La gente sobra

La gente sobra

Con tantos habitantes, ni usted ni yo somos importantes; si no estuviéramos acá, no pasaría nada.

notitle
27 de febrero 2015 , 06:51 p.m.

¿Han visto ese proyecto para colonizar a Marte llamado ‘Mars One’? Más de 200.000 personas se postularon, pese a que dentro de las reglas estaba claro que jamás volverían a pisar este planeta. El asunto ya va en la tercera ronda de eliminación y la lista se redujo a 100 aspirantes. Pero viajar a Marte no es noticia; que haya 202.586 seres humanos que quieran irse de acá lo es. Querer morir en Marte porque la vida en la Tierra se ha vuelto imposible, la conquista del espacio como forma de suicidio.

Y esas cosas pasan porque la gente sobra. Y cómo no, si somos más de siete mil millones. Que haya seres vivos que se comuniquen, construyan ciudades y naves espaciales es un milagro maravilloso, pero repetido miles de millones de veces deja de ser especial. Entonces pasa que sobramos. De hecho, lo mejor que hacemos las personas es sobrar. Lo malo es que no todos nos queremos ir a Marte. Una buena opción sería venir con un botón On/Off. La apagada del interruptor, y no las guerras ni las enfermedades ni el alcohol ni el cigarrillo ni las hambrunas, sería la mayor causa de muerte en el mundo, garantizado.

Hay quien dice que la vida es sagrada, y no se entiende por qué. Con tantos habitantes, ni usted ni yo somos importantes; si no estuviéramos acá, no pasaría nada. Si fuéramos diez, en cambio, nuestra existencia sería clave. La gente sobra, así esté mal decirlo. Y encima tenemos intereses encontrados, por eso en Argentina mataron a Alberto Nisman y lo hicieron querer ver como un suicidio. Sobran niños de embarazos indeseados, muchos de ellos delincuentes desde pequeños, según una teoría del economista Steven Levitt, pero también los de embarazos deseados, educados como tarados por padres amorosos que terminan malcriándolos. Es que nos traen al mundo y no sabemos ni a qué. Muchas parejas descubren que no tienen nada en común cuando los hijos crecen y se van de la casa.

Por traernos sin consultarnos es por lo que hay tanto amargado y tanto varado. Llegamos al mundo, y una vez acá no nos queda otra que ponernos a remar. Muchos de nosotros trabajamos para no morirnos de hambre y no porque queramos ser ingenieros o periodistas. Da hambre con mucha frecuencia, por eso toca darle ocho horas al día, cinco días a la semana. Si se nos abriera el apetito una vez al año, la vida sería otra cosa. Por eso, si yo tuviera el sueldo de James Rodríguez trabajaría un año y no volvería a mover un dedo por lo que me resta de vida.

Aunque eso de que muchos sobremos también tiene que ver con que eliminar gente sea ilegal. Supongamos que cada tanto oyéramos una voz que nos dice que hay que matar gente porque somos demasiados. ¿Qué haríamos con los cuerpos? ¿Cómo justificaríamos no saber de alguien desde hace meses? Encima, con lo incómodo que debe de ser desaparecer un cuerpo, desmembrarlo y todo lo demás. Por eso, si no fuera ilegal y dispendioso, viviríamos sacándonos de encima a los vecinos y los compañeros de trabajo. Y con más certeza, seguro alguien ya se habría encargado de nosotros.

Por eso montar una EPS para deshacerse de la gente sin tener que dar explicaciones no es ni mala idea. Yo les temo más a las EPS que a los paramilitares porque mientras los segundos demuestran un abierto desprecio por la vida, las primeras se disfrazan de defensoras de ella.

Ahí está el caso de Camila Abuabara. No sé si fuera consciente de que sobraba como todos nosotros, lo que sí nos consta es que quería vivir. Ahí quedan sus tuits como evidencia de su lucha. Si a la gente le importara la gente, las EPS no serían una porquería y quizá Camila seguiría con vida, aunque también le habría sido de gran ayuda ser agente de la DEA.


Adolfo Zableh Durán

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.