Se eleva la tensión en Venezuela por asesinato de joven de 14 años

Se eleva la tensión en Venezuela por asesinato de joven de 14 años

Familiares de Kluiverth Roa, de 14 años, afirman que estaba saliendo del colegio cuando fue atacado.

notitle
25 de febrero 2015 , 04:57 p.m.

Tres días de luto declaró la junta directiva del colegio Agustín Codazzi de San Cristóbal, donde estudiaba Kluiverth Roa, el estudiante de 14 años asesinado la tarde de este martes por un funcionario de la Policía Nacional Bolivariana que le disparó a quemarropa. (Lea: Imputan a policía que mató a estudiante en protesta en Venezuela)

El hecho desbordó la indignación de los venezolanos pues el crimen ocurrió en el fragor de una protesta –contra el gobierno, contra el alto costo de la vida- que estaba siendo “controlada” con gases lacrimógenos.

AFP

Roa no era parte de la protesta, apenas estaba saliendo del colegio y se dirigía a la parada de autobús cuando fue abordado por dos policías, dicen sus familiares y maestros. (Lea: 'En las próximas parlamentarias vamos a ganar': Julio Borges)

La herida mortal, originada por un disparo con una escopeta de perdigones de goma, la efectuó el policía Javier Mora Ortiz (de 23 años) quien fue capturado e imputado por los delitos de homicidio intencional calificado por motivos fútiles e innobles con el agravante de que es un adolescente, uso indebido de arma orgánica y quebrantamiento de pactos y convenios internacionales.

Indignación

Pero la rápida actuación de las autoridades apenas aplacó la molestia de miles de venezolanos, sobre todos de estudiantes que desde el martes y el miércoles colmaron las calles de las principales ciudades del país para expresar su descontento. La similitud del crimen contra Roa con varias de las víctimas que participaron en las protestas del año pasado –por uso desproporcionado de la fuerza- han reflotado el sentimiento de que la represión es y será el sino que deberá enfrentar todo aquel que quiera protestar contra el gobierno.

San Cristóbal, que estalló en protestas y quemas de llantas la misma noche del martes, amaneció el miércoles en tensa calma con calles cerradas por los residuos de barricadas y una fuerte presencia policial sobre todo alrededor de la residencia del gobernador José Gregorio Vielma y donde se llevó a cabo el sepelio de Roa.

En el sector tachirense de Rubio un grupo de encapuchados asaltó y quemó un camión de gas de Petróleos de Venezuela y en la ciudad universitaria de Mérida los estudiantes de La Universidad del Zulia también tomaron las calles en protesta, quemando incluso un camión al que descargaron las medicinas que llevaba.

Hasta la tarde de este miércoles, la prensa local reportaba tres heridos por arma de fuego en las protestas de Mérida.

EFE

Tres de las universidades más importantes de Maracaibo –La Universidad del Zulia, Universidad Rafael Belloso Chacín y Universidad José Gregorio Hernández- en el estado Zulia, también fueron escenario de grandes concentraciones de estudiantes, pero pacíficas.

La noche del martes fueron apresados 80 muchachos que durante este miércoles fueron liberados paulatinamente, excepto 16 que fueron presentados ante los tribunales. En la Isla de Margarita también hubo protestas por el asesinato del adolescente, y tres estudiantes fueron apresados.

En Caracas la protesta también fue pacífica. Estudiantes acudieron al Ministerio de Interior y Justicia y entregaron comunicado exigiendo tanto la destitución del director nacional de la Policía Nacional Bolivariana como la derogación de decreto 8610, el polémico decreto aprobado en enero de este año por el ministerio de la Defensa que permite “el uso mortal de la fuerza” en manifestaciones de protesta.

Voceros de la oposición han dicho que el asesinato de Roa podría ser la primera consecuencia de ese decreto, el cual contraviene la prohibición constitucional de usar armas de fuego ante manifestaciones de protesta.

El gobernador y ex candidato presidencial Henrique Capriles aseguró que cuando el gobierno permite el uso de armas de fuego en protestas “es el principal responsable” de resultados como el del muchacho Roa.

Carta al papa Francisco

También varios cientos de mujeres se congregaron frente a la Nunciatura Apostólica en la capital venezolana, lideradas por María Corina Machado, Mitzy de Ledezma y Rosa Orozco (madre de Geraldine Orozco, asesinada el año pasado de un tiro en la cara por parte de la Guardia Nacional) para entregar una carta al Papa Francisco informándole sobre el asesinato y en general la represión de la disidencia en el país.

El gobierno venezolano, que no tardó en condenar el asesinato, se hizo eco de la versión policial que aseguró que un contingente de PNB fue emboscado y atacado por manifestantes y respondió haciendo uso de la fuerza. Para el presidente Maduro los focos de manifestaciones que se presentan en las calles venezolanas son “sectas de odio” que estarían siendo adoctrinadas por “la derecha” para general caos y violencia. “Les llenan el alma de odio, de deseos de venganza (…) estos muchachos son captados por sectas, son como sectas de la derecha”.

El mandatario insiste en dibujar un panorama de desestabilización externa a pesar de la conmoción generada por la muerte del estudiante. En un acto público realizado al sur del país aseguró este miércoles que desde Colombia sus enemigos buscan infiltrar comandos para desestabilizar a su gobierno en los estados Táchira, Mérida, Zulia y Apure. “Quieren infiltrar grupos armados entrenados por los paramilitares de Colombia, porque desde el norte han dado la orden de como sea destruir la patria de Bolívar y yo le quiero decir a los imperialistas del norte, que a la patria de Bolívar no la destruye nadie”, afirmó.

Táchira, una olla de presión

El estado Táchira es un hueso duro de roer para la "revolución bolivariana". Su capital, San Cristóbal, es como Mérida, una ciudad universitaria en la que la presencia permanente de estudiantes y su lejanía del centro de poder político del país -Caracas- le ha dado un carácter usualmente contestatario e incómodo para todos los gobiernos.

El ánimo de "los gochos", como cariñosamente le llaman los venezolanos a sus habitantes de la zona andina, también se reconoce especial: austero, concentrado, organizado, lejano a la improvisación de la costa venezolana o al cosmopolitismo de centros como la capital del país o Valencia.

No suele responder a los llamados de la política central sino que maneja su propio tempo conforme a la realidad de la zona y en los últimos años, más que cualquier otro lugar de Venezuela, ha sido fuertemente azotada por el desabastecimiento, prohibiciones de tránsito fronterizo, fuerte escasez de gasolina y la corrupción militar que permite el contrabando.

Por eso no extraña que los gochos reaccionen en estos tiempos con facilidad y contundencia: Táchira concentra como pocos lugares todos los males que atraviesa Venezuela.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.