'Hay que hacer ajustes al sistema de regalías': Simón Gaviria

'Hay que hacer ajustes al sistema de regalías': Simón Gaviria

El director nacional de Planeación dice que hay que revisar recursos de ciencia y tecnología.

notitle
17 de marzo 2015 , 08:50 p.m.

A propósito del encuentro liderado por EL TIEMPO, la Universidad del Rosario y la fundación Konrad Adenauer, sobre el ‘Estado de la Nación’, el jefe de Planeación Nacional, Simón Gaviria, quien intervendrá este miércoles en el evento, aseguró que se requiere hacer ajustes al sistema general de regalías. (Lea: 10 por ciento de municipios tiene las regalías suspendidas)

Hay quienes creen que Planeación Nacional ha dejado de ser esa luz en el horizonte, que muestre para dónde va el país. Y que se ha dedicado más a asuntos como administrar regalías. ¿Qué cree de eso?

Estamos trabajando en el Plan Nacional de Desarrollo, que es la hoja de ruta del país para los próximos años. También trabajamos en la estructuración de los proyectos de inversión fundamentales. Y adelantando diferentes estudios para generar debate en la opinión pública y producir transformaciones; entre estos, la distribución de riqueza en Colombia, el marco general de subsidios y muchas evaluaciones de políticas públicas. Y vamos avanzando en cambiar el concepto de presupuesto por ejecución por el presupuesto por resultados. Esto último va a requerir mejorar la calidad de la inversión pública e imprimir más carácter a los resultados que a la mera relación contractual.

Algunos críticos dicen que Planeación Nacional ha perdido su horizonte de largo plazo y se ha concentrado en visiones, si acaso, cuatrienales. ¿Lo cree así?

La prospección de largo plazo y la inversión privada son aspectos fundamentales para la planeación. Por eso, en el plan plurianual de inversiones estamos haciendo la segmentación regional con las obras para este cuatrienio. Pero, adicionalmente, trabajamos la categoría de proyectos nacionales de interés estratégico, que son propuestas de naturaleza pública, privada o mixta que tienen un impacto profundo en la competitividad regional y del país. Y tenemos los proyectos visionarios, que son aquellos de prospección de largo plazo, que serán realmente transformadores y de los que analizamos su viabilidad para que sean ejecutados por otros gobiernos que vengan. Estamos pensando el país así, a más de 20 años.

Ha habido observaciones sobre la estructura del sistema de regalías creado recientemente. ¿Hay necesidad de repensar ese modelo?

Sí hay experiencias sobre su implementación que nos hablan de ajustes necesarios, entre ellos, mejorar la manera como estamos invirtiendo los recursos de ciencia y tecnología. También, la decisión de haber excluido las ciudades capitales de estos recursos debe ser reexaminada con juicio. Pero, en general, en el contraste entre lo que hay hoy y lo que había, estamos mucho mejor.

Usted ha dicho que deben hacerse ajustes a las regalías para ciencia y tecnología. ¿En qué dirección?

En la pertinencia de este tipo de inversiones. Hay que hacer un trabajo detallado y en esto trabajamos con Colciencias– departamento por departamento, y lograr que la inversión en esta área tenga un impacto en las capacidades productivas de cada departamento.

Siguen algunos escándalos por el mal manejo de regalías. ¿No cree que hay que hacer un blindaje más riguroso de estos recursos?

Sin duda. Tenemos que blindar las regalías de la corrupción y de la mala planificación. Tenemos que hacer un esfuerzo constante en este sentido. Precisamente, hoy tomamos la decisión de suspender el giro de regalías a 106 municipios que no entregaron la información a tiempo ni la relatoría. Mientras esa información no llegue, no entregaremos ni un solo peso a esos municipios.

El desperdicio y la corrupción son fenómenos contra los que tenemos que luchar todo el tiempo. Y, sobre todo, en este momento de estrechez fiscal, vamos a ser más celosos de los criterios de utilización de los recursos públicos, tanto desde el punto de su estructuración en los proyectos como de su impacto real.

¿No cree que hay que hacer ajustes en el funcionamiento de los Ocad, que en muchos casos están privilegiando una dispersión de recursos que no impactan las regiones?

Han mejorado, pero nos preocupa que $ 2,1 billones están guardados en bancos y que no se han podido sacar adelante dada la falta de proyectos de inversión en los Ocad. Nos preocupan $ 2 billones en proyectos que se enuncian en los Ocad sujetos a una estructuración idónea. Y claro que nos inquieta la dispersión en materia inversión, donde más del 65 por ciento de los proyectos no llegan a los mil millones de pesos. Nos gustaría dar un vuelco con el Plan de Desarrollo a esta situación. La idea es estimular proyectos de impacto regional de mayor calado.

¿Sugiere usted que desde el Plan de Desarrollo se hagan de una vez los ajustes al manejo de las regalías en estos puntos observados?

Así es. No es razonable que en estos momentos haya tantos recursos guardados en fiducias y sin proyectos idóneos, teniendo en cuenta las inmensas necesidades que tiene el país. Si necesitamos un país en paz, tenemos que actuar en conformidad con ese propósito. Necesitamos ajustar los proyectos de inversión a buenas calidades y no dejar la plata guardada.

¿Cómo se explica que en el Plan de Desarrollo haya 1.345 proposiciones de congresistas? ¿Eso, precisamente, no va en contra de lo que debe ser un plan estratégico para el país?

Hay muchas proposiciones que nacen de los sectores público y privado, de los mismos ministerios, de los congresistas. Para eso, Hacienda y Planeación están haciendo una evaluación técnica de la situación, pero esta ley no toca ni temas constitucionales ni leyes estatutarias, por lo que muchas de esas proposiciones tendrán que tener ser debatidas después.

¿El Plan de Desarrollo sí tiene eficacia, o se ha vuelto un rito jurídico que hay que cumplir?

Recientemente, el economista Jeffrey Sachs escribió un artículo sobre los planes de desarrollo luego de vivir experiencias de Asia en la materia. Es una herramienta que incluso países de Occidente deben implementar. Nuestro Plan Nacional de Desarrollo otorga tres herramientas poderosas: obliga al Gobierno a hacer un diagnóstico de dónde está, a dónde quiere ir y cómo va a llegar. Organiza la inversión y la planificación del cuatrienio y genera importantes reformas del Estado para el cumplimiento del mismo. Este Plan Nacional de Desarrollo se ha destacado por ser un plan realista en lo fiscal, reformista en su articulado y con un enfoque de goce efectivo de derechos.

Examen al estado de la nación

Los más influyentes líderes del país: ministros, empresarios, políticos y académicos iniciarán este miércoles un examen sobre el ‘Estado de la Nación’ que se prolongará por espacio de dos días.

El encuentro se realizará en el claustro universitario y comenzará con un análisis de la situación económica, justo en el momento en que la caída de los precios internacionales del petróleo y la devaluación del peso frente al dólar tienen incidencia sobre la economía del país.

Estarán los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas; de Salud, Alejandro Gaviria; de Transporte, Natalia Abello, y de Justicia, Yesid Reyes.

El jefe de Planeación, Simón Gaviria, hablará sobre el Plan Nacional de Desarrollo.

La conferencia de cierre de esta tarde correrá por cuenta del vicepresidente, Germán Vargas Lleras, quien hablará de infraestructura.

Es la primera vez que diversos sectores se unen para hacer este ejercicio.

ECONOMÍA

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.