Las pandillas que atemorizan a un plantel educativo en Cartagena

Las pandillas que atemorizan a un plantel educativo en Cartagena

En esta semana van tres asaltos a la Institución San Felipe Neri, del barrio Olaya, en Cartagena.

notitle
27 de febrero 2015 , 03:29 p.m.

El temor y la angustia reinan entre la comunidad de la Institución Educativa San Felipe Neri, ubicada en el barrio Olaya Herrera, sector Ricaurte, desde hace más de un mes a causa de los ataques de pandillas.

Los hechos denunciados, desde el pasado martes por la institución, dan cuenta sobre el constante ataque que jóvenes de la zona realizan contra el plantel, y revelaron problemas de seguridad mucho más serios de los que había desnudado la Policía sobre esta zona.

La gota que habría rebosado la paciencia del personal del colegio ocurrió el lunes pasado cuando, de acuerdo con las directivas, un grupo de jóvenes irrumpió en la sede educativa e intimidó con un arma de fuego a varias estudiantes y las despojaron de sus pertenencias.

Sin embargo, el episodio más grave ocurrió un día después, cuando otro grupo intentó despojar de su arma de dotación a un vigilante del plantel, utilizando la violencia.

El rector de la institución, Jorge Acevedo, dice que los delincuentes ingresaron pero no robaron.

Agresiones permanentes

Según el rector de la institución, estos hechos vienen sucediendo desde hace más de un mes, donde estos ‘jóvenes en riesgo’ constantemente agreden a la comunidad del plantel con piedras que lanzan hacia el interior a toda hora.

“Ya hay estudiantes lesionados, aproximadamente 5 niños han tenido que ser llevados a centro asistenciales, luego que son impactados por las piedras que lanzan los jóvenes”, dijo el directivo.

Situación que respaldó el guarda de seguridad, el cual fue más allá y aseguró, “esta situación se presenta desde hace un mes; estos jóvenes merodean la zona en horas de clases y cuando los estudiantes salen de la institución, esperan para atracarlos”, aseguró.

Además, el denunciante sostuvo que en repetidas ocasiones el grupo de agresores ha intentado ingresar al colegio. “Nos piden con insultos que abramos la puerta y como no aceptamos nos amenazan”, anotó.

Sector en conflicto

EL TIEMPO visitó el colegio y dialogó con estudiantes, quienes reafirmaron la situación de inseguridad que se vive en los alrededores; al tiempo que manifestaron el temor con el que asisten a clases.

Según los profesores, ya se tendrían identificados a los asaltantes que ingresaron a la institución. “En la mañana de hoy se estuvo hablando con la comunidad y se pudo establecer los alias de los delincuentes: ‘Joel’, ‘Alis’ y ‘Tribilín’ serían los responsables del hecho”, sumó un profesor.

Piden policía urgente

Esta comunidad pide acompañamiento policial permanente para poder garantizar la seguridad de los estudiantes y solicita la captura de los implicados. “Aquí no se puede trabajar ni dictar clases, debido a los ataques de las pandillas”, aseguró Acevedo.

La comunidad del San Felipe Neri denunció que ha sido víctima de amenazas por parte de estos individuos, debido a que siempre los enfrentan cuando ellos quieren irrumpir en la institución. “Me dicen, te vamos a partí el cuero cuando salgas; algún día te pillamos”, aseveró uno de los vigilantes, por ejemplo.

El rector de la institución dijo no tener amenazas aunque asegura que corre el riesgo de ser víctima de un atentado al salir de su trabajo, “cuando uno asume estos retos, sabe que habrán momentos difíciles”, explica.

Al docente se le observó con temor de aceptar la compleja situación que vive su comunidad educativa. El hombre teme que haya represalias por parte los grupos delincuenciales que operan en la zona.

La Policía de Metropolitana de Cartagena se comprometió a realizar patrullajes constantes alrededor del colegio y, a escoltar al rector y a los docentes mientras permanezca en el sector.

“Espero que el acompañamiento policial no sea solamente en estos tiempos de crisis; debe ser continuo”, expresó el rector.

La realidad de este barrio es que sólo hay seis policías para el cuadrante. Una labor titánica para una de las zonas más peligrosas de Cartagena.

Llamado a la comunidad

El directivo del colegio hizo un llamado a la comunidad para que controle a los jóvenes que cometen estas agresiones.

“La educación y el respeto vienen de casa, la institución y la Policía requieren la ayuda de los padres de familias de los menores infractores para controlar esta situación”, afirmó. Padres de familia y directivas temen, que de seguir estos hechos de violencia el colegio tenga que cerrar.

CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.