Mérida, una joya yucateca

Mérida, una joya yucateca

La capital del estado mexicano de Yucatán ofrece historia, cultura y diversión.

notitle
24 de febrero 2015 , 04:29 p.m.

La ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán, ofrece al visitante variadas opciones de cultura y diversión. Un paseo ligero puede comenzar por un café al aire libre o tal vez por una comida familiar en algún bar o restaurante, y para los amantes de la fiesta existe una animada vida nocturna que ofrece sitios con diversidad de géneros musicales, de los que se puede gozar hasta ya entrada la madrugada.

Las principales zonas turísticas de la ciudad son el Centro Histórico, el Paseo de Montejo, la Prolongación de Paseo de Montejo y la Avenida Colón, en su cruce con la Calle 60.

En cada uno de estos lugares se lleva a cabo una actividad diferente y se encuentran formas de esparcimiento para cada tipo de viajero.

La iglesia de la ciudad, en el Centro Histórico, se empezó a construir a finales del siglo XVI y se terminó en 1620. Se caracteriza por su entrada rectangular enmarcada en cantera, vitral y espadaña. Su atrio funcionó como cementerio de la ciudad hasta el año 1821.

Al frente se encuentra el parque del mismo nombre, llamado también Parque de los Héroes. Durante el dominio español, dicho espacio albergó una hermandad dedicada a asistir enfermos. Su historia tiene sus orígenes cuando en 1804, por decreto oficial, se formó una plaza vistosa cuyos arcos que la caracterizan fueron edificados en el siglo XIX.

Cada jueves, a las 9 de la noche, este poético rincón colonial se transforma en el escenario de la tradicional Serenata Yucateca. Ahí, famosos tríos de trovadores y la Orquesta Típica Yucalpetén interpretan las melodías de inmortales autores yucatecos. Se ubica en la Calle 60, por 55 del Centro Histórico.

Un parque y un mercado

Ideal para resguardarse de los rayos del sol bajo las ramas de los árboles o para disfrutar el fresco de las noches estrelladas, la plazuela de Santa Ana, que emergió como vértice de una población maya prehispánica, trata de mantenerse ajena a las transformaciones de la ciudad.

Modesto barrio de artesanos y jornaleros durante la época colonial que registró rápido desarrollo a partir del trazo de una calzada desde la Plaza Grande en el siglo XVIII y la construcción de su peculiar templo, el Parque de Santa Ana también tiene una historia que contar.

Ahora el Parque de Santa Ana es sede de muestras artesanales y gastronómicas que con frecuencia se montan en su explanada. El mercado se distingue por la tradicional comida regional que ofrece a lo largo del día y es uno de los sitios que se deben conocer.

Otros lugares a visitar son el teatro José Peón Contreras, la hacienda Sotuta de Peón y el Cenote Dzitnup, conocido también como La Cueva Azul.

VIAJAR

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.