A la espera del Niño, precios de energía no subirán como el año pasado

A la espera del Niño, precios de energía no subirán como el año pasado

La caída en la cotización de los combustibles ha bajado el tope fijado para cada kilovatio generado.

notitle
26 de febrero 2015 , 10:41 a.m.

La disparada de precios que tuvo la energía en la bolsa el año pasado, cuando el nivel de los embalses estaba más bajo que el actual y el valor del kilovatio hora en bolsa se incrementó un 108,7 por ciento en promedio entre el primer trimestre y el segundo trimestre, no se repetiría este año pese a que existe una posibilidad de que en algún momento se declare el fenómeno del Niño de manera oficial.

Lo anterior porque el nivel actual de los embalses, superior al 58 por ciento, está por encima del que registraron hacia el mes de abril del 2014 (42 por ciento) y porque el esperado evento climático de extrema sequía no ha sido declarado, pues no se han conjugado todos los factores para que ello ocurra.

De acuerdo con Alejandro Lucio Chaustre, director de la firma de Óptima Consultores, el actual verano es más fuerte que en condiciones normales en cuanto a temperatura, pero en lo que tiene que ver con los aportes hídricos, que es lo que importa para la generación de energía de las centrales de generación hidráulica, la situación es diferente.

“El final de febrero nos coge con un buen nivel, con reservas hídricas del orden del 58 al 59 por ciento, que para estar finalizando febrero dan un mensaje muy tranquilizador”, señala.

No obstante, asegura que esto no quiere decir que todo el mundo se deba relajar y que no ha pasado nada, pues el país está en una especie de limbo entre si hay Niño y la normalidad.

Esto porque si bien lo que miden los índices es la temperatura del Pacífico, que actualmente está cerca o justo en el nivel para declarar este fenómeno climático, para que las condiciones sean de Niño no solo basta con la temperatura del océano, sino de una serie de características atmosféricas como la velocidad del viento, entre otros.

“Cuando un revisa donde estaban las reservas el año pasado, se encontraban mucho más abajo y sin fenómeno del Niño o condiciones ácidas de temperatura”, agrega.

Tope más bajo

Pero adicionalmente al nivel de los embalses y a que el fenómeno climático ha resultado menos fuerte de lo esperado, este año el precio de la energía tiene una barrera adicional que no lo dejaría subir de la misma forma en que ocurrió el año pasado.

Se trata, según Lucio, del precio de escasez, un tope que existe al costo de generación por kilovatio hora y que si los generadores sobrepasan en sus tarifas son obligados a vender la energía a máximo este nivel, para cumplir sus compromisos de generación en firme.

Este techo ha bajado de forma progresiva en los últimos meses por la caída en los precios de los combustibles líquidos, derivada de la contracción que han experimentado los precios del crudo, ya que, dentro de la fórmula del precio de escasez, parcialmente el indicador está indexado al precio internacional.

“Que el precio de escasez baje es ponerle un techo al mercado más bajo al mercado y esto hace que la posibilidad de que el precio suba por encima de este tope sea más baja”, señala el experto.

El año pasado, cuando los embalses estaban bajos y era necesario acumular agua, los generadores incrementaron la generación térmica lo cual hizo que el precio en bolsa subiera, llegando en algunos días al tope del precio de escasez.

Actualmente el precio de la energía en bolsa está entre 160 y 180 pesos el kilovatio/hora, nivel considerado alto frente a los que se vieron hace un par de años, pero no están cerca de los precios de hace dos meses ni tampoco de los que hubo para esta misma época del año pasado, que fueron de más de 300 pesos el kilovatio hora.

Actualmente el precio de la energía en los contratos de largo plazo en el mercado mayorista de energía oscila entre los 140 y los 150 pesos el kilovatio/hora, y a este esquema acude la mayoría de agentes, para asegurar un precio que no esté expuesto a las fluctuaciones de la cotización en bolsa.

Hidrosogamoso y El Quimbo ayudan

Uno de los factores que ha contribuido este año al mejor nivel de las reservas hídricas ha sido la entrada en operación de la hidroéléctrica Sogamoso por parte de la generadora Isagén, y muy probablemente para el segundo semestre ya estará lista la hidroeléctrica El Quimbo, en el departamento del Huila, lo que mejorará los aportes hídricos al Sistema Interconectado Nacional.

Incluso, a pesar de que el año pasado las centrales térmicas demandaron más gas que el habitual previendo la llegada del Niño, la participación de la generación térmica actualmente es baja.

Normalmente la demanda diaria de energía en el país está en 180 gigavatios/hora, de los cuales unos 38 gigavatios hora los están aportando este tipo de centrales, para una participación del 21 por ciento en el total.

El año pasado, cuando se estaba embalsando el agua se llegó a generar hasta 70 gigavatios hora al día por parte de las centrales térmicas, es decir, que estas participaron entre el 38 y el 40 por ciento de la generación en ese momento.

Por ahora el riesgo está en que en el 2015 el país siga con un fenómeno del Niño que no es declarado, pero sí con temperaturas altas y un nivel de aportes hídricos bajo, lo que llevaría a que en junio puedan subir los precios, aunque será preciso esperar al comportamiento de todas las variables.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS

SUBEDITOR ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.