¿Por qué cambia el color del vestido? Una mirada desde la medicina

¿Por qué cambia el color del vestido? Una mirada desde la medicina

Un vestido negro con azul que se veía blanco y dorado generó un fenómeno viral en redes.

notitle
27 de febrero 2015 , 12:40 a.m.

La foto de un simple vestido puso a todo el mundo a preguntarse por qué algunos ven la prenda de color blanco, mientras otros la perciben de un azul violeta. Rápidamente, el dilema se esparció en redes sociales y puso opinar a usuarios y famosos.

Lo cierto es que el vestido original que aparece en la fotografía es de la marca Roman y al ver su foto, unánimemente se puede decir que es azul y negro. Pero, ¿por qué la otra imagen es vista de distintos colores por la gente?

1

Ingrese pie de foto

Carlos Francisco Fernández, asesor médico de EL TIEMPO, revisó el fenómeno y dio su propio análisis.

Según el especialista, el color no existe y solo está en el cerebro. Es construido de la misma forma que son construidos los significados de las palabras. Sin los procesos neuronales no seríamos capaces de comprender los colores de las cosas, al igual que somos incapaces de comprender una lengua que no conocemos

En lo que se refiere a la percepción del color, el cerebro procesa la forma de los objetos por un lado y sus colores por otro y los unifica de acuerdo a la condición de cada individuo. (Lea también: Los secretos del cerebro)

Cuando el cerebro tiene dificultades para integrar las señales recibidas por ambos ojos o si ambas señales son lo suficientemente distintas o confusas -y eso es lo que ocurre con las rayas del vestido- lo que ocurre es que el cerebro resuelve el conflicto suprimiendo la información recibida por uno de los ojos o le otorga la luminosidad o el contraste que le conviene o que mejor se adapta a las características de la persona y su estado biológico.

Las rayas en sí lanzan longitudes de onda que no ofrecen contrastes definidos y el cerebro toma el atajo que encuentra a la mano. En ese atajo unos las verán doradas, otros azules, otros blancas. Lo cierto es que sin luz todos las verán iguales negras.

En síntesis, el color es un producto del cerebro auspiciado por la luz y esta es descodificada por la biología de las personas. Los daltónicos ya veían esas rayas diferentes a como las ven los que hoy piensan que se trata de un evento mágico. En últimas, el color es el resultado de un acoplamiento neuronal activo espontáneo y automático.

Con información de Carlos Francisco Fernández, asesor médico de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.