El oficial que 'golpea duro' al contrabando en la Costa Caribe

El oficial que 'golpea duro' al contrabando en la Costa Caribe

Labor del coronel de Jorge Castillo Santos, en la Aduana en la Costa, ha sido destacada con méritos.

notitle
24 de febrero 2015 , 10:44 a.m.

Su guerra contra el contrabando se evidencia en los registros de los casi cuatro años que lleva en el cargo: van 7.800 aprehensiones de mercancía, correspondientes a 75.000 toneladas de contrabando, equivalentes, a su vez, a 300.000 millones de pesos.

En solo combustible, van 930.000 galones; y se pasó de los 1.800 litros de licor incautados en el 2010 en establecimientos del Atlántico, a 27.445 entre enero y noviembre del 2014; y de 2.504 cajetillas de cigarrillos, a 423.110 en los mismos periodos comparados.

Por eso, Jorge Castillo Santos, coronel de la Infantería de Marina, y actual director seccional de Aduanas de Barranquilla, la tiene clara: a muchos de los contrabandistas históricos no les está gustando para nada esta eficiencia y, amangualados con representantes de la justicia, se han empecinado en dañarle el ‘caminao’.

Llegó el 16 de marzo del 2011 al cargo, y encontró una Aduana de imagen muy negativa, oscura, de contrabando y corrupción en la que nadie creía; y fiel a la disposición del presidente Juan Manuel Santos -asegura él- se puso en la tarea de cambiar todo eso, y diseñó lo que él bautizó ‘Programa de confianza mutua’ en el que metió no solo todas las áreas de la Aduana, sino a los propios usuarios de sus servicios de comercio exterior.

Empezó con la construcción de identidad, le metió el diente a garantizar una ruta segura en los procesos (trazabilidad), la transparencia, la adopción de un software de perfilamiento que premia a los cumplidores y manda señales sobre los usuarios riesgosos, todo con el ánimo de facilitar las operaciones.

El resultado es el reconocimiento nacional de que Barranquilla es la primera y única zona liberada de contrabando, desde hace dos años. Eso significa, asegura él, que ni por la zona portuaria local, ni por Palermo, ni por ninguna de las zonas francas ni por el Aeropuerto Ernesto Cortissoz, ingresa contrabando.

El contrabando que hace presencia en la ciudad, según el oficial, viene por carretera desde Cartagena y Santa Marta, por cuyos puertos sí los dejan entrar. Por eso, hay presencia en las vías con un grupo especial (Grucar) con puestos de control en las cuatro principales arterias nacionales, donde los operativos no dan tregua.

Son 11 terminales bajo control de Castillo y su ejército azul de personas leales y escogidas, vinculadas a los ocho grupos especiales que creó, y que cuenta con el apoyo de 42 patrulleros de la Policía Aduanera escogidos con polígrafo. No son 70 patrulleros porque él se encargó de prescindir de un grupo que identificó como corrupto.

Todo esto para ejercer control en 10 zonas francas, 34 depósitos de carga, y brindarle atención a 9.251 usuarios a quienes se visita, se capacita y se orienta, además de que se les tiene perfilados para darles prelación a los cumplidores.

Es toda una lucha que se está jugando en solitario, y que pese a ser reconocida en todo el país, dice él, ha encontrado dificultades de aplicación en otras seccionales. Las razones son múltiples, pero en el caso de él, ha llevado hasta que le monten una persecución contra la cual se ha defendido; y que tiene en problemas a un fiscal de Soledad que habría ordenado hacerle seguimiento telefónico a partir de un proceso judicial acomodado.

Eso se conoció el 11 de febrero. Unidades de la Sijín, que llegaron de Bogotá, capturaron al fiscal quinto delegado seccional de Soledad, Manuel Hernando Molano Rojas, y a dos agentes del CTI de la Fiscalía de ese municipio.

La efectividad de los grupos de apoyo creados

El solo Grucar, que opera desde agosto del 2013 ha incautado 7.167 millones de pesos en mercancías de contrabando, entre artículos de aseo, textiles, licores, electrodomésticos y medicamentos, entre otros. Las cifras de cigarrillos y licores dentro del Atlántico son productos del accionar de otro grupo creado por Castillo: el Grupo Élite contra el Contrabando de Cigarrillos y Licores (Gleca), que empezó a operar en el 2012, logrando incautar, en ese primer año, 192.711 cajetillas de cigarrillos, y 36.336 litros de licor.

El total decomisado es de 930.758 cajetillas, 103.959 litros de licor, 31.980 botellas de cerveza, y 6.308 botellas de licor vacías. Estas últimas son las usadas para envasar licor adulterado.

JAVIER FRANCO ALTAMAR
REDACTOR DE ADN
BARRANQUILLA.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.