'En una ciudad con bicicletas hay más vida'

'En una ciudad con bicicletas hay más vida'

El secretario de Transporte de Buenos Aires, Argentina, habló sobre la importancia de las ciclovías.

notitle
26 de febrero 2015 , 06:48 p.m.

Antes de que se desarrollara el sistema de 140 kilómetros de ciclorrutas en Buenos Aires (Argentina) morían entre 8 y 10 ciclistas por año. Ahora, según Guillermo Dietrich, secretario de Transportes de la ciudad, la cifra cayó a dos o cuatro muertes al año.

Para Dietrich, que se moviliza a diario en su bici plegable, la clave para la seguridad vial de los ciclistas urbanos es la continuidad o interconexión de las ciclorrutas: “La red no debe interrumpirse y los lugares más críticos son las intersecciones. Allí existe el conflicto, allí se dan la mayoría de accidentes”.

De acuerdo con el economista durante el periodo en que se ha desarrollado el avance de la cliclorrutas (2010 y 2014) no se ha presentado ningún accidente mortal dentro de la red bonaerense que tendrá a finales de 2015 cerca de 180 kilómetros en total.

“Es una gran cifra si consideramos que el uso de la bicicleta se multiplicó por 10 en ese periodo”, dijo.

Y no le falta razón. Medellín con escasos 30 kilómetros de cicloinfraestructura tuvo, en 2014, un total de 12 ciclistas muertos (4,1 por ciento de las muertes) para una población de solo 2’692.000 habitantes. Ello contrasta frente a los 12 millones de personas que viven en Buenos Aires y que en los cuatro años pasaron de hacer en bici el 0,4 por ciento de viajes al 3 por ciento en la actualidad.

Dietrich explica que en su ciudad las ciclovías como él las llama, se separan del tráfico “por un cordón de concreto” y además están claramente demarcadas con el color verde, lo que sumado a una intensa señalización y la instalación de reductores de velocidad antes de cada cruce, mantienen la seguridad.

Aunque en el principio del proceso hubo oposición a “sacarle espacio a los autos para dárselo a las bicicletas”, incluso en elecciones opositores del alcalde Mauricio Macri ofrecieron quitar las ciclorrutas.

“La realidad es que terminan siendo tantos ciclistas que ellos mismo hacen seguro su viaje”, recalcó.

Sin embargo, explica Dietrich, la construcción de una infraestructura segura no es suficiente para generar los cambios necesarios en la cultura de las ciudades hechas para vehículos.

“El proceso cultural no es del Gobierno sino del Gobierno con la gente, de ida y vuelta”, expresó.

En ese sentido, Dietrich recomendó, luego del impulso inicial de la construcción de infraestructura, un trabajo con los niños –qué serán los ciclistas independientes dentro de 10 años–; con los colegios; con las empresas para que motiven a sus empleados en el uso de la bici; con las universidades y con el comercio: “En una ciudad con bicicletas hay más vida. No es cambiar el patrón de movilidad sino la cultura de la sociedad”, concluyó.

Los niños y su primera rodada

Lotte Bech, promotora de proyectos de urbanismo en pro de la movilidad sostenible en Dinamarca, está en el Cuarto Foro Mundial de la Bicicleta. Esta no es la primera vez que viene a Medellín, hace unos meses estuvo en la ciudad enseñando a promotores deportivos del Inder técnicas de enseñanza en el manejo de la cicla a niños.

Para ella, quien es miembro de la Embajada de Ciclismo de su país, hay que educar a los más jóvenes para que en un futuro haya verdaderos ciclistas. “En los primeros años los niños juegan con la bici, ellos solo son felices y se divierten. Poco a poco desarrollan el equilibrio y sin darse cuenta ya están pedaleando”, contó Bech.

Para ello, en Dinamarca el gobierno y grupos de ciudadanos han elaborado, durante décadas, campañas para que los niños vayan al colegio en este modo de transporte. En Medellín, ya se están realizando pruebas piloto, por ello durante los cuatro días del foro, el Inder desarrollará actividades para enseñar a niños de escasos recursos de la ciudad no solo a montar en bici sino a conocer las señales de tránsito para su seguridad.

VÍCTOR VARGAS RODRÍGUEZ
Redactor del Diario ADN
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.