¿Hay exceso de fuerza en la acción de los policías?

¿Hay exceso de fuerza en la acción de los policías?

Según expertos, videos registran la agresión, pero no la causa. Autoridades analizan otros casos.

notitle
25 de febrero 2015 , 07:36 p.m.

A pesar de los esfuerzos que hace la Policía por mejorar las condiciones de seguridad en la ciudad, varios episodios protagonizados por algunos de sus miembros en los últimos días y en los que aparentemente se exceden en el uso de fuerza, han puesto a la institución en el ojo del huracán.

El incidente más reciente quedó registrado en un video aficionado, el martes en la tarde, en el que se ve cómo cuatro uniformados sacuden a Javier Mauricio Peña, un enfermero del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue), quien debía atender los desmanes que se presentaron en el Portal de la 80.

Aunque el video solo muestra el forcejeo y no los motivos de la confrontación, el afectado dijo que el hecho ocurrió luego de que atendiera a un joven que habría sido agredido por la Policía y le ofreciera ayuda a la madre ante alguna eventualidad.

Por su parte, las autoridades insistieron en que el joven se había colado en el sistema y golpeó a uno de los agentes cuando intentaron sacarlo, pero el detonante habrían sido los comentarios contra la institución que él y el enfermero habrían hecho en contra de los policías. (Lea:Suspenden a cinco policías por violenta agresión a taxista en Bogotá)

El impacto de casos aislados como este es mayúsculo para la imagen de la Policía, pues son los uniformados quienes deben velar por la seguridad ciudadana, en lugar de agredirla. Más ahora, ante las presiones para que mejoren los resultados en seguridad.

Su actuación se ve cada vez más expuesta con el auge de cámaras de video, celulares y las redes sociales, que la gente usa cuando siente que sus derechos son vulnerados. De hecho, la Policía se puede llevar la peor parte por varias razones: primero, la mayoría de las grabaciones solo muestran el desenlace del hecho, pocos permiten determinar con precisión lo que sucedió antes de la agresión. “En ese tipo de casos uno se queda con la última imagen, y puede ser bastante injusto”, aseguró el experto en seguridad Hugo Acero.

Segundo, la Policía termina por cohibirse en el ejercicio del control, a pesar de que estén atendiendo un caso en el que un ciudadano esté violando las normas, lo que les hace perder autoridad.

Incluso, para el propio general Humberto Guatibonza, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, este tipo de grabaciones preocupan, no porque los hechos no se investiguen, sino porque no se conoce el contexto de lo ocurrido.

“El riesgo es que solo salgan las partes donde la Policía responde, donde hay agresión, pero no se muestra el video completo. No desconozco que algunos se extralimitan, pero algunos son editados. Independientemente, todos los casos son investigados”, precisó el oficial.

Este miércoles no solo se conoció el video de la supuesta agresión en TransMilenio, también se hizo público otro en el que un agente de tránsito zarandea a un joven que, según lo que dice la persona que hizo la grabación, se pasó un semáforo en rojo. Por este hecho, la Policía abrió una investigación.

“Este tipo de grabaciones, cuando se utiliza solo el momento en el que la Policía reacciona, puede llegar a inutilizar su trabajo. Va a llegar un momento en el que el policía diga: ‘Yo definitivamente no hago nada porque termino grabado, ya sea porque lo detenga, le coja el brazo al individuo, este se resista y haya forcejeo. Puede terminar investigado”, agregó Acero.

Aunque no es claro en ninguno de los videos qué originó la confrontación, sí es cierto que a ninguna de las supuestas víctimas se les veía intención de atacar ni mucho menos un arma, lo que efectivamente corrobora que los uniformados pudieron excederse.

Para Jairo Libreros, también experto en seguridad y políticas públicas, el exceso de la fuerza se mide según un principio de proporcionalidad. “Para contener una situación crítica, debe usarse una cantidad de fuerza equiparable al nivel de riesgo que se quiere manejar. Si hay un desequilibrio negativo, se rompe el principio y hay exceso de la fuerza”, aseguró. (Lea también: Investigan a policías que habrían agredido a un joven en Bogotá)

En conclusión, coinciden los expertos, los videos pueden ser herramientas sanas para que se conozcan los casos en los que los policías efectivamente se extralimitan, pero también para que quienes cometen infracciones evadan la responsabilidad de sus actos y anulen a la Policía, de manera que se le abra espacio a la delincuencia.

‘Creo en ellos, pero esta vez se pasaron'

El reclamo de los policías de TransMilenio era válido: un joven se saltó el torniquete de ingreso en el Portal de la 80 sin pagar.

Los oficiales de turno lo llevaron a la enfermería, donde lo asistió el auxiliar Mauricio Peña, quien trabaja para el Centro Regulador de Urgencias (Crue), en la unidad de primeros auxilios del portal de TransMilenio.

Mauricio dice que el paciente de 20 años llegó con una herida en la ceja derecha y en la boca. “Lo traían dos policías y cuando le pregunté qué había pasado, aceptó que tuvo una discusión con los policías y que ellos le habían hecho las heridas”. (Lea: Mujer denunció agresión por parte de un policía)

Lo siguiente fue hacer la curación. “Hice mi reporte y llamé a los familiares del muchacho. Ellos llegaron bastante ofuscados”.

En el recinto, el joven dejó sus pertenencias. “Salí a buscarlo y lo vi otra vez corriendo. Lo perseguían otros policías. Él gritaba y pedía auxilio”. Mauricio vio cuando lo sometieron y lo siguieron golpeando. “Protesté porque me pareció exagerado, pero me contestaron de una forma agresiva. Busqué a la mamá y cuando me acerqué a tranquilizarla, un agente de apellido Fagua me tomó por el brazo, dijo que me iba a judicializar, esposar y meter en la patrulla”.

El funcionario asegura que no fue grosero. “Alcé las manos; solo me resistía a que me trataran mal”. Ahí fue cuando cuatro policías lo sometieron. “Recibí golpes en el estómago y en todo el cuerpo. Me dieron tres días de incapacidad”.

“Creo en lo que hacen, en su labor en TransMilenio, pero esta vez se pasaron”.

Joan Sebastián, el paciente de 20 años atendido por el enfermero, le dijo a EL TIEMPO que aceptaba su error. “Me colé porque es más fácil, todos lo hacen”.

Dijo que le golpearon la cara con un bolillo.

Los hechos ya son de conocimiento de la Oficina de Asuntos Disciplinarios de la Policía.

BOGOTÁ

*Escríbanos a carmal@eltiempo.com y aleser@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.