Crisis petrolera golpea los ingresos fiscales, pero es una oportunidad

Crisis petrolera golpea los ingresos fiscales, pero es una oportunidad

Gobierno presentaría proyecto que acaba con exenciones tributarias a entidades sin ánimo de lucro.

notitle
17 de marzo 2015 , 12:11 a.m.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien abrirá mañana el foro ‘El estado de la Nación colombiana’, promovido por EL TIEMPO, la universidad del Rosario y la fundación alemana Konrad Adenauer, aseguró que las finanzas del Estado están “cuadradas” y que, aunque la crisis petrolera ha golpeado los ingresos fiscales, esta situación debe verse más como una “oportunidad”.

Al gobierno Santos le cayó encima la crisis petrolera con un impacto grande sobre las finanzas públicas. ¿Cuáles son las decisiones que el Gobierno va a tomar para enfrentar esa situación?

La crisis petrolera es una oportunidad que tenemos que aprovechar para la economía colombiana, porque nuestros sectores industrial, agropecuario y el turismo habían estado afectados los últimos años –la última década– por la sobrevaluación del peso. Y esos sectores habían tenido grandes dificultades para mantenerse a flote, dinámicos. (Lea también: El petróleo alcanzó este lunes el nivel más bajo en los últimos 9 años)

Ahora viene una gran oportunidad para que vengan nuevos liderazgos en la economía colombiana, gracias a una tasa de cambio más competitiva y, también, a que ha pasado una década en la que Colombia no se ha quedado cruzada de brazos: se firmaron TLC que nos abren unos mercados que no teníamos antes, se han hecho inversiones grandes en infraestructura, ha mejorado la calidad del sistema educativo, de manera que todo este potencial se puede aprovechar ahora.

Pero le insisto en las medidas de orden fiscal

Nosotros actuamos de manera preventiva con una reforma tributaria que generó unos recursos adicionales para enfrentar la disminución de la renta petrolera. También hemos hecho recortes en el presupuesto general de la Nación en 2014, en 2015 y, ahora, en el plan de inversiones del Plan Nacional de Desarrollo. Este se ha cambiado en relación con lo que hubiera sido si se hubieran mantenido los precios altos del petróleo. Y por último, tenemos una regla fiscal que nos permite, temporalmente, tener un mayor de déficit, con lo cual podemos amortiguar una parte del faltante causado por los precios del petróleo. (Lea: Petróleo abre a la baja en Nueva York a 44,10 dólares el barril)

¿Lo que sugiere es que el país puede estar tranquilo en medio de la crisis petrolera, por lo menos desde el punto de vista fiscal?

Colombia tiene un marco de política fiscal sólido que hemos configurado de manera muy pragmática: aumento de los recaudos de impuestos, recortes en los presupuestos y flexibilidad en las metas fiscales. Sumado, todo esto nos ha permitido manejar la fuerte caída de los precios del petróleo. Hemos tenido que enfrentar una situación muy crítica: la renta petrolera en 2013 fue de $ 24,5 billones y este año será de $ 9,5 billones. El país está manejando con solvencia sus cuentas fiscales, a pesar de esa enorme reducción de los ingresos petroleros.

El manejo inmediato de la crisis parece recaer fundamentalmente sobre los recortes, pero no está tan clara la creación de nuevas fuentes de recursos tributarios...

Desde el año pasado comenzamos a actuar en esa materia. Antes de que el país tuviera claramente dimensionada la caída de los ingresos petroleros, nosotros propusimos una reforma tributaria que fue muy debatida, pero que cumplió su papel. Esa reforma nos está generando, este año, más ingresos fiscales de otras fuentes como el impuesto a la riqueza (antes impuesto al patrimonio) y por la vía de la sobretasa de la Contribución Económica Especial (Cree).

Actuamos a tiempo con una verdadera planificación y, sobre todo, ofreciendo respuestas a problemas, no cuando nos estaban abrumando, sino que formulamos respuestas con mucha anticipación. Actuamos con mucha capacidad preventiva.

¿Pero la caída precipitada en los precios petroleros está ahondando el hueco fiscal o no?

La reforma que se aprobó era de $ 12,5 billones, de los cuales 8 billones reponían recursos que ya existían. Y $ 4,5 billones eran recursos frescos para atender precisamente esta disminución de la renta petrolera. Sabíamos lo que venía y actuamos de manera preventiva. Aquí no ha habido improvisación. Lo que hemos tenido es, más bien, un juicio, una adecuada planeación, una actuación responsable. Eso ha llevado a que, este año, a pesar de la fuertísima caída en precios del petróleo, tengamos nuestras cuentas fiscales cuadradas.

Pero de todas maneras la situación obliga a pensar en nuevas salidas a futuro, ¿no?

Si la caída en los precios del petróleo se vuelve un fenómeno permanente y se reducen más los ingresos por ese concepto, obviamente el país tiene que buscar nuevas fórmulas para reemplazar ingresos con otras fuentes.

¿Consecuente con esto entonces será inevitable comenzar a pensar en un reajuste al IVA?

Ese es el trabajo que está haciendo la comisión de expertos que asesora al Gobierno en la materia. Yo no me puedo adelantar a las conclusiones a las que llegue esa comisión, que está apenas empezando. El Gobierno no tiene nada decidido en esta materia, la comisión tendrá que evaluar todas las posibilidades.

¿La reforma tributaria estructural o integral es absolutamente inevitable?

Hay tres razones por las cuales es necesario abordar una reforma tributaria integral: que el estatuto tributario colombiano tiene que ser más equitativo, en que las personas con mayor capacidad económica hagan un aporte proporcional mayor; segundo, competitivo: no podemos generar impuestos que hagan que se pierda inversión en Colombia, tenemos que mantenernos muy atractivos a la inversión, y tercero, como el ingreso petrolero puede seguir disminuyendo, es necesario pensar en fuentes sustitutas permanentes. Son las tres razones que deben guiar el trabajo de la comisión.

¿Usted cree que el Gobierno alcanza a presentar el proyecto de reforma integral este año o será cosa de 2016?

La comisión va estar trabajando hasta diciembre, de manera que solo entregará su producto definitivo a final de año, lo cual no impide que si el Gobierno considera y lo ve conveniente, podría proponer ajustes o cambios en el momento que sea necesario.

¿Es decir que el Gobierno no descarta que el proyecto de la reforma tributaria integral se presente este mismo año y se hagan ajustes sobre la marcha?

El Gobierno ha planteado desde hace tiempo que uno de los capítulos de esa reforma estructural es el cambio que se debe dar al régimen de las entidades sin ánimo de lucro que se han convertido en un verdadero foco de evasión de impuestos. Sería deseable que ese ajuste a las entidades sin ánimo de lucro se pudiera tramitar el segundo semestre de este año; creo que nos ayudaría enormemente a controlar la evasión de impuestos.

¿Dentro del contexto de la reforma tributaria integral o como una medida por fuera de ella?

Sí, como una parte; como parte del paquete de una reforma tributaria estructural. Esta reforma, que tendrá varios capítulos, ira a consenso del país, sobre si se debe acabar con el uso de figuras como fundaciones o cooperativas que sirven de fachada a entidades de verdaderas empresas que tienen un fin de lucro. Este abuso de la figura de entidades sin ánimo de lucro tenemos que controlarlo.

¿Habrá más recortes de los 6 billones anunciados hasta ahora?

El Gobierno ya hizo un planteamiento y un recorte de 6 billones de pesos y de 17 billones de pesos para los cuatro años entre el 2015 y el 2018, lo cual representa un gran compromiso del Gobierno con la responsabilidad fiscal.

Le insisto: ¿es probable que se necesiten más recortes presupuestales este año?

Con las cifras que estamos manejando, tenemos nuestras finanzas públicas en una agenda de responsabilidad, de manera que con las condiciones económicas actuales nuestras finanzas públicas son absolutamente sostenibles.

¿Hay riesgo de que se reduzca la inversión extranjera en el país?

No, la inversión ha venido aumentando los primeros meses del año respecto al año pasado. En ningún momento se habla de una caída de la inversión extranjera en lo que va corrido del año; por el contrario, llama la atención sobre algo que es notorio y es que la inversión extranjera en el país ha estado aumentando en el periodo enero febrero con respecto al año pasado.

¿Hay condiciones para pensar que Colombia se mantenga atractiva a la inversión extranjera, a pesar de los problemas?

Sí, eso refleja precisamente la importancia de la confianza. Esto es un gran activo que tenemos todos los colombianos y ese activo lo hemos construido con un manejo macroeconómico serio y responsable. Eso es lo que más nos va a ayudar a enfrentar la caída de los precios del petróleo. Colombia, a diferencia de muchos otros países, despierta una enorme confianza en los inversionistas y tiene un enorme potencial porque tiene una base industrial que pesa mucho en su economía, que pesa mucho en su empleo; es una base industrial que se puede ahora aprovechar con una tasa de cambio más depreciada y con una economía en Estados Unido más dinámica. Tenemos que aprovechar enormemente este potencial en los próximos años; aquí lo que hay que hacer es convertir esta caída de los precios del petróleo en una gran oportunidad.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.