'Volveremos a área lunar en 2020 y llevaremos humanos a Marte en 2030'

'Volveremos a área lunar en 2020 y llevaremos humanos a Marte en 2030'

En visita a Colombia, administrador de la Nasa habló de retos y futuras misiones de la agencia.

notitle
25 de febrero 2015 , 08:51 p.m.

Cuando el telescopio espacial Hubble salió de la Tierra para ser puesto en órbita, en abril de 1990, la discusión giraba en torno a las preguntas sobre el espacio que este iba a resolver.

Pero, para la tripulación que lo llevó a bordo del transbordador espacial Discovery y lo desplegó, poner el más grande telescopio en el espacio, más que respuestas, iba a generar preguntas nuevas. Y eso pasó.

Uno de los miembros de esa tripulación es Charles F. Bolden, administrador de la Nasa desde el 17 de julio del 2009. Fue el piloto de esa misión, que en este 2015 cumple 25 años.

Bolden, quien en agosto cumplirá 69 años, insiste en que hacemos mal en llamarlo telescopio. Lo define como un observatorio dotado de instrumentos astronómicos, que le ha dado a la humanidad imágenes que nunca se imaginó.

A finales de los 60, en medio del movimiento por los derechos civiles, ingresó a la Armada, donde estuvo 34 años, 14 de ellos también como miembro de la Oficina de Astronautas de la Nasa.

Participó en cerca de 100 misiones de combate en Vietnam, Laos y Camboya. Piloteó, además de la misión que puso en órbita al Hubble, una a bordo del Columbia, y comandó dos más –una en el Atlantis– antes de convertirse en el primer afroamericano en llegar a la cabeza de la Nasa.

Bajo su administración, el Curiosity llegó a Marte; se lanzó Juno, la sonda que estudiará a Júpiter y que se espera entre en su órbita en el 2016; se desarrolló el vehículo Orión, en el que se busca llevar astronautas a asteroides y a Marte, y se trabaja para enviar en el 2018 el telescopio espacial James Webb, sucesor del Hubble.

En su visita a Colombia, se reunió con funcionarios del Gobierno para conocer iniciativas en materia espacial y reiterar el compromiso de la Nasa por mantener activos programas educativos para jóvenes.

Este miércoles compartió en Maloka sus experiencias, y se refirió a las misiones actuales y a los retos futuros. En diálogo con EL TIEMPO, habló del aumento en el presupuesto que tendría la agencia en el 2016, de los planes de regreso al área lunar, del envío de humanos a Marte y del creciente interés de privados en vincularse con misiones espaciales.

Usted participó en una misión histórica: poner el Hubble en el espacio. Este año se cumplen 25 años...

Fue una misión grandiosa desplegar el Hubble en 1990, y luego de los años resultó ser un logro tecnológico increíble. Le ha permitido a la humanidad entender más del universo, como nunca antes.

En 1990, Charles Bolden, hoy administrador de la Nasa, participó en la misión que llevó al espacio al telescopio espacial Hubble. Este año se cumplen 25 años de esa hazaña, que le ha permitido a la humanidad obtener imágenes del universo nunca antes pensadas. Nasa

¿Qué recuerda de ese día?

Los miembros de la tripulación, antes de desplegarlo, pensamos que la gente estaba hablando de todas las preguntas que el Hubble iba a resolver. Pero casi todos sentimos que, cuando lo pusimos en órbita y empezó a ser utilizado, iba a generar más preguntas. Eso fue lo que pasó. La gente, hoy, está reescribiendo libros acerca de astronomía y física. Preguntas como si el universo se está expandiendo o contrayendo, y muchas cosas que la gente aceptaba como hecho científico no se aceptan más, porque el Hubble demostró otras cosas. Es un error llamarlo telescopio. El Hubble es un observatorio con 6 instrumentos astronómicos, que ven a través del espectro en infrarrojo o ultravioleta. Es único. Nos ha dado imágenes que la gente nunca imaginó.

Es un hecho el interés de particulares en el espacio. ¿Cómo ve la Nasa esto?

Como van las cosas, no solo Estados Unidos, todas las potencias espaciales están mirando hacia la comercialización, tratando de ver qué tanto se puede insertar a la industria privada, en asociación, y a la academia con miras a que el Gobierno quede en libertad de hacer cosas más grandes. La Nasa ya no accede al espacio, no tenemos una nave que lleve personas ni carga al espacio. Lo contratamos.

¿Esto puede alejar la investigación del espacio y convertirlo en un negocio?

Si se mira lo que está pasando en Naciones Unidas, todos están haciendo tratados sobre el uso pacífico del espacio exterior. La Nasa promueve esto. Una de las industrias que más rápido crecen hoy es el derecho sobre el espacio, porque cada día hay más personas interesadas en salir para hacer distintos tipos de exploración, como ir a la Luna o a asteroides a hacer minería. Pero no hay leyes para eso.

¿Qué pasa si dos naciones quieren ir al mismo asteroide?

No hay argumento o desacuerdo sobre cómo pueden ser usados. Nadie es dueño, pero todos probablemente buscarán la forma de obtener los recursos que necesitan. Eso no se ha decido todavía. Eso aún está emergiendo.

Al no haber regulación, ¿se puede perder el control que se tiene hoy?

No, porque lo que está pasando es que las organizaciones regulatorias, una de ellas Naciones Unidas, ya trabajan en ello.

La Nasa ha sufrido reducciones presupuestales años atrás...

El presupuesto de la Nasa está creciendo. Para el 2016, el presidente Obama propone uno que está medio billón de dólares (18.500 millones de dólares) por encima del asignado por el Congreso en el 2015 (cerca de 18.000 millones de dólares). Como cualquier otra agencia del gobierno federal vivimos un periodo difícil después del golpe del 2008, pero la nación, económicamente, se está recuperando. Y las agencias, interesadas en ciencia y tecnología, han tenido aumentos en sus presupuestos.

¿Eso acercaría misiones ambiciosas como ir a Marte?

Firmamos contrato con SpaceX y Boeing para que desarrollaran el vehículo que lleve a nuestros astronautas y astronautas socios a la Estación Espacial Internacional. Esperamos hacerlo en el 2017. La Nasa no está involucrada en proveer acceso al espacio, pero avanzamos en el proceso de desarrollar un vehículo de lanzamiento de carga pesada. Empezaremos regresando al área lunar, en gran parte en la década del 2020, con el plan de llevar humanos a Marte en el 2030.

Bolden comandó dos misiones espaciales y piloteó dos más.

Hoy es evidente la cooperación entre agencias. ¿Quiere eso decir que quedó atrás esa ‘carrera' espacial’?

Tenemos más de 700 acuerdos internacionales a la fecha. Cuando el presidente Obama me designó, me encargó extender la relación con los que llamamos socios no tradicionales. Colombia es uno de ellos, es un país que quiere tener un programa espacial, y que puede contar con el apoyo de Estados Unidos o de otras agencias espaciales. Ese es el objetivo de nuestra visita, tratar de ayudar a Colombia a dar el paso inicial hacia un uso real del espacio y, por qué no, su exploración.

¿Qué temas va a tratar con el Gobierno colombiano?

Una de las cosas que quiero hablar con el Vicepresidente y los ministros es ver cómo Colombia puede colaborar con la Nasa o con otras agencias espaciales para hacer experimentos en la Estación Espacial Internacional (EEI) o para usar los instrumentos que ya están allí. Por ejemplo, tenemos unos que miran a los océanos y los vientos de estos. Otros buscan aerosoles en la atmósfera. Tengo la esperanza de que cuando nos vayamos, en la prensa se hable de ideas emergentes de Colombia para colaborar con la Nasa en nuevos proyectos y lograr así que este país decida unirse a la familia de naciones que trabajan en el espacio y que están aprendiendo a utilizar la EEI. Hoy hacemos cosas allí que nunca planeamos hacer.

Colombia no tiene una agencia espacial. ¿Por dónde empezar?

No la tiene, pero creo que quiere tenerla. Tienen un vicepresidente que ha asignado a un consejero que junta las múltiples agencias del Gobierno que cuentan con entidades preocupadas por el espacio. En ese sentido es bastante afortunado, porque llega al nivel superior del Gobierno. No tengo un consejo, pero en nuestras reuniones podremos hablar sobre la visión que el Gobierno tiene y entender cómo las cosas vienen progresando acá.

En educación, ¿qué planes tienen para Colombia?

Sabemos que hay un interés fuerte de Colombia por este tema, propiamente la educación en STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, por su sigla en inglés). Se está trabajando mucho en colaboración, a través de pasantías internacionales. Estudiantes de acá pueden ir a Estados Unidos y trabajar en los centros de la Nasa.

¿Hay algún programa en particular?

En nuestro departamento de ciencias tenemos uno, llamado Desarrollo y que vincula a estudiantes de colegios y universidades de países que miran asuntos particulares de su entorno, y con herramientas que podríamos usar con nuestra capacidad científica; desde este espacio, ellos pueden elegir un proyecto para trabajar en colaboración con científicos de la Nasa. Luego, vuelven para aplicar lo aprendido en proyectos que marchan en sus países.

¿Hay un plan frente al cambio climático?

Ese es el gran esfuerzo de trabajo nuestro en Suramérica: en ciencia y cambio climático. Queremos ayudar a los países de la región con asuntos que les preocupan, como recursos hídricos, y manejo y desarrollo de cultivos. Tenemos una misión que comenzará en marzo, y parte de esta volará sobre Colombia, revisando volcanes, vegetación y deforestación.

NICOLÁS CONGOTE GUTIÉRREZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.