Así va la cacería de 'Otoniel', máximo jefe del 'clan Úsuga'

Así va la cacería de 'Otoniel', máximo jefe del 'clan Úsuga'

Cerca de 400 hombres de las fuerzas especiales lo persiguen en el Urabá.

notitle
24 de febrero 2015 , 08:49 p.m.

El sobrevuelo de los helicópteros por las montañas del Urabá, la principal zona bananera de país, es constante desde el pasado viernes cuando comenzó la Operación Burbuja para ponerle fin a la historia del último gran capo del narcotráfico: Dairo de Jesús Úsuga David, alias Otoniel, máximo jefe de la banda criminal conocida como 'clan Úsuga'.

Cerca de 400 hombres de las fuerzas especiales de la Policía, Jungla, Lobos y Copes están dedicados a cercar al narco, por quien ofrecen una recompensa de 1.500 millones de pesos.

“De aquí no nos vamos hasta que caiga el cabecilla”, dijo el general Rodolfo Palomino, director de la Policía en la base Antinarcóticos en Necoclí (Antioquia), al mostrar 3,3 toneladas de cocaína que les fueron incautadas a esta banda criminal en zona rural de Unguía (Chocó).

El último conteo del Centro de Inteligencia Integrada arrojó que esta banda tiene 2.900 hombres, 300 más que hace un año, que hacen presencia en el Golfo de Urabá, Valle del Cauca, Chocó, Cúcuta, la Costa y los Llanos, especialmente. El crecimiento de esta red mafiosa ha sido constante luego del sometimiento de los hermanos capos Calle Serna, entonces jefes de la banda 'los Rastrojos'.

La estrategia de la Policía es cerrarles todos los espacios a 'Otoniel' y a sus hombres de confianza, entre los que están 'Gavilán', ‘Nicolás’, 'Gua Gua', el 'Indio' (que aún no tiene orden de captura) e 'Inglaterra', entre otros.

Este cartel con los más buscados del 'Clan Úsuga' circula en Urabá. / Policía

Para esa estrategia se creó un grupo especial con los más avezados y experimentados oficiales de inteligencia, Dijín, Antinarcóticos y Carabineros. El objetivo principal es dar con la captura de 'Otoniel', pero también afectar sus finanzas: tanto en narcotráfico como en minería ilegal.

"La incautación de esta droga lo afecta directamente, porque parte de esa plata (la droga está valorada en 87 millones de dólares) era para pagar a sus hombres de seguridad y a la gente que de una u otra manera lo cuida", dice un oficial de inteligencia. Agrega que eso genera descontento y puede generar una división interna.

Precisamente ese es uno de los focos de la operación. Cerrarle el paso a tal punto que sienta el bloqueo tanto para seguir comunicándose (aunque desde hace varios años no usa celular para evitar rastreos) como para conseguir víveres. Pero sobre todo, para moverse.

En la persecución, que se extiende por Apartadó, pasando por Turbo, Necoclí y San Pedro de Urabá, incluyendo el Urabá chocoano, los comandos especiales en tierra han encontrado las casas en las que el narco se refugia en su huida.
Son ranchos con techo de paja, levantados en madera, que a primera vista parecen viviendas provisionales de cuidadores de fincas, pero que por dentro tienen comodidades.

"Hemos encontrado ranchos en los que adentro hay una cama doble, un televisor plasma, baño, cocina y aire acondicionado. Todo conectado a una planta de luz", dice otro oficial en la operación.

Además, agrega: "En una de esas casas encontramos a una persona. Al preguntarle de quién era, dijo que del cuidandero de la finca".
El último hallazgo fue el lunes en San Pedro de Urabá, la misma zona donde hace dos años cayó alias Negro Sarley, quien fuera el segundo de la banda criminal.

Allí encontraron ropa que sería de 'Otoniel': pantalones de marca y botas. "Hemos llegado a sitios donde Úsuga ha estado", señala un investigador.

En las pesquisas, la Policía ha establecido que 'Otoniel' se mueve al menos cada dos días acompañado de tres o cinco hombres de su entera confianza. Lo hace a lomo de burro o en caballo. Eso, dice una fuente en el proceso, le ha generado problemas en la espalda. Pese a eso prefiere moverse constantemente y dormir en las casas que la misma banda le ha acondicionado.

Aunque solo junto a él no hay más de cinco hombres, el narco tiene varios anillos de seguridad que no solo acondicionan el camino sino que alertan e impiden el paso. Ellos son los que se encargan de avalar qué persona puede entrar a visitar al "patrón".

Entre ellas, mujeres que el capo pide que le lleven hasta esas casas. "Sabemos por dónde se mueve, el reto es pasar esas líneas de seguridad", dice un investigador. Por eso, otra de las estrategias es "meter policías a caballo" para bloquear las rutas. También le apuestan a que la misma comunidad termine dando información clave para la ubicación del capo.

Su estrategia política y de tráfico

En medio de la ofensiva, esta es la cuarta contra el 'clan Úsuga' en más de un año, la Policía ha capturado a su hermana (Nini Johana), a su esposa (Blanca Senobia Madrid Benjumea), junto con sobrinos y hombres clave en el manejo del narcotráfico y sus finanzas. También a alias Torta (Abimael Coneo Martínez), quien fuera el 'ideólogo político' de la banda criminal.

La Policía dice que este hombre era el encargado de diseñar un blindaje político con el que intentarían demostrar ser supuestamente una organización política dentro del conflicto interno y buscar un espacio en los diálogos de paz. De hecho, esa red asegura que su vinculación con el narcotráfico es netamente por la "coincidencia con zonas de cultivo".

"Este cargamento que estaba listo para salir tiene al menos 15 logos que nos indican que son de varias organizaciones", indicó el general Palomino y explicó que los narcos buscan a esta banda para sacar la droga por sus rutas. La Policía Antinarcóticos calcula que 'los Úsuga' pueden traficar cada semana hasta dos toneladas de cocaína por diferentes rutas clandestinas en el país.

Informes de inteligencia dan cuenta de que mientras la banda criminal intenta crear una fachada política, que hasta ahora no le ha dado resultados, trabaja en copar puntos claves del narcotráfico. "Le han ofrecido incluso a alias Pijarvey (jefe del bloque Libertadores del Vichada) comprarle la franquicia y así meterse de lleno a los Llanos", dice una fuente en la Policía.

En esa región ya tienen alianzas con 'Pijarvey' y con el bloque Meta, al mando de un ex-Erpac conocido como 'Alejandro'. De hecho, el año pasado fue capturado en el Urabá, pero fue dejado en libertad porque no tenía orden de captura.

En el Valle, aunque hicieron una alianza con narcos herederos como 'Martín Bala' y 'Chicho', la banda decidió tener a su propio enviado desde Urabá, lo que generó la ruptura de ese pacto. Ahora allí tienen un nuevo jefe enfrentando a capos de la región.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.