los funcionarios competentes–, y ese es el sentido del Isce.

Todo parece indicar que los primeros resultados de la nueva medición les han servido de estímulo, y de reto, a los colegios del país. Se ha visto a las claras en qué departamentos se encuentran las instituciones más sólidas. Se ha confirmado, por ejemplo, el abismo que existe en Bogotá –en términos de calidad– entre los planteles del Distrito y las fundaciones privadas. Y ha habido protestas, claro, pues se trata de un cambio profundo en un campo que suele prestarse para arduos debates; y, además, hemos perdido la costumbre de pensar que un programa novedoso puede salir bien, pero en general ha quedado la sensación de que por fin es cierto que ha llegado el Día E.


EDITORIAL

editorial@eltiempo.com
@OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.