Secciones
Síguenos en:
'Sí estoy loca, pero por Colombia': se defiende Paloma Valencia

'Sí estoy loca, pero por Colombia': se defiende Paloma Valencia

La senadora uribista ratificó su propuesta de dividir el Cauca en dos: entre mestizos e indígenas.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de marzo 2015 , 01:11 p. m.

A Paloma Valencia, la joven senadora del Centro Democrático, la han tildado de loca en redes sociales. La comparan constantemente con la protagonista de la pieza publicitaria viral que en plena campaña presidencial sacó Óscar Iván Zuluaga, con esa mujer que arrojaba naranjas, iracunda, protestando contra el Gobierno.

Las críticas contra la abogada y filósofa, desde el año pasado congresista, arreciaron esta semana cuando decidió proponer que su departamento natal, el Cauca, fuera dividido en dos: “Uno indígena y otro para los mestizos”, según escribió en Twitter. Esto ante las disputas territoriales que han ocasionado decenas de enfrentamientos y bloqueos de vías. (Lea también: Un Cauca para mestizos y otro para indígenas, propone Paloma Valencia)

La propuesta, que han comparado los críticos con un apartheid criollo, fue cuestionada por el Gobierno. El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, la calificó de “inconveniente”. James Yatacué, líder de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín), señaló que no es más que una “posición ancestral que ha tenido la oligarquía caucana y colombiana”. También opinó Aníbal Vega, líder afrodescendiente del Consejo Comunitario de La Toma Suárez, que la llamó una idea “nefasta”.

Paloma Valencia, mientras tanto, se defiende e insiste en que su propuesta no es más que la extensión de algo que ya han pedido los indígenas: mayor control sobre sus territorios. Además, que las Entidades Territoriales Indígenas (ETI) están amparadas por la Constitución y por el Gobierno.

¿Cómo han sido las horas después de su propuesta?

Lancé una propuesta que no tiene ningún prejuicio racial, todo lo contrario, consulta el espíritu de la Constitución del 91 que delegó unas autoridades territoriales para las minorías étnicas. Siguiendo ese camino se me ocurrió entregarles el control político a los indígenas, que tengan representantes, gobernador y transferencias de manera directa a cambio del reconocimiento de unos límites en el departamento.

Es una propuesta que hubiera podido salir de los movimientos indígenas y lo más curioso es que si lo hubieran hecho y yo hubiera dicho que no, me habrían tildado de racista a mí.

¿Reconoce que es una propuesta polémica?

No es una propuesta polémica. Es una alternativa a un problema muy grave del departamento que busca consagrarse con la Constitución. Si mi propuesta es racista entonces los resguardos también son racistas, porque son precisamente un territorio independiente con normas propias, con guardias y con control administrativo en términos de salud y educación.

No veo por qué si lo proponen otros está bien, pero si lo propongo yo entonces es racista.

¿Su propuesta no tiende a reconocer que en el Cauca solo hay dos clases de etnias? ¿No está más orientada a desconocer la pluralidad?

Lo que es discriminatorio es abusar de una etnia para violar los derechos de los demás caucanos, de los pequeños y medianos propietarios a quienes amenazan y les asesinan a sus empleados, les dinamitan las casas y matan a sus animales.

La propuesta no restringe ni la entrada ni la movilidad de la gente, no implica cambios en movilidad ni en el derecho a la locomoción ni a otros derechos. Se trata de delimitar políticamente el territorio indígena del departamento.

Muchos han llamado a su propuesta un apartheid colombiano…

Hablan desde sus propios prejuicios. Hoy en día existen resguardos indígenas con autonomía en su autoridad y presupuesto y (la propuesta) sería una cantidad de derechos adicionales, como representantes a la Cámara, gobernador e interlocución directa con el Gobierno. No sé de dónde sacan una interpretación diferente.

¿Qué hace al Cauca diferente frente a otros departamentos con variedad étnica?

En el Cauca hay un problema de violencia por el tema de la tierra que viene creciendo y que necesita alguna propuesta para solucionarlo. Veo que nadie propone nada y que la confrontación adquiere tintes violentos que le preocupan a uno como caucano.

Yo soy federalista, me gusta que cada pueblo tenga control y autonomía sobre su territorio y por eso no veo inconveniente, eso hace parte de la voluntad de los pueblos y ya ha pasado en la región cafetera, por ejemplo.

¿Su planteamiento no sentaría un precedente para que otros departamentos con variedad étnica hagan lo mismo y Colombia termine en tantos departamentos como etnias?

No veo que eso sea un problema, me parece bueno que la gente tenga su territorio y sus autoridades sobre ellos. Si en la Guajira quieren sacar un departamento wayuu sería moderno para ellos tener una actividad política independiente. Las decisiones políticas tendrían un trasfondo real de representación y le serviría a los pueblos indígenas para exigir los derechos que tienen.

¿Qué futuro concreto le ve a la propuesta?

Hay que discutirla más allá de la persona, porque si la propuesta la hubiera hecho un indígena, los que hoy me atacan estarían respaldándolos; si yo hubiera dicho que no, me tildarían de racista.

La propuesta surge de estudiar el problema con los indígenas y con los caucanos. Los indígenas hace 20 años hablan de la Entidad Territorial Indígena (ETI) que les da autonomía total, sin que eso signifique que tienen que salir de sus tierras.

Si tuviera al frente a un indígena del Cauca, ¿qué le diría?

Ya hablé con el senador Marco Aníbal Avirama (líder indígena) y le expliqué que mi propuesta sería la materialización de las Entidades Territoriales Indígenas. Además, que significaría mayor autonomía, pero sobre la base de un límite a la expansión del territorio en el Cauca. Así garantizamos el derecho de propiedad de los que no son indígenas.

¿Usted cree que los indígenas la apoyarán?

Aún no conocen la propuesta porque no se ha lanzado oficialmente y porque se ha usado para atacarme a mí personalmente. La gente quiere satanizar a quien no piensa como ellos, desfigurar mi propuesta y decir cualquier cosa para destruirme a mí, sin pensar en el daño que le pueden hacer a un departamento que necesita hoy respuestas. Antes que ridiculizar hay que evitar que las personas se maten entre sí.

¿Qué opina de quienes la llaman loca?

Sí estoy loca, pero por Colombia y todos los días frenéticamente busco respuestas para los problemas que nos atormentan.

RONNY SUÁREZ.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.