El secreto encanto de la actriz Mia Wasikowska

El secreto encanto de la actriz Mia Wasikowska

En 'Polvo de estrellas', de David Cronenberg, refleja el lado más sórdido y decadente de Hollywood.

notitle
28 de febrero 2015 , 06:01 p.m.

Australiana, de 23 años. Misteriosa y atípica. La actriz Mia Wasikowska (Canberra, 1989) puede decir, con orgullo, que es una de las reinas del cine ‘indie’ actual. Título que, sin embargo, no la aleja del todo de las preferencias de Hollywood, que ha visto en ella a una nueva rutilante estrella con un largo (esperemos) camino que ya empezó a andar. Su currículum, al menos, lo deja intuir. Ahí están nombres mayúsculos como los de Jim Jarmush (Solo los amantes sobreviven), Gus Van Sant (Rentless) y Tim Burton, que la dirigió en Alicia en el país de las maravillas, su debut en el cine americano.

Ahora, la joven australiana ejerce de contrapunto perfecto de Julianne Moore (que acaba de ganar un Óscar por Still Alice) en el más reciente trabajo del inquietante David Cronenberg.

Polvo de estrellas, que se estrena este jueves en Colombia, retrata el lado más mezquino, sórdido y enloquecido de Hollywood. Nada que ver con Mia, que huye de ese ámbito y prefiere vivir en su natal (y equilibrada) Australia.

Dijo alguna vez que la primera vez que estuvo en Hollywood todo le pareció muy extraño. ¿Sigue teniendo esa sensación?

Ahora me he acostumbrado. La primera vez me alojé en un hostal en Hollywood Boulevard y fue horrible. Tenía la idea de que iba a ser como en las películas, con palmeras, playas y gente desplazándose sobre patines, pero West Hollywood es el peor barrio de Los Ángeles. Me parece horrible, desesperado. Pero, curiosamente, es una de las partes más turísticas de la ciudad. Ahora adoro Hollywood, porque ya he dado con rincones que me gustan. De todas formas, no paso mucho tiempo allí, sólo cuando estoy trabajando.

Uno de los problemas que aborda ‘Polvo de estrellas’ es el egocentrismo de los jóvenes actores. ¿Vivir en Sídney le ayuda a tener los pies en la tierra?

Sí, vuelvo a casa cada vez que no trabajo. Es muy sano formar parte de un mundo que no está inmerso al 100 por ciento en la industria del cine. No me siento definida por completo por mi oficio. Y es algo por lo que te debes preocupar cuando trabajas en este mundillo, porque hay mucha atención puesta en ti y puedes vivir con una sensación de claustrofobia.

De hecho, practica la fotografía y se ha estrenado como directora en un segmento de ‘The Turning’. ¿Busca ampliar su experiencia vital con otras variantes culturales?

Me gusta mucho la fotografía y está muy bien tener una afición no vinculada en demasía al cine. En cuanto a la dirección del corto, resultó muy interesante y divertido porque era un alivio no acudir al rodaje con la ansiedad de tener que interpretar.

¿Qué la llevó a cambiar el ballet por la interpretación?

Pasado un tiempo no me gustaba demasiado la industria del ballet. La gente se vuelve muy corta de miras. Al final, todo se reducía a tu aspecto y a tu físico más que al aspecto emocional y creativo de la danza. También puede suceder en el cine, pero creo que es más diverso. No puedes ser bailarina con un determinado cuerpo, pero en el cine necesitan todo tipo de apariencias. Es un arte más abierto de mente.

¿Qué actrices admiraba de niña?

Gena Rowlands, en A Woman Under The Influence (John Cassavetes, 1974). Y Juliette Binoche, en Blue (Krzysztof Kieslowski, 1993), la primera película que vi y pensé que era sorprendente y que su manera de interpretar estaba totalmente integrada en el filme. En ningún momento se te pasa por la cabeza que sea una actriz. También Holly Hunter en The Piano (Jane Campion, 1993), Isabelle Huppert en The Piano Teacher (Michael Haneke, 2001) y Emily Watson en Breaking the Waves (Lars von Trier, 1996).

En la piel de Madame Bovary

La sátira de Cronenberg es la punta del iceberg del gran año que aguarda a Mia Wasikowska. La aplicada actriz pronto acercará a las pantallas al mito femenino de la literatura, Madame Bovary. Y los amantes de la fantasía se frotan las manos ante el romance gótico atravesado por fantasmas ‘Crimson Peak’, de Guillermo del Toro, y la segunda parte de ‘Alicia en el país de las maravillas’, donde vuelve a estar acompañada por Johnny Depp en el papel del Sombrerero Loco.

BEGOÑA DONAT
Para EL TIEMPO
Madrid.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.