Polémica por sentencia en juicio del 'francotirador'

Polémica por sentencia en juicio del 'francotirador'

Cadena perpetua para el hombre que asesinó al letal tirador de EE. UU., Chris Kyle. Se le diagnosticó psicosis.

notitle
25 de febrero 2015 , 07:11 p.m.

Washington (AFP). El exmarine acusado de matar a Chris Kyle, el famoso tirador de élite que inspiró la película El francotirador (American Sniper), fue declarado culpable ayer y condenado a cadena perpetua en un polémico juicio en Texas, sur de Estados Unidos.

La pena de Eddie Ray Routh, de 27 años, también condenado por la muerte del amigo de Kyle, Chad Littlefield, generó polémica, ya que según sus abogados, la pequeña ciudad de Texas no era el lugar más apropiado para llevar a cabo un juicio equitativo, debido al éxito de El francotirador y la popularidad que había adquirido Kyle.

Los miembros del jurado del tribunal de Stephenville (160 km al suroeste de Dallas) desestimaron los alegatos de la defensa de que el acusado padecía un brote psicótico cuando cometió el crimen.

Sus abogados argumentaban que su cliente sufría “psicosis”, un trastorno mental grave que produce la pérdida del contacto con la realidad.

La decisión del juez excluye la posibilidad de libertad anticipada, según la lectura del veredicto retransmitida por televisión.

Kyle, de 38 años, y Littlefield, de 35, fueron abatidos por Routh en un rancho de tiro de Glen Rose al suroeste de Fort Worth (Texas), en febrero de 2013.

El juicio cautivó a todo el país por la personalidad de Kyle, apodado en el ejército ‘La leyenda’, y autor de una exitosa autobiografía que inspiró la película, adaptada a la gran pantalla por el veterano actor y director Clint Eastwood.

El exmarine había salido de un tratamiento psiquiátrico una semana antes de encontrarse con los soldados, y Kyle le había ofrecido su ayuda por padecer estrés postraumático tras haber participado en la guerra en Irak y trabajado en Haití en el terremoto del 2010.

Durante el primer día del juicio, el fiscal contó que Kyle recibió seis tiros de su propia pistola calibre 45 en la espalda. Después de los tiros, Routh huyó en el automóvil de Kyle, pero fue detenido el mismo día en casa de su hermana y confesó ambas muertes.

Afirmó que había “personas que succionaban su alma y que podía olfatear a los chanchos”. “La enfermedad mental no elimina la posibilidad de distinguir el bien del mal”, dijo en el juicio el fiscal indicando que el día de los hechos Routh había fumado marihuana y bebido alcohol.

Algo andaba mal

Durante el proceso, los jueces consideraron que Kyle y Littlefield se habían dado cuenta de que algo no iba bien justo unos minutos antes de recibir los disparos. De camino al rancho de tiro, Kyle envió un mensaje de texto a su amigo que viajaba junto a él en la parte de adelante del vehículo: “Este tipo está completamente chiflado”, escribió en alusión a Routh, quien estaba sentado en el asiento trasero. “Está justo detrás de mí. Vigila mis espaldas”, respondió Littlefield.

Héroe para unos, despreciado por otros, a Kyle se le adjudica oficialmente la muerte de 160 personas en sus cuatro pasajes en servicio por Irak, pero él mismo se jactaba de haber matado a 255.

La película ha batido récords de taquilla en los cines de EE. UU. y obtuvo seis nominaciones a los premios Óscar, de las cuales ganó el de Mejor edición de sonido. El juez Cashon había rechazado postergar la fecha del juicio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.