El 2015 'pinta bien' para exportaciones industriales y agropecuarias

El 2015 'pinta bien' para exportaciones industriales y agropecuarias

Gremios demandan medidas para mejorar ventas externas colombianas.

26 de febrero 2015 , 11:21 a.m.

A pesar del desplome de los precios del petróleo y otros bienes básicos y de las bruscas variaciones de la cotización del dólar frente al peso, manteniendo una tendencia alcista, las expectativas de los exportadores de productos industriales y del sector agropecuario colombianos son optimistas.

Para estos empresarios, que han soportado una revaluación del peso de casi una década y una agresiva competencia internacional, parte de la cual proviene del contrabando, el año ‘pinta bien’, pero hay que ayudarle, porque la sola acción del mercado no es suficiente para superar los problemas que hay.

La devaluación del peso, que en los últimos 90 días ha acumulado 15,35 por ciento, es un estímulo para las exportaciones, pero como dice el presidente de Analdex, Javier Díaz, esto no significa el aumento inmediato y automático de las ventas externas.

O como lo señala el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, es una buena oportunidad que se les presenta a los exportadores; incluso, los problemas que puedan derivarse de esa rápida depreciación del peso –como el encarecimiento de materias primas clave como maíz, soya, etc.- “hay que transformarlos a favor de Colombia”, cuya producción local podría competir con las importaciones.

El sector textil-confección, que hace apenas seis años alcanzó despachos al exterior por aproximadamente 2.000 millones de dólares y que en el 2014 la facturación apenas llegó a alrededor de 800 millones, también es optimista sobre el futuro, pero tiene razones adicionales a la devaluación, incluso de mayor peso que esta.

Carlos Eduardo Botero, presidente del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda), manifiesta que en ese largo periodo de revaluación del peso los empresarios de esta actividad entendieron que las exportaciones y la competitividad del sector no pueden fundamentarse en la tasa de cambio.

Esa nueva visión, que en general también ha sido asimilada por los demás exportadores, implica trabajar con productos de mayor valor agregado, producir para nichos de mercado y hasta transformar sus modelos de negocio, entre otros muchos cambios que deben darse dentro de las empresas.

Fuera de las empresas también hay muchas cosas por hacer; parte de esas gestiones corresponden al sector público y otra parte a esfuerzos y abordajes mixtos, según la petición reiterada de los voceros de los gremios empresariales.

Rafael Mejía, por ejemplo, dijo que van a revisar en detalle los diferentes tratados comerciales negociados por Colombia, estudiar las demandas que surgen de esas economías, los productos (del campo) que tienen admisibilidad sanitaria en esos mercados, y con base en esas y otras informaciones trabajar para llegar a esos consumidores.

En lo anterior, entidades como Procolombia, el Invima y el Centro de Aprovechamiento de los Acuerdos Comerciales están llamadas a desempeñar un papel clave para la ampliación y diversificación tanto de la base exportable como del aumento de los exportadores, las exportaciones y los destinos.

Lo mismo puede decirse de instituciones como la Dian, la Policía Nacional, el ICA, entre otras, a las que Javier Díaz, les reclama para que actúen de manera coordinada y simultánea en la inspección de la carga de comercio exterior para evitar daños a las mercancías y demoras en el proceso, incluidos los de nacionalización y/o despachos al exterior, porque esto les resta competitividad a los empresarios.

De la misma manera, el presidente de Analdex demanda de las autoridades el uso de tecnologías modernas, como los escáneres, para la revisión no intrusiva de la carga y acelerar los vistos buenos a las empresas que ameriten ser Operador Económico Autorizado (OEA) para que internacionalmente se les reconozca como un operador seguro y confiable en la cadena de suministro internacional. ¿El resultado? Ganancias en productividad y competitividad.

Colombia y México, indicó el directivo, iniciaron casi al mismo tiempo el trabajo para reconocer OEA. Colombia, agregó apenas ha autorizado, y recientemente, cuatro OEA, mientras que México ya contabiliza 550.

El sector privado no exportador, pero que está metido en la logística de este proceso, tiene que poner no uno sino cientos de granos de arena para darle fluidez y mejorar la competitividad de las exportaciones, entre los cuales Díaz mencionó los peajes, a quienes llamó a modernizar su sistema de cobro.

A pesar de esas dificultades y obstáculos, los presidentes de la SAC, Inexmoda, Analdex y Tulio Zuluaga, de Asopartes, confían en que este año, en materia exportadora de productos diferentes a los minero-energéticos, será mejor que el 2014.

Redacción de Economía y Negocios

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.