¿Qué pasa con el deseo sexual femenino? / Sexo con Esther

¿Qué pasa con el deseo sexual femenino? / Sexo con Esther

Es normal que la libido femenina se evapore, particularmente durante el matrimonio.

28 de febrero 2015 , 06:05 p.m.

No pocos hombres siguen creyendo que, en materia de deseo sexual, ellos mandan la parada; por eso, al tiempo que alardean de su proclividad a mantenerse muy activos en la cama, achacan a las mujeres una natural tendencia a perder este impulso con los años. Lo que ignoran es que la misma ciencia se ha encargado de desvirtuar poco a poco semejante cuento.

En su informe 'Evolución y comportamiento de los sexos', la investigadora Kimberly Russell, de la Universidad de Tennessee (EE. UU.), asegura que el deseo sexual de las mujeres se mantiene invariable con el paso de los años, e incluso aumenta.

Pero aclara el origen del mito según el cual es normal que la libido femenina se evapore, particularmente durante el matrimonio: “Lo que pasa –sentencia ella– es que las mujeres pierden más rápido el interés por sus parejas que los hombres, y eso se confunde con la falta de libido”.

Y corrobora lo dicho asegurando que toda la evidencia disponible indica que las señoras tienden tanto a la poligamia como los señores, y que son casi tan infieles como ellos.

Ahora, no es la única explicación. Tanto ella como otros estudiosos de la ciencia del catre coinciden en decir que existen factores culturales que llevan a las mismas mujeres a pensar que ellas son menos “ganosas” que los hombres, y que sentir o manifestar su deseo por alguien distinto a la pareja, está mal visto, cuando de ellas se trata.

A todo esto cabe agregar que si la libido femenina es más exigente que la de los hombres (ellos pueden mantener el deseo por su pareja por más tiempo), por supuesto es más frágil.

En otras palabras, se afecta con más rapidez por factores cotidianos. Entre los más comunes están el estrés, la falta de sueño y la fatiga física y mental, que ciertamente pueden ser compartidos por los hombres.

También es necesario sumar los problemas con la pareja, las preocupaciones, la ingesta de anticonceptivos (estos fármacos antiembarazo desequilibran el sistema hormonal natural femenino), el uso de antidepresivos y hasta los dolores crónicos.

La lista sigue y sigue, a tal grado que sería más práctico enumerar aquellas cosas que no afectan el deseo sexual de las señoras. Y claro: aquello que sí lo estimula.

Volviendo a las recomendaciones hechas por la misma ciencia en este sentido, prueben, mujeres, tomando una copa de vino tinto y una porción pequeña de chocolate amargo al día; practiquen yoga, bajen de peso y lleven a niveles normales su colesterol.

Ah: y ya que los magos del King’s College de Londres aseguran que las mujeres con inteligencia emocional tienen una vida sexual más placentera, ¿por qué no empiezan por dejar de ponerles tanta tiza a los problemas? ¡Hasta luego!

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.