Editorial: Una novicia de 50 años

Editorial: Una novicia de 50 años

Todas las películas cumplen 50 años. Pero muy pocas se convierten en una celebración familiar.

26 de febrero 2015 , 07:36 p.m.

Ciertas películas se convierten en tradiciones familiares. Alcanzan estatus de clásicos, pero con el paso del tiempo se vuelven parte fundamental de la memoria de la familia. Es el caso del musical La novicia rebelde, que cumple 50 años desde que fue estrenado en Nueva York y que durante muchos años fue reestrenado con éxito en las viejas salas colombianas. Se ha asegurado el tercer lugar, después de Lo que el viento se llevó y La guerra de las galaxias, en la lista de las producciones más taquilleras en la historia del séptimo arte. Y ha llegado a los días del cine en internet convertida en una de esas historias imborrables que tarde o temprano hay que conocer: sus canciones, sus personajes, sus escenas memorables siguen pasando de mano en mano como si verla fuera algo semejante a un rito.

La novicia rebelde, en principio un musical de Broadway que alcanzó las 1.443 presentaciones en su estreno, cuenta la historia verdadera de cómo la familia del capitán Von Trapp fue capaz de enfrentar el ascenso del nazismo en la Viena de principios de los 40. Fue llevada a la pantalla por la misma pareja creativa que cuatro años antes, en 1961, puso en escena la celebrada adaptación cinematográfica de West Side Story: el director Robert Wise y el guionista Ernest Lehman. Su presupuesto superó los 8 millones de dólares de la época. Se respetó una banda sonora, compuesta por los legendarios Richard Rodgers y Oscar Hammerstein, llena de canciones que siguen siendo ovacionadas en todo el mundo. Recibió cinco premios Óscar en 1966.

Su calidad, digna del Hollywood clásico, su música memorable y el carisma de su elenco la han traído hasta el 2015 convertida en una experiencia que hay que vivir. Pero en el centro del éxito de La novicia rebeldeThe Sound of Music, en inglés– se encuentra el coraje de su protagonista: una religiosa, María, que asume como propia una familia de siete hijos en busca de una madre. Todas las películas cumplen 50 años. Pero muy pocas, solo las que –como esta– consiguen recrear lo humano en todo su esplendor, se convierten en una celebración familiar.


EDITORIAL
editorial@eltiempo.com
@OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.