Ambiente pedirá a Petro objetar nuevo proyecto de publicidad exterior

Ambiente pedirá a Petro objetar nuevo proyecto de publicidad exterior

El Concejo de Bogotá legisló a favor de valleros y creó permisos a perpetuidad: Susana Muhamad

notitle
25 de febrero 2015 , 08:18 a.m.

La secretaria distrital de Ambiente, Susana Muhamad, dijo que por inconsistencias técnicas, contradicciones jurídicas e inconveniencia pedirá al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, que objete el nuevo proyecto o estatuto de publicidad exterior que acaba de aprobar el Concejo de Bogotá.

La funcionaria le dijo a EL TIEMPO.COM que el Concejo legisló a favor de los valleros y no de la ciudad y que favoreció intereses de un sector creando vallas en puntos a perpetuidad en la ciudad.

¿Por qué habla de que el nuevo estatuto de publicidad exterior que se aprobó dará vallas a perpetuidad en la ciudad?
Porque genera condiciones inequitativas entre los regulados.Da un tiempo muy corto entre el periodo que se vence el permiso y se debe aplicar. Pone la regla de que el primero que llegue es el primero al que hay que tramitársele el permiso y, obviamente, como hoy no hay una regulación de fondo ambiental, pues si el solicitante cumple los requisitos, el permiso se debe aprobar. Esto hace que no se generen condiciones de igualdad entre los diferentes grupos empresariales. Además, entre el tiempo que se estudia la aprobación del permiso  y este se aprueba no tienen que desmontar la valla. Así, la valla continuará mientras se otorga el nuevo permiso.

Según lo aprobado, se da el permiso por seis años y se otorgan otros dos meses adicionales mientras se tramita el nuevo permiso…

Claro, y si se aprueba el permiso tendrá otros tres años, luego viene otra prórroga de tres años y después -dos días antes- vuelve y aplica y si cumple y logra llegar primero tendrán otros tres años. Todo eso es generar más condiciones para perpetuarse en un punto. El problema de haber aprobado todo esto es que va en contra de la regulación ambiental y del código de recursos naturales, porque los permisos ambientales pueden darse máximo por 10 años. En el caso de Bogotá, las vallas están reglamentadas por 10 años y deben darse condiciones de igualdad para que otros puedan volver a aplicar (solicitar) el permiso…

¿Esto indica que no habrá libre competencia, que se creará un monopolio en el negocio de las vallas?

Se puede perpetuar un empresario en un mismo punto teniendo ventaja sobre otros que quisieran acceder al sitio. Por otro lado, tenemos que avanzar en generar una regulación que nos permita evaluar el impacto de la publicidad en el recurso paisaje para regularlo de otra forma. Mientras esto ocurre, los artículos aprobados en el acuerdo del Concejo lo que hacen es generar condiciones más desiguales de las existentes.

¿Usted cree que el Concejo legisló a favor de los valleros?

Creo que favorece a los valleros con este artículo (de los tiempos) específicamente. Fueron casi inanes las 48 mesas de trabajo que se tuvieron con ellos y el Concejo. Al final, cuando este proyecto pisó el Concejo, el interés de los términos fue lo que primó por encima de cualquier otro asunto.

Precisamente, en el Concejo se afirma que la Administración participó en esas y de los términos del articulado…
Nosotros convocamos las mesas. La idea era que presentáramos un proyecto de concertación, entre los ponentes, gremios, sociedad y Secretaría de Ambiente. Eso fue lo que logramos. Cuando nosotros radicamos el proyecto en el Concejo, los otros ponentes hicieron lo mismo con sus proyectos, luego hicieron una unificación. Esto generó un proyecto inane, en ese momento de la unificación se generaron muchísimas amenazas para la concepción original del proyecto y de ahí en adelante simplemente lo que siguió fue la defensa de un interés en el Concejo y terminamos con este 'Frankestein' en un proyecto muy reducido. Nosotros habíamos presentado un proyecto de 45 páginas, unificando la reglamentación y se terminó con un proyecto de 7 artículos sin una consistencia entre uno y otro artículo.

A quiénes señala de ser los autores de hacer el proyecto a favor de los valleros...

No quiero hacer señalamientos en favor o en contra. Lo que sí queda claro en el Concejo es que quienes aprobaron este proceso son de la bancada de Cambio Radical, parte de la bancada del partido de la U y parte de la bancada de los liberales.

¿Piensa que este proyecto fue un trabajo más con interés político que técnico a favor de la ciudad?

Fue un trabajo con puja de intereses y al final lo definiría como un conflicto entre la normatividad ambiental y la forma como funciona un negocio privado en la ciudad.

Ambiente tiene precisamente que emitir el concepto técnico y jurídico sobre la conveniencia o no del proyecto y  servirá de base para que el alcalde Gustavo Petro lo objete o apruebe. Por lo dicho, ya se diría que el concepto va a ser de objeción…

Nosotros vamos a definir claramente las inconsistencias técnicas, la inconveniencia del proyecto y las contradicciones jurídicas que vemos en el mismo y recomendarle al alcalde que objete el proyecto…

Lo que le espera a la ciudad es una invasión de vallas, porque por un lado van a quedar a perpetuidad, según dice, y por otro, a Ambiente se le cuestiona porque no ejerce suficiente control de esta contaminación visual…

Eso es verdad y ha sido parte del conflicto. Casualmente en el proyecto había un artículo para obligar a la Secretaría de Ambiente a que en seis meses hiciera un plan de descongestión. Ese artículo fue removido ayer en la plenaria del Concejo. Me pregunto: ¿por qué no le interesaría a los gremios, las personas que promovían el proyecto, que hubiera una descongestión? No obstante, Ambiente viene ejecutando y seguirá haciendo el plan de descongestión y vamos avanzar en regular y generar condiciones de igualdad para todos los regulados frente a los permisos.

¿Cuántas vallas van a desmontar?

Depende de la actualización de permisos que se viene haciendo en el plan de descongestión, Todos aquellos a quienes se les haya vencido los términos de su permiso, que hayan llegado a los seis años deben desmontar la valla y solicitar un nuevo permiso.

¿Con el proyecto aprobado los ciudadanos tendremos que preparnos para presenciar una invasión de vallas en la ciudad?

No creo, porque otro aspecto importante es que casi todo el resto de la reglamentación de publicidad exterior quedó igual a la que estaba antes. Hay distancias entre vallas que hoy se tienen que mantener y no es real que se pueda presentar invasión de vallas.

Por lo visto, se van a crear o quedar a perpetuidad unos ‘cacaos’ de la publicidad exterior en Bogotá…

Sí.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.