Pimiento, el nuevo cardenal colombiano de 96 años

Pimiento, el nuevo cardenal colombiano de 96 años

Por su avanzada edad no pudo viajar a Roma. La ceremonia de investidura se llevó a cabo en Bogotá.

notitle
28 de febrero 2015 , 11:24 a.m.

En la Catedral Primada de Colombia, en Bogotá, se llevó a cabo este sábado en la mañana un acto sin precedentes en la historia del catolicismo en el país: la investidura de un cardenal, ceremonia que se celebra en el Vaticano.

Por su avanzada edad (96 años), monseñor José de Jesús Pimiento Rodríguez, arzobispo emérito de Manizales, no pudo viajar a Roma a recibir las insignias cardenalicias de manos del papa Francisco, como sí lo hicieron otros 19 obispos, de todo el mundo, el pasado 14 de febrero.

El cardenal Rubén Salazar, arzobispo de Bogotá, fue el encargado de presidir el acto religioso en el que monseñor Pimiento recibió esa dignidad. Los máximos representantes de la Iglesia en el país, al igual que familiares y amigos, asistieron a la ceremonia.

Por su edad, Pimiento no podrá cumplir una de las funciones principales de un cardenal: participar en un cónclave. Pero su elección, según lo afirmó el papa Francisco, busca reconocer su experiencia y conocimiento, como un ejemplo para las nuevas generaciones de sacerdotes.

Pimiento, nacido en Zapatoca (Santander) el 18 de febrero de 1919, es el noveno cardenal que tiene Colombia. Actualmente, con él, son cuatro; los otros tres son Darío Castrillón, Pedro Rubiano y Rubén Salazar. Sin embargo, de los cuatro, únicamente Salazar está activo. Por mayoría de edad eclesiástica (más de 80 años), Castrillón y Rubiano ya gozan del retiro.

¿Por qué un cardenal tan adulto?

Javier Darío Restrepo, periodista y experto en temas de religión, en un artículo publicado por EL TIEMPO, calificó de audaz la decisión del papa Francisco de nombrar cardenal a Pimiento, y a otros obispos de muy avanzada edad, pues “ve en estos viejos  más que un pasado de actividades, algo necesario para la Iglesia de hoy y de siempre: la sabiduría que deja una larga experiencia. A la Iglesia no le hacen falta administradores, ni mentes audaces y brillantes, sino hombres sabios, con esa sabiduría que dan largos años de fidelidad y de virtud”.

"Monseñor Pimiento ha prestado a la Iglesia todos los servicios posibles desde su primer ministerio episcopal en Montería hasta su arzobispado en Manizales, o como presidente de la Conferencia Episcopal, hasta que el peso de los años lo marginó de esas actividades y le dio la calidad de emérito que hoy ostenta en su retiro en Bucaramanga”, añadió Restrepo.

Redacción Vida

 

 

 

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.